Wall Street cerró con fuertes pérdidas tras el anuncio del aumento de la tasa de interés en EEUU

Comparte este artículo:

Un trabajador en la Bolsa de Nueva York (Reuters)

La creciente inflación y el miedo a que las medidas de la Fed desencadenen una recesión sembraron la incertidumbre en el parqué de Nueva York.

Wall Street cayó con fuerza el jueves, un día después de que la Reserva Federal tomara una medida agresiva para bajar la inflación e infundir confianza en los mercados y otros bancos centrales la siguieran.

El amplio índice S&P 500, que entró en un “mercado bajista” a principios de esta semana tras los últimos datos de inflación al rojo vivo, cayó un 3,3%, hasta los 3.666,78 puntos, al cierre.

El Promedio Industrial Dow Jones perdió 741,5 puntos, terminando en 29.927,07, mientras que el índice compuesto Nasdaq, rico en tecnología, cayó un 4,1%, hasta 10.646,10.

De esta forma, la bolsa muestra un pesimismo ante la idea de que el banco central estadounidense continúe con sus agresivas alzas de tasas, a lo que se sumó una serie de malos indicadores. Hay temores de que el aumento de las tasas de interés inhibirá demasiado la actividad económica y causará una recesión.

La Reserva Federal subió el miércoles su tipo de interés objetivo en 75 puntos básicos, lo que supone su mayor subida de tipos desde 1994, y proyectó una desaceleración de la economía y un aumento del desempleo en los próximos meses.

En la víspera, Wall Street cerró con avances y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, ganó un 1% después del anuncio de la Fed para luchar contra la inflación.

Aunque la jornada venía en ascenso, las fuertes subidas que se equilibraron mientras el presidente del banco central estadounidense, Jerome Powell, hablaba ante los medios perdieron fuelle rápidamente y los principales índices terminaron sólo con avances moderados. Powell apuntó durante su comparecencia que es probable otra subida de tipos de 0,5 o 0,75 puntos en la reunión que la Fed celebrará en julio, a pesar de que dejó claro que el alza anunciada hoy es “atípicamente alta”.

El funcionario dijo que la Fed se está moviendo “rápidamente” para acercar los tipos a los niveles normales después del sorprendente informe de la semana pasada que mostró que la inflación a nivel del consumidor se aceleró inesperadamente el mes pasado, desvaneciendo las esperanzas de que la inflación podría haber alcanzado ya su punto máximo. Sin embargo, Powell también insinuó que las subidas de tipos más adelante este año podrían ser menores. Ello pareció apaciguar los temores de que el banco central pudiera sobrepasar su objetivo de enfriar la inflación e inclinar la economía hacia una recesión.

La Fed “no está tratando de inducir una recesión ahora, que quede claro”, dijo Powell. Calificó el gran aumento del miércoles como “carga frontal”.

Por su parte, el Banco de Inglaterra subió este jueves su tipo de interés principal, pero sólo en un cuarto de punto, eludiendo las presiones para que se tome una medida más audaz para combatir el aumento de los precios que ha llevado la inflación a su nivel más alto en 40 años. Se trata de la quinta subida de un cuarto de punto del banco central del Reino Unido desde diciembre, que situó su tipo principal en el 1,25%.

El Banco Nacional de Suiza subió los tipos sorprendentemente en medio punto porcentual, hasta un todavía bajo 0,25%. El banco central de Taiwán elevó su tipo de interés básico en 0,125 puntos básicos, hasta el 1,5%. “La lectura clara es que el FOMC (la Reserva Federal) ha sacado de la lámpara al genio de los bancos centrales, y deberíamos esperar un seguimiento más agresivo por parte de otros bancos centrales, excepto los que tienen problemas económicos”, dijo Stephen Innes, de SPI Asset Management, en un comentario.

El CAC 40 francés cayó un 2%, el DAX alemán un 2,7% y el FTSE 100 británico un 2,3%.

En las operaciones asiáticas, el índice de referencia japonés Nikkei 225 sumó un 0,4% para terminar en 26.431,20. El S&P/ASX 200 australiano cedió las ganancias anteriores y cayó casi un 0,2%, hasta los 6.591,10 puntos. El Kospi de Corea del Sur subió un 0,2%, hasta los 2.451,41 puntos. El Hang Seng de Hong Kong perdió un 2,2%, hasta los 20.845,43 puntos, mientras que el Shanghai Composite cayó un 0,6%, hasta los 3.285,38 puntos.

El Banco de Japón inició una reunión de política monetaria de dos días que finalizará el viernes. El banco central japonés está presionado para actuar, dadas las presiones a la baja sobre el yen por las subidas de tipos en Estados Unidos y los tipos superbajos en Japón. Sin embargo, su objetivo ha sido fomentar una inflación sostenible tras años de evitar la deflación, o la caída de los precios.

Los inversores han estado vendiendo yenes y comprando dólares en previsión de un mayor rendimiento de las tenencias denominadas en dólares. Los políticos japoneses y el director del banco central han expresado su preocupación por la caída del yen, pero no se esperan cambios drásticos en la política monetaria.

El dólar estadounidense cayó a 132,80 yenes japoneses desde 133,82 yenes. Recientemente superó los 135 yenes, el nivel más alto en 20 años. El euro costaba 1,0394 dólares, frente a 1,0447 dólares.

Todo tipo de inversiones, desde los bonos hasta el bitcoin, han caído este año, ya que la alta inflación obliga a los bancos centrales a tratar de frenar la inflación que se ha disparado a medida que las economías se recuperan de los trastornos de la pandemia. La guerra en Ucrania se ha sumado a esas presiones sobre los precios.

Incluso sin recesión, los tipos de interés más altos perjudican los precios de las inversiones. Las más afectadas han sido las que más se dispararon en la era del dinero fácil de los tipos de interés ultrabajos, incluyendo las acciones tecnológicas de alto crecimiento y las criptodivisas.

La guerra en Ucrania ha contribuido a disparar los precios del petróleo, ya que la región es un importante productor de energía.

En el sector de la energía, el crudo estadounidense de referencia cayó 1,59 dólares, hasta los 113,72 dólares por barril, en las operaciones electrónicas de la Bolsa Mercantil de Nueva York. El miércoles perdió 3,62 dólares, hasta 115,31 dólares el barril. El crudo Brent, el estándar internacional, cedió 1,73 dólares a 116,78 dólares el barril.

Infobae (Con información de AFP, Reuters, AP)


Comparte este artículo: