Una congresista de EEUU criticó a Maduro por el caso del avión iraní: “Abrió las puertas a Irán para que entre el terrorismo a la región”

Comparte este artículo:

El dictador venezolano Nicolás Maduro viajó recientemente a Irán para reforzar la alianza con el régimen persa (REUTERS)

María Elvira Salazar, integrante de la Cámara de Representantes, aseguró que esta situación “no sólo es preocupante para el hemisferio y para los Estados Unidos, sino también para los grupos judíos”.

El caso del avión venezolano-iraní sigue provocando una gran repercusión en la región. Este jueves la congresista republicana de Estados Unidos, María Elvira Salazar, advirtió que la dictadura venezolana de Nicolás Maduro “le abrió las puertas a Irán para que entre el terrorismo a la región”.

“¿Qué tiene que estar haciendo un avión iraní en nuestro territorio? Venezuela le abrió las puertas a Irán para que entre a la región, y a todos los grupos terroristas que Irán está apoyando”, señaló la integrante de la Cámara de Representantes, en un video divulgado en sus redes sociales.

Alertó, además, que la creciente presencia iraní “no sólo es preocupante para el hemisferio y para los Estados Unidos, sino también para los grupos judíos”: “Porque Irán es el estado que más apoya a grupos antisemitas en el mundo”.

Respecto del avión que se encuentra retenido en el aeropuerto internacional de Ezeiza, en Buenos Aires (Argentina), Salazar indicó que se trata de una aeronave que el régimen iraní le regaló a la dictadura venezolana. “Es una alianza de tiranos”, resumió.

La congresista norteamericana indicó que a través de estos nexos los regímenes de Irán y Venezuela también aprovechan para burlar las sanciones impuestas por Estados Unidos.

Comentó, por su parte, que la CIA detectó que el avión iraní previamente había estado en países como Nicaragua y Cuba, otros de los principales aliados del régimen persa.

María Elvira Salazar, congresista republicana de EEUU, se refirió al caso del avión venezolano-iraní retenido en Argentina

El avión en cuestión, un Boeing 747 Dreamliner de carga, fue propiedad de la empresa iraní Mahan Air y actualmente pertenece a Emtrasur, filial del Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (Conviasa), empresas que están sancionadas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

La aeronave ingresó en Argentina el pasado 6 de junio procedente de México, previa escala en Venezuela, con destino al aeropuerto internacional de Ezeiza, y el 8 de junio despegó para ir a Uruguay a cargar combustible, pero aterrizó nuevamente en el aeropuerto argentino porque el país vecino no habilitó su aterrizaje.

En Argentina, las petroleras no cargan combustible al avión por temor a las sanciones de Estados Unidos.

A la vuelta de Uruguay y tras recibir una alerta de diversas agencias internacionales, las autoridades argentinas inmovilizaron la aeronave y se ordenó la retención de los pasaportes de los cinco iraníes.

La Justicia argentina lleva adelante una investigación para dilucidar los posibles vínculos de la tripulación con el terrorismo internacional.

El capitán Gholamreza Ghasemi, el piloto del avión venezolano-iraní varado en Ezeiza

El capitán Gholamreza Ghasemi, el piloto del avión venezolano-iraní varado en Ezeiza

El pasado domingo el FBI informó que el piloto del avión, Gholamreza Ghasemi, es director ejecutivo y miembro del consejo de administración de Qeshm Fars Air, empresa que proporciona asistencia a la Fuerza Quds -una división de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán- y a Mahan Air, las cuales han sido calificadas como “entidades terroristas”.

Con el correr de los días fueron en aumento los indicios que vinculan al avión iraní con el terrorismo internacional.

Este miércoles la Embajada de Israel en Paraguay aseguró que los tripulantes trafican armas para el grupo extremista libanés Hezbollah, respaldado y financiado por Teherán. “En el avión que aterrizó en Argentina, se encontraban iraníes involucrados de forma directa en el tráfico de armas a Siria y a la organización terrorista Hezbollah del Líbano. Incluso, el capitán del avión es un alto ejecutivo de la empresa aérea iraní Qeshm Fars Air”, denunció en un comunicado la embajada israelí en Paraguay.

“Israel está especialmente preocupado por la actividad de las empresas aéreas iraníes Mahan Air y Qeshm Air en América Latina, empresas que están involucradas en el tráfico de armas, equipamiento y personas para la Fuerza Quds y que se encuentran bajo sanciones estadounidenses por su vinculación con el terrorismo y en la proliferación de armamento”, agregó.

El avión Boeing 747 Dreamliner de carga, fue propiedad de la empresa iraní Mahan Air y actualmente pertenece a Emtrasur

El avión Boeing 747 Dreamliner de carga, fue propiedad de la empresa iraní Mahan Air y actualmente pertenece a Emtrasur

En esa línea, el ministro de la Secretaría Nacional Anticorrupción de Paraguay, René Fernández, confirmó que al menos un tripulante del avión venezolano-iraní retenido en Argentina está vinculado con asociaciones terroristas. En diálogo con Infobae, narró que “las sospechas nacen a partir de la investigación de inteligencia que se hizo sobre las nacionalidades y vinculaciones de la tripulación del avión”.

Se trata del piloto, el iraní Gholamreza Ghasemi, quien tiene relación con la Fuerza Quds.

El diario chileno El Líbero informó este miércoles que otro avión venezolano sancionado por EEUU aterrizó en un aeropuerto sudamericano. Un Airbus A340-642 recientemente transferido de la compañía iraní Mahan Air a la aerolínea estatal venezolana Conviasa, sancionada por Estados Unidos, aterrizó este miércoles a las 14:30 en Santiago de Chile, tras un vuelo desde Caracas.

Este avión con matrícula YV3533 -que fue utilizado entre el 7 y el 18 de junio por el dictador venezolano Nicolás Maduro para su gira por Turquía, Argelia, Irán, Kuwait, Qatar y Azerbaiyán- se encuentra ahora por razones todavía desconocidas en el Aeropuerto Internacional Arturo Merino Benítez, ubicado al noroeste de la capital chilena.

Infobae


Comparte este artículo: