¡Triunfo de la inmunidad natural!: prestigiosa revista admite que es superior a la inmunidad de la vacuna

Comparte este artículo:

La inmunidad natural “fue mayor que la conferida tras el mismo tiempo transcurrido desde la recepción de una segunda dosis de la vacuna entre personas no infectadas previamente”, concluye el estudio.

La revista New England Journal of Medicine ha publicado un nuevo estudio que demuestra de una vez por todas que la inmunidad natural es real y que es más eficaz que la inmunidad por vacunación.

La inmunidad natural “fue mayor que la conferida tras el mismo tiempo transcurrido desde la recepción de una segunda dosis de la vacuna entre personas no infectadas previamente”, concluye el estudio.

La comparación de las tres cohortes puede verse en el siguiente gráfico. Muestra que la cohorte no vacunada con inmunidad natural tenía tasas de reinfección comparables a las de los que tenían inmunidad híbrida. La inmunidad natural fue muy superior a la inmunidad vacunal por sí sola.

inmunidad natural - el american

“El número de casos de infección por SARS-CoV-2 por cada 100,000 personas-días de riesgo (tasa ajustada) aumentó con el tiempo transcurrido desde la vacunación con BNT162b2 o desde la infección previa”, explica el estudio. “Entre las personas no vacunadas que se habían recuperado de la infección, esta tasa aumentó de 10.5 entre los que se habían infectado entre 4 y menos de 6 meses antes a 30.2 entre los que se habían infectado 1 año o antes”.

“Entre las personas que habían recibido una única dosis de vacuna después de la infección previa, la tasa ajustada fue baja (3.7) entre los que se habían vacunado menos de 2 meses antes, pero aumentó a 11.6 entre los que se habían vacunado al menos 6 meses antes”, continúa el estudio, lo que confirma que la inmunidad de los vacunados disminuye rápidamente. “Entre las personas no infectadas previamente que habían recibido dos dosis de la vacuna, la tasa ajustada aumentó de 21.1 entre los que se habían vacunado menos de 2 meses antes a 88.9 entre los que se habían vacunado al menos 6 meses antes.”

“La infección por el coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo 2 (SARS-CoV-2) proporciona una inmunidad natural contra la reinfección”, añadió el estudio, señalando la “disminución de la inmunidad proporcionada por” las vacunas de Pfizer.

Los autores del estudio, el doctor Yair Goldberg, el doctor Micha Mandel, el doctor Yinon M. Bar-On, el doctor Omri Bodenheimer, el doctor Laurence S. Freedman, el doctor Nachman Ash, la doctora Sharon Alroy-Preis, el doctor Amit Huppert y el doctor Ron Milo, analizaron el significado de los resultados.

“En los hallazgos que fueron consistentes con los de otros estudios, después de varios meses, las personas con inmunidad híbrida estaban mejor protegidas contra la reinfección que las personas no infectadas que habían recibido previamente dos dosis de la vacuna (la cohorte de dos dosis)”, declararon los autores. “Además, descubrimos que una dosis única de la vacuna administrada a una persona previamente infectada o una dosis de refuerzo administrada a una persona no infectada que había recibido dos dosis de la vacuna restablecía el nivel de protección al nivel de los primeros meses tras la recuperación o la vacunación”. El momento de la vacunación después de la infección afecta a la protección. No disponíamos de datos suficientes para evaluar el nivel de protección en función del tiempo transcurrido entre la infección y la vacunación, teniendo en cuenta el efecto decreciente”.

“Los resultados aquí comunicados coinciden con los de un estudio realizado por una organización de mantenimiento de la salud israelí”, añadieron los autores. “Ese estudio demostró que las personas previamente infectadas, con o sin una dosis de vacuna, tienen mejor protección que las personas no infectadas que han recibido dos dosis de vacuna entre 3 y menos de 8 meses después del último evento que confiere inmunidad. Nuestros datos sobre pacientes hospitalizados que tuvieron COVID-19 grave no contenían suficientes casos para un análisis definitivo, pero no parecían respaldar los hallazgos de un informe reciente que sugería que las personas vacunadas están más protegidas que las personas previamente infectadas entre 3 y menos de 6 meses después de un evento que confiere inmunidad”.

El Epoch Times recabó la opinión de los médicos sobre el significado de las conclusiones del estudio.

“Los datos de seroprevalencia de los CDC muestran que el 58 % del público ya se ha infectado en todos los grupos de edad (el 75 % de la población pediátrica). Para los que tienen inmunidad a la infección natural, el riesgo de hospitalización y muerte en caso de reinfección es extremadamente bajo”, dijo el Dr. Sanjay Verma a The Epoch Times.

“Por lo tanto, seguir ignorando la inmunidad de la infección natural no solo es contrario a toda la ciencia publicada, sino que es una afrenta atroz a la ética médica”, continuó.

“A lo largo de la pandemia, los expertos en salud pública han ignorado e incluso menospreciado la inmunidad tras la infección natural, haciendo hincapié exclusivamente en la inmunidad de las vacunas COVID. Muchas personas han sido forzadas al desempleo de forma poco ética por los mandatos de las vacunas que no daban cabida a la inmunidad tras la infección natural. Repetidos estudios han demostrado que la inmunidad tras la infección por COVID es comparable o incluso mejor que la inmunidad tras la vacunación por COVID”, añadió Verma.

Uno de los mayores misterios de la pandemia de COVID-19 es por qué los expertos en salud pública ignoraron la inmunidad natural. Se instó repetidamente a los americanos a que se vacunaran y millones de personas perdieron su trabajo a pesar de tener inmunidad natural y de que las vacunas no lograron detener la propagación. Sea la razón política, la corrupción o ambas, la respuesta del sector de la salud pública a la pandemia de COVID-19 ha sido completamente inaceptable.

El Dr. Marty Makary, de la Universidad Johns Hopkins, anunció el estudio en el New England Journal of Medicine.

“La inmunidad natural vuelve a ganar”, tuiteó el Dr. Makary, refiriéndose al nuevo estudio.

Ojalá se hubiera admitido esta noticia hace años, como hizo el Dr. Anthony Fauci antes de la pandemia de COVID.

Kyle Becker – El American


Comparte este artículo: