Testigo clave declara en juicio del exabogado de la campaña electoral de Clinton

Comparte este artículo:

El abogado especial John Durham llega a la corte federal, en Washington, el 18 de mayo de 2022. (Teng Chen para The Epoch Times)

WASHINGTON. Una analista de la firma operativa seleccionada por la campaña de Hillary Clinton antes de las elecciones presidenciales de 2016 detalló, el 18 de mayo, los trabajos que se hicieron para lograr que los medios de comunicación publicaran historias sobre afirmaciones incompletas acerca de Donald Trump.

Laura Seago, analista de Fusion GPS, contó que se reunió con Franklin Foer, luego con Slate, en 2016 para hablar sobre los reclamos, que alegaban un vínculo secreto entre el negocio de Trump y un banco ruso.

“Ciertamente esperábamos que publicaran un artículo”, dijo Seago en el estrado de la corte federal en Washington.

Seago estaba testificando durante el juicio de Michael Sussmann, un abogado de Perkins Coie que representó a la campaña de Clinton.

En la reunión participaron Seago, Foer, el cofundador de Fusion, Peter Fritsch, y el analista de Fusion, Jake Berkowitz, y duró aproximadamente una hora. Seago la describió como una “sesión informativa verbal” sobre las afirmaciones, que fueron desarrolladas por Rodney Joffe, cliente de Sussmann, con la ayuda de otras personas. Seago dijo que se le pidió que asistiera “para explicar los aspectos técnicos de estas alegaciones en términos sencillos que un periodista como el Sr. Foer pudiera entender”.

Foer terminó publicando una historia el 31 de octubre de 2016, que preguntaba: “¿Se comunicaba un servidor de Trump con Rusia?”. Citaba fuentes anónimas para alegar que había “una relación sostenida entre un servidor registrado a nombre de La Organización Trump y dos servidores registrados a nombre de una entidad llamada Alfa Bank”.

Esos mismos reclamos fueron presentados al FBI por Sussmann a instancias de la campaña de Joffe y Clinton en septiembre de 2016, según los fiscales federales. Sussmann está siendo juzgado por presuntamente mentirle al FBI cuando dijo que estaba proporcionando la información por su propia cuenta.

Los expertos del FBI que examinaron los datos determinaron en un día que no tenían respaldo, Scott Hellman, parte del equipo que examinó los materiales entregados por Sussmann, testificó el 17 de mayo. En cuestión de meses, la CIA concluyó que las afirmaciones no eran posibles, basándose en los datos el equipo del fiscal especial Robert Mueller y el inspector general del Departamento de Justicia, Michael Horowitz, también han puesto en duda las afirmaciones.

Fusion también ayudó a compilar el expediente creado principalmente por el exespía británico Christopher Steele, que estaba plagado de afirmaciones sin fundamento.

Seago le dijo a la corte que no participó en otras reuniones con reporteros, pero que sabía que sus jefes “querían publicar un artículo” en The New York Times sobre las acusaciones a la Organización Trump y al banco ruso.

El mismo día que se publicó el artículo de Foer, una historia en The New York Times informó que el FBI había examinado los reclamos y determinó que podría haber una explicación inocua para las aparentes comunicaciones entre el negocio de Trump y el Alfa Bank.

Seago dijo que ocasionalmente habla con los reporteros sobre antecedentes para las historias, pero no filtró ninguna información sobre el FBI investigando las afirmaciones de Trump y Rusia porque no estaba al tanto de tal investigación.

Foer y Eric Lichtblau, de The New York Times en ese momento, se encontraban entre los muchos reporteros que intercambiaron correos electrónicos con los operativos de Fusion en 2016 sobre Trump y Rusia, incluidas afirmaciones sobre el Alfa Bank, según misivas publicadas en abril. Foer, Slate y el empleador actual de Foer, The Atlantic, no han respondido a las consultas, ni el New York Times o Lichtblau, quienes pueden testificar en el caso de Sussmann.

El papel de Seago era utilizar recursos de código abierto para analizar las acusaciones, además de traducir los datos técnicos a sus colegas y a otras personas para que pudieran entenderlos. Ella dijo que se enteró por primera vez sobre las alegaciones a la Organización Trump y el Alfa-Bank en una reunión del 29 de agosto de 2016, donde estuvieron Fritsch, el abogado de campaña de Clinton, Marc Elias, Sussmann y Joffe.

“El propósito general era discutir las denuncias de comunicaciones entre la Organización Trump y el Alfa-Bank”, dijo Seago.

Ella dijo que nunca había oído hablar de las acusaciones antes de la reunión.

Los fiscales habían descrito a Seago como “un testigo central que puede hablar de las relaciones entre Fusion, entre el Sr. Joffe, HFA y el Sr. Sussmann”, refiriéndose HFA a la campaña de Clinton. En una audiencia anterior, el fiscal federal Jonathan Algor dijo que el testimonio de Seago tocaría “cómo Fusion GPS y HFA estaban… entrelazados”.

La campaña de Clinton y el Comité Nacional Demócrata le pagaron a Fusion a través de Perkins Coie para realizar una investigación de la oposición a Trump y su campaña.

Seago mantuvo correspondencia con Joffe varias veces después de la reunión. Fusion retuvo esos correos electrónicos del equipo del abogado especial John Durham con el argumento de que estaban protegidos por privilegio. El juez federal de distrito Christopher Cooper, designado por Obama para supervisar el caso, dictaminó que se retuvieron correctamente.

John Haughey y Zachary Stieber – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: