Programa de bienvenida de la Administración Biden para Ilegales

Comparte este artículo:

(análogo/Pixabay)

Opinión

Millones de estadounidenses están pagando impuestos esta semana. Lo que empeora el sufrimiento es ver al presidente Joe Biden gastando el dinero de nuestros impuestos en alojamientos en hoteles, tarjetas de débito y teléfonos celulares para los inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera sur.

Biden está desplegando la alfombra de bienvenida.

Quienes cruzan ilegalmente la frontera ya no serán tratados como criminales, sino más bien como clientes. El presupuesto fiscal del presidente, presentado el 28 de marzo, recorta los fondos para el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas en un 8 por ciento a pesar de un aumento previsto de inmigrantes y reduce las camas de los centros de detención. Mientras tanto, Biden está aumentando los fondos para un servicio más rápido para los inmigrantes que ingresan ilegalmente al país, con más vuelos y transporte terrestre. Algo así como una agencia de viajes.

A partir de fines de mayo, los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza no podrán enviar de regreso a los migrantes utilizando el Título 42, una herramienta legal diseñada para limitar la inmigración durante el COVID-19. Se prevé que la inmigración ilegal aumente a 18,000 personas por día. Biden no planea disuadirla, solo acomodarla.

No habrá castigo por escabullirse en el país, o lo que la Casa Blanca prefiere llamar inmigración “irregular”.

Los inmigrantes no serán detenidos en instalaciones abarrotadas, durmiendo bajo sábanas metálicas. Estas instalaciones se están eliminando gradualmente.

Después de cruzar y ser detenidos, a los migrantes se les toman las huellas dactilares y se les entrega una Orden de Liberación y Reconocimiento, que les otorga el derecho legal de viajar en Estados Unidos, siempre y cuando se presenten ante un oficial de ICE cuando lleguen a su destino.

Después, serán acogidos por Caridades Católicas u otras organizaciones sin ánimo de lucro, que les ayudarán con las instrucciones de viaje. Algunos serán conducidos directamente a las estaciones de autobús o a los aeropuertos. Pero muchos otros serán registrados en hoteles para pasar uno o dos días de descanso antes de continuar con el destino que hayan elegido. Se trata de la experiencia de Recepción y Conserjería.

Durante el último año, la administración Biden ha contratado espacio en hoteles en Scottsdale, Arizona, El Paso, Texas y otros sitios para alojar a los inmigrantes mientras se les realiza el examen de COVID, se les proporciona atención médica, comidas calientes y la oportunidad de ducharse y descansar. ¿Qué sigue? ¿Mentas en la almohada?

Los hoteles se usaban en el pasado para alojar a los inmigrantes, pero solo porque los centros de detención estaban llenos, no porque los estuvieran reemplazando.

El departamento de salud de California también está alquilando hoteles en San Diego, incluidos un Four Points Sheraton y un Ramada Inn, donde la Diócesis de Caridades Católicas de San Diego y el Servicio Familiar Judío de San Diego brindan servicios a los inmigrantes.

No piense que porque estas organizaciones benéficas estén ayudando los contribuyentes están libres de responsabilidad. El gobierno federal es la mayor fuente de fondos de Catholic Charities, y Jewish Family Service obtiene su dinero en gran parte de Catholic Charities. La inmigración ilegal se financia en un enmarañado laberinto que conduce invariablemente a los contribuyentes estadounidenses.

Así es como se pagan los teléfonos inteligentes y las tabletas para los inmigrantes—el beneficio más reciente. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, afirma que los dispositivos facilitarán el seguimiento de los migrantes. Los funcionarios de la frontera, según Los Angeles Times, insisten en que los teléfonos inteligentes son para un viaje más seguro, no para el seguimiento. Los migrantes pueden simplemente tirar el dispositivo.

Las administraciones anteriores usaron tobilleras, pero los defensores de la inmigración se quejaron de que eran incómodas y humillantes, por lo que la administración Biden las suspendió.

Incluso antes de que los inmigrantes crucen la frontera, la Organización Internacional para las Migraciones, dependiente de las Naciones Unidas, distribuye tarjetas de débito de plástico con un valor de alrededor de USD 400 para ayudar a los inmigrantes que esperan ingresar. ¿De dónde obtiene la OIM su dinero? En parte de Estados Unidos, por supuesto. Doce republicanos de la Cámara introdujeron la “Ley de Invasión de Inmigración sin dólares de impuestos” para prohibir la financiación de estos regalos en efectivo.

Al recibir Biden a los inmigrantes que cruzan ilegalmente y ayudarles a establecerse en cualquier lugar de Estados Unidos que elijan, cada estado se convierte en un estado fronterizo. Los contribuyentes de los 50 estados se ven obligados a sufragar el coste del alojamiento, la atención médica de urgencia y la educación pública. Los demócratas de Nueva York, que no tienen piedad de los contribuyentes, incluso están extendiendo Medicaid a los inmigrantes de 65 años o más que están ilegalmente en Estados Unidos.

Los estadounidenses son personas generosas, pero primero tienen que mantener a sus propios hijos y vecinos. Sin previo aviso, Biden está trasladando a los inmigrantes a las comunidades al amparo de la noche y esperando que los atiendan. Es nada menos que una emboscada.

Betsy McCaughey – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: