¿Por qué algunos funcionarios de las elecciones ocultan evidencia de que hay ilegales que votan?

Comparte este artículo:

voting-692x360

EXCLUSIVO DE ADF: He aquí una pequeña pista: Alrededor del 80 por ciento de los votantes ilegales votan… Demócrata.

Arcan Cetin se enfrenta a cinco cargos de asesinato después de un tiroteo en un centro comercial del área de Seattle a finales de septiembre. Pero también resulta ser un no-ciudadano que ha votado tres veces en las elecciones estatales desde 2014.

Los liberales afirman fraude en la votación de no-ciudadanos es extremadamente raro, pero el caso de Cetin debe arrojar luz sobre lo fácil que es cometer fraude y el poco esfuerzo hecho por las autoridades federales y estatales para descubrir la misma.

Arcan Cetin

Cetin, que es de Turquía, es un residente legal de los Estados Unidos, pero no un ciudadano, por lo que le es ilegal votar. En 2014, se registró para votar y votó tres veces, la última en las primarias presidenciales de mayo.

En el estado de Washington, al igual que todos menos un puñado de estados, no es requerido ninguna prueba de ciudadanía. “Nuestras manos están atadas” dijo la Secretaria de Estado, Kim Wyman, a un canal de televisión de Seattle, señalando que el estado no permite la verificación de la ciudadanía de una persona para fines de votación. “Pero no se equivoquen”, añade. “Queremos asegurarnos de que todos puedan tener la confianza de que los votantes son elegibles. Este, sin duda será un tema en la próxima sesión legislativa.”

Actualmente los registradores locales pueden utilizar una base de datos para comprobar la edad y la residencia de las personas que se registran para votar, pero la afirmación de que una persona es ciudadano se basa en el honor. El problema es que no todos los no-ciudadanos son honorables. Han sido observados numerosos casos de registros de votantes no-ciudadanos (o ilegales) en todo el país.

“Indocumentados
Sin miedos
Sin remordimientos”

En 2014, un estudio publicado por tres profesores de la Universidad Old Dominion y la Universidad George Mason, estima que 6,4 por ciento de los no-ciudadanos votó ilegalmente en la elección presidencial de 2008 y que el 2,2 por ciento votó en las elecciones legislativas de mitad de mandato 2010.

Dado que el 80 por ciento de los no-ciudadanos votaron por los demócratas, según el estudio, la participación de los ilegales podría haber sido “lo suficientemente grande como para cambiar los resultados electorales significativos incluyendo los votos del colegio electoral [en Carolina del Norte en 2008], y las elecciones al Congreso,” tales como la carrera del 2008 en Minnesota en la que al Franken fue elegido para el Senado de Estados Unidos, dando a los demócratas del Senado el voto 60º fundamental para pasar Obamacare.


Comparte este artículo: