Origen del COVID no estaría en murciélagos, según estudio israelí

Comparte este artículo:

Más de dos años y medio después de que el COVID-19 fuera descubierto por primera vez y atribuido a murciélagos en China, investigadores de la Universidad de Tel Aviv han declarado que la correlación entre la pandemia y los mamíferos voladores “no se basó en pruebas suficientemente convincentes”, informó The Jerusalem Post.

“Los murciélagos tienen un sistema inmunológico altamente efectivo que les permite lidiar con relativa facilidad con virus considerados letales para otros mamíferos”, declararon.

El estudio fue dirigido por la Dra. Maya Weinberg del laboratorio del Prof. Yossi Yovel, director de la Escuela de Neurociencia Sagol de la Universidad de Tel Aviv y miembro de la Escuela de Zoología y el Museo Steinhardt de Historia Natural.

El equipo de investigación revisó decenas de artículos y estudios destacados en este campo, y sus conclusiones se publicaron por escrito en el prestigioso iScience Journal bajo el título “Revisando el paradigma: ¿Son los murciélagos realmente reservorios de patógenos o poseen un sistema inmunológico eficiente?”.

Los investigadores explican que la “reputación infame” de los murciélagos (mamíferos del orden de los quirópteros) es bien conocida tanto entre la comunidad científica como entre el público en general y que a menudo se les acusa de ser “Dráculas chupadores de sangre” y reservorios de virus. incluido el COVID-19, lo que representa una amenaza para la salud pública.

En el estudio recién publicado, Weinberg buscó refutar esta “teoría errónea” y demostrar que los murciélagos juegan un papel importante en la exterminación de insectos, la replantación de áreas deforestadas y la polinización de cultivos.

Los investigadores afirman que sí hay pruebas de que el origen del “antiguo potencial” de la COVID-19 estaba en los murciélagos, “pero por otro lado, hasta ahora, dos años después de que estallara la pandemia, todavía no sabemos con certeza cuál es el origen exacto de la variante COVID-19”.

“En general, los murciélagos son erróneamente concebidos como reservorios de muchas enfermedades contagiosas, solo por ser serológicamente positivos; es decir, en posesión de anticuerpos, lo que significa que los murciélagos han sobrevivido a la enfermedad y desarrollado una respuesta inmune”, declaró Weinberg.

“Después de eso, superaron el virus por completo y se desvincularon de él; por lo tanto, ya no son sus portadores. Sin embargo, en muchos casos, un virus similar a un patógeno humano puede encontrarse en los murciélagos; sin embargo, no es patógeno para los humanos y no es suficiente para usar murciélagos como reservorio”.

“Para examinar la situación general, realizamos un metanálisis de la literatura y verificamos los hallazgos de más de 100 virus para los cuales los murciélagos se consideran reservorios potenciales; como el ébola, el SARS y el COVID”, continuó.

“Encontramos que en un número considerable de casos (48%) esta afirmación se basó en la incidencia de anticuerpos o pruebas de PCR, en lugar del aislamiento real de virus idénticos. Además, muchos de los hallazgos informados no son convincentes.

“El mero aislamiento de un virus no es suficiente para ver a un animal como reservorio, ya que se requiere un número mínimo de casos índice en los que se aísle el virus para ser considerado un animal reservorio, así como la existencia de un camino establecido de transmisión.

“Además, la detección misma de un virus en particular en los murciélagos no garantiza necesariamente una mayor infección, y deben existir otras condiciones biológicas, ecológicas y antropogénicas para que ocurra tal evento”, dijo Weinberg.

Según los investigadores, en los últimos años se ha ido acumulando evidencia de que los murciélagos son capaces de hacer frente a diferentes virus, incluidos los letales, mejor que los humanos y la mayoría de los demás mamíferos.

Después de más de un siglo de atención a los virus que transmiten los murciélagos, parece que el sistema inmunitario de los murciélagos se caracteriza por una respuesta restringida durante los procesos inflamatorios.

Tal como lo vemos, los murciélagos han desarrollado un excelente equilibrio entre resistencia y tolerancia: una mayor respuesta de defensa del huésped y tolerancia inmunológica a través de varios mecanismos diferentes.

Las vías inflamatorias moderadas contribuyen a la tolerancia inmunológica en los murciélagos y a una respuesta bien equilibrada que evita que se desarrolle el virus.

“El estudio exhaustivo que hemos realizado plantea serias dudas sobre la posibilidad de que los murciélagos sean el origen del brote de COVID-19.

“El estudio exhaustivo que hemos realizado plantea serias dudas sobre la posibilidad de que los murciélagos sean el origen del brote de COVID-19.

“Los hallazgos dan lugar a la perspectiva opuesta, según la cual debemos estudiar en profundidad las capacidades antivirales inmunológicas de los murciélagos y así obtener medios nuevos y efectivos para hacer frente a la lucha de la humanidad contra las enfermedades contagiosas, el envejecimiento y el cáncer”, concluyen los investigadores.

Enlace Judío


Comparte este artículo: