Observadores: Demócratas se enfrentan a caos por dudas sobre idoneidad de Biden para reelección

Comparte este artículo:

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pronuncia un discurso sobre los recientes tiroteos masivos desde la Casa Blanca el 2 de junio de 2022 en Washington, DC. (Kevin Dietsch/Getty Images)

Las pérdidas ampliamente esperadas que sufrirá el Partido Demócrata en las elecciones de mitad de periodo de noviembre, a medida que los votantes manifiestan su frustración y enfado por la inflación récord, el aumento de las tasas de interés y de los precios de la vivienda, un mercado de valores bajista con un rendimiento notablemente peor que durante la anterior administración, y la preocupación por el curso de la crisis de Ucrania, dejan al partido sin un camino claro hacia adelante cuando se avecina la contienda presidencial de 2024, según los observadores.

Aunque es bastante habitual que el partido en el poder pierda escaños en las elecciones de mitad de periodo, la decepción con la actuación del presidente Joe Biden, los bajos índices de aprobación y la creciente preocupación, incluso entre sus propias bases, sobre su edad, su salud mental y su idoneidad para aspirar a un segundo mandato conspiran para hacer de los próximos meses un momento caótico para un partido sin consenso en torno a un plan de sucesión o una estrategia para derrotar a Donald Trump en una potencial revancha, dicen los estrategas políticos.

Con una inflación que alcanzó el 8.6 por ciento en mayo de 2022, un máximo de cuatro décadas, y con los precios de la gasolina a 5 dólares por galón por primera vez, las valoraciones del presidente han sufrido un enorme golpe. Según una encuesta de USA Today publicada el 17 de junio, el índice de aprobación actual de Biden es de sólo el 39%, y el 47% de los encuestados dice que desaprueba fuertemente el trabajo que está haciendo como presidente.

El índice de aprobación de Biden lleva un tiempo en declive, ya que una encuesta de abril de la CNBC reveló que el 53% de los encuestados desaprobaba la actuación de Biden y solo el 38% la aprobaba.

El presidente sigue teniendo muchos partidarios que dicen que no hay motivo de preocupación desde el punto de vista de su salud mental.

“No tiene problemas cognitivos. Lo conozco desde hace más de 40 años”, dijo Alan Dershowitz, un conocido experto legal, autor y comentarista, en un correo electrónico a The Epoch Times.

Pero los resultados de la encuesta más reciente se producen en medio de peticiones cada vez más fuertes, incluso dentro de los principales medios de comunicación, para que el presidente no busque un segundo mandato. En un artículo publicado el 16 de junio, Mark Leibovich, redactor de The Atlantic, dijo sin rodeos que Biden es demasiado viejo para aspirar a un segundo mandato, señalando que cumplirá 80 años en otoño y tendrá 82 el día de su hipotética toma de posesión en enero de 2025. Leibovich criticó un tuit del 13 de junio de la secretaria de prensa de la Casa Blanca en el que se afirmaba: “Para ser claros, como el presidente ha dicho repetidamente, planea presentarse en 2024”. Pero Leibovich también señaló el uso de la frase “planea” y lo calificó como un reconocimiento de la posibilidad o probabilidad de que Biden no acabe presentándose.

Epoch Times Photo

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, habla con los periodistas en la Casa Blanca en Washington el 2 de junio de 2022. (Kevin Dietsch/Getty Images)

“Los planes pueden, después de todo, cambiar. En este caso, cuanto antes mejor. Dar un paso al costado le permitiría a Biden desprenderse de las exigencias de ser un candidato disciplinado (que nunca fue su fuerte)”, escribe Leibovich.

Un artículo publicado el 26 de mayo en Newsweek, titulado “Joe Biden’s Gaffes Are Causing the White House a Communications Headache” (Las meteduras de pata de Biden están causando un dolor de cabeza en las comunicación de la Casa Blanca), describía la creciente preocupación del personal de la Casa Blanca por la tendencia de Biden a hacer comentarios improvisados que parecían transmitir, de forma fortuita y espontánea, un cambio importante en la política exterior que no había sido discutido ni anunciado de antemano.

El 26 de marzo, Biden hizo un comentario que algunos criticaron por subir peligrosamente la apuesta en la crisis de Ucrania cuando dijo que el presidente ruso Vladimir Putin “no puede seguir en el poder”. También ha sido incoherente en el tema de China y Taiwán, refiriéndose a un “compromiso” de Estados Unidos de defender la isla autogobernada de una invasión china, un aparente alejamiento de la política de Washington de “ambigüedad estratégica” sobre el tema, para que poco después los funcionarios se retractaran de los comentarios de Biden.

Problemas con el titular

“En las próximas elecciones, es probable que los ciudadanos voten por lo que perciben como sus intereses económicos inmediatos, y es especialmente probable que estén motivados por la inflación, en particular el precio de la gasolina”, dijo George Klosko, un especialista en teoría política que enseña en la Universidad de Virginia.

Aunque la reforma de la ley de armas es un tema popular, al que los votantes son especialmente sensibles tras los recientes tiroteos masivos en Buffalo (Nueva York) y Uvalde (Texas), Klosko se muestra escéptico sobre la posibilidad de que los políticos y candidatos demócratas ganen una tracción significativa en base a sus posturas sobre el tema.

“En cuanto a las armas, creo que los demócratas están cometiendo una mala praxis política. La escasa reforma legislativa que se discute ahora neutralizará en gran medida la cuestión con fines electorales, sin lograr nada significativo. Es posible que las posiciones extremas de los republicanos sobre elecciones justas, armas y aborto motiven a los votantes independientes y moderados a acudir a votar contra ellos, pero no espero que esto ocurra”, dijo Klosko.

La derrota que sufrirá el Partido Demócrata en las elecciones intermedias presagia algo más que la insatisfacción con el partido gobernante que los votantes suelen expresar a mitad de una presidencia, creen algunos observadores. Tras las elecciones, los demócratas probablemente tendrán que enfrentarse a preguntas difíciles no solo sobre las políticas de Biden, sino también sobre quién quieren que sea el abanderado de su partido en 2024.

Epoch Times Photo

La gente compra en una tienda de comestibles en la ciudad de Nueva York el 31 de mayo de 2022. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

“No hay duda de que las políticas de la Administración Biden están perjudicando mucho a la economía estadounidense. Han aumentado el gasto federal, que ya era demasiado alto, y esto, más la incompetencia de la Reserva Federal, ha provocado una aceleración de la inflación”, dijo Charles Steele, profesor de economía en el Hillsdale College.

“Están trabajando para detener la producción de petróleo y gas, lo que está haciendo subir los precios aún más y perjudicando a los consumidores y a muchos sectores de la economía, especialmente la agricultura”, añadió Steele, refiriéndose a la decisión de la administración el año pasado de revocar el permiso para el oleoducto Keystone XL de 1200 millas, así como su intención de actuar para cerrar el oleoducto de la Línea 5 que lleva petróleo y gas desde Canadá a Michigan.

Steele dijo que espera que los precios de los alimentos y la energía, ya exacerbados, sigan subiendo aún más a medida que se acercan las elecciones de mitad de período de noviembre. Así que, además de la habitual frustración con el partido en el poder que los votantes suelen expresar en las elecciones de mitad de mandato, una crisis económica de gran alcance agrava los problemas de los demócratas, argumentó Steele.

En este análisis, Biden se dirigiría a 2024 con una reputación significativamente dañada, incluso sin las preocupaciones sobre su percibido deterioro cognitivo. Esas preocupaciones son reales y cada vez más imposibles de ignorar, cree Steele.

“¿Se presentará Joe Biden a la reelección? Lo dudo mucho. No soy médico, así que no puedo hacer diagnósticos, pero es obvio que está cada vez más deteriorado mental y físicamente. Solo hay que ver su discurso de hace seis años en la Convención [Nacional Demócrata] de 2016. Es evidente que está en un serio declive”, dijo Steele, añadiendo que cree que los asesores de Biden son los que toman la mayoría de las decisiones políticas sustanciales en este momento.

“El peor presidente”

Otros son aún más sinceros tanto sobre la actuación del presidente como sobre su estado cognitivo. Ivan Pongracic, colega de Steele en el departamento de economía del Hillsdale College, cree que las pruebas son inequívocas en ambos frentes.

“El presidente Joe Biden va camino de convertirse en el peor presidente de la historia moderna. Es realmente sorprendente su falta de respuesta a casi todos los aspectos de nuestra economía, no solo cuando van mal, sino cuando se convierten en una situación de crisis. Nunca he visto nada parecido. Literalmente, cada una de sus políticas se está sumando a estas crisis, y sin embargo, no está dispuesto a cambiar nada a pesar de todas las pruebas”, dijo Pongracic.

Vista del edificio de la Reserva Federal Marriner S. Eccles el 26 de enero de 2022 en Washington, DC. (Anna Moneymaker/Getty Images)

Pongracic considera que la política monetaria expansionista y la irresponsabilidad fiscal del presidente son las manifestaciones de un enfoque fuertemente ideológico de las tareas de la presidencia, uno que contradice la caracterización de Biden mientras hacía campaña como un moderado que bajaría la temperatura del discurso político y restauraría la normalidad. Los fracasos de Biden en estos frentes complementan la responsabilidad de su actual estado físico y mental, cree Pongragic.

“Los votantes que pensaron que iban a tener un presidente razonable, moderado y compasivo en 2020 deben sentir que han sido completamente engañados. Su capacidad mental está obviamente muy comprometida, por decir algo”, dijo Pongracic.

Tras la derrota que se espera en noviembre, Pongracic cree que Biden no tendrá más remedio que declarar que no buscará un segundo mandato en 2024.

En este punto, Pongracic discrepa de Dershowitz, quien dijo en su intercambio de correos electrónicos con The Epoch Times que es seguro que Biden se presentará de nuevo si Trump se presenta en 2024, y que mucha gente votará por Biden aunque solo sea para votar en contra de Trump.

Matt Grossmann, profesor de ciencias políticas y director del Instituto de Políticas Públicas e Investigación Social de la Universidad Estatal de Michigan, dijo que el hecho de que a un partido en funciones le vaya mal en las elecciones de mitad de mandato es algo común y no predice la derrota del presidente en la carrera nacional posterior.

“El presidente en funciones, por supuesto, suele enfrentarse a una reacción en las elecciones de mitad de periodo, pero los dos últimos presidentes demócratas, Clinton y Obama, se enfrentaron a niveles históricos de reacción en las elecciones de mitad de periodo y, sin embargo, se recuperaron para ganar” en 1996 y 2012, respectivamente, dijo.

Esta vez no es seguro que se produzca el mismo escenario, reconoció Grossmann.

“La diferencia, por supuesto, es la edad de Biden, que hace que surjan preocupaciones sobre el presidente. ‘Era viejo cuando se presentó [en 2020], y será aún más viejo cuando se presente de nuevo’, dijo Grossmann.

“Ese tipo de preocupación continuará, pero los últimos tres presidentes no tuvieron buenos índices de aprobación en su momento” en el ciclo electoral, añadió.

Aunque reconoce la preocupación generalizada por la inflación y la frustración de los votantes demócratas por la incapacidad de Biden para aplicar partes de su programa de gran alcance, Grossmann no cree que los recientes bajos índices de aprobación estén necesariamente relacionados con estos factores o con las meteduras de pata de Biden al hablar en público. El descenso de los índices se inició durante la problemática retirada de Estados Unidos de Afganistán, que concluyó en agosto de 2021, y ha continuado con el más reciente repunte de la inflación, argumentó.

Epoch Times Photo

A U.S. Marine passes out water during the evacuation at Hamid Karzai International Airport in Kabul, Afghanistan, on Aug. 21, 2021. (U.S. Marine Corps/Isaiah Campbell/Getty Images)

“No hay un gran plan B”

“Creo que va a haber presión sobre Biden para que se retire en 2024, pase lo que pase en noviembre”, dijo el comentarista político Matt K. Lewis.

“Creo que, después de noviembre, es probable que haya más peticiones públicas para que Biden no busque la reelección. Puede que incluso veamos a alguien joven y ambicioso anunciar que se lanzará a la carrera y lo desafiará”, añadió.

Aunque es habitual que el presidente en funciones busque y reciba la nominación de su partido para presentarse de nuevo, esto no es tan automático como la gente puede pensar.

“Es difícil que a un presidente en funciones se le niegue la nominación de su propio partido, pero no es una idea escandalosa. LBJ fue básicamente obligado a anunciar que no buscaría la nominación de su partido. Reagan estuvo a punto de derribar a Gerald Ford en 1976. Y Ted Kennedy supuso un gran desafío para Jimmy Carter en 1980”, dijo Lewis.

Esto plantea la cuestión de quién será el candidato demócrata si Biden no se presenta de nuevo. Además del escenario hipotético que planteó Lewis, en el que un candidato más joven salta con un plan para desafiar a Biden, una posibilidad obvia es la vicepresidenta en funciones, Kamala Harris. En este caso, los demócratas se enfrentan a una posibilidad que a muy pocos entusiasma, según Lewis y otros.

Cuando se le preguntó si creía que los votantes demócratas apoyaban de todo corazón a Harris o lo hacían porque tenían pocas opciones, Lewis dijo: “Creo que la están soportando. Pero parte de la razón por la que la aguantan es que no hay un gran plan B. No hay ninguna estrella en el banquillo esperando su oportunidad. El atractivo político de Harris es limitado, pero es la siguiente en la línea, y privarla de su oportunidad sería una bofetada”.

The Epoch Times se ha puesto en contacto con la Casa Blanca para pedirle comentarios.

Michael Washburn – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: