La tiranía de la Casa Blanca

Comparte este artículo:

El Internal Revenue Service (IRS) o el Servicio de Rentas Internas hostiga a organizaciones conservadoras

Desde el año 2010, el Servicio de Rentas Internas (IRS) ha puesto un escrutinio especialmente exigente a grupos o organizaciones conservadoras que llevaban por título las palabras “tea party” (partido del té) o “patriot” (patriota). Esta práctica  viola la ley federal. El IRS debe ser estrictamente neutral en conceder a cualquier organización la excepción de impuestos de acuerdo con la ley. Esta noticia ha indignado a todos los sectores políticos de la nación del Partido Republicano y del Partido Demócrata.

El presidente Barack Obama el 13 de mayo de 2013 expresó lo siguiente: “Si se confirma que el personal del IRS se implicó en el tipo de prácticas que se han reportado y se concentraron intencionalmente en esos grupos, eso es indignante y no hay cabida para ello, y tienen que rendir cuentas”. Sorprendentemente el presidente dijo “si se confirma”, es obvio que esto ha sido ya confirmado. Es muy posible que la orden de hostigar a las organizaciones que están opuestos a su política haya venido de la Casa Blanca, sobre todo si se mira la actuación del personal de la Casa Blanca en los últimos cinco años.

El presidente también dijo que los funcionarios del IRS “tienen que rendir cuentas”. ¿Qué funcionarios del gobierno han rendido cuentas en los otros escándalos, como los responsables por no haber asistido a nuestro personal en el Consulado de Bengazi, Libia que luchó por más de siete horas mientras pedían ayuda que nunca se les fue dada? ¿Quiénes han rendido cuenta en el Departamento de Estado por haber rehusado una y otra vez el pedido de nuestro embajador en Libia, antes de ser asesinado, de proveerle soldados para protegerlo? ¿Qué funcionarios del gobierno han rendido cuenta por el escándalo de la Operación Rápida y Furiosa del Departamento de Justicia? ¿Qué personal de la Casa Blanca ha rendido cuenta por filtrar secretos que pusieron en peligro la seguridad nacional?

Cada vez que surge un escándalo el presidente siempre dice que se acaba de enterar al leerlo en la prensa. El presidente Obama jamás asume responsabilidad por los actos tiránicos por parte de las agencias de su gobierno. En esta ocasión lo que ha dicho Obama es una descarada mentira, al decir que se acaba de enterar a leerlo en la prensa. Su propio portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo que la Oficina Legal de la Casa Blanca fue alertada sobre la investigación interna del IRS la semana del 22 de abril de 2013. ¿Cómo es posible que algo tan importante no se lo hubiera dicho a presidente Obama?

Las primeras informaciones de este nuevo escándalo se filtraron a la prensa de un informe del Inspector General del IRS que describía estas prácticas ilegales dirigidas desde la oficina del IRS en Cincinnati, Ohio. El Comité de Medios y Árbitros de la Cámara de Representante expresó el 12 de mayo que tendría una audiencia al respecto y el presidente del Comité de Finanzas del Senado, el demócrata Max Baucus, señaló que su Comité de Finanzas hará una plena investigación del asunto. Añadió el senador demócrata que: “los del IRS ahora son los que estarán bajo un escrutinio adicional”.

Otros senadores demócratas entre ellos Tim Kaine y Dianne Feinstein se han unido a las críticas de la actuación ilegal y tiránica del IRS. También la senadora republicana Susan Collins y el congresista republicano Darrell Issa, presidente del Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara de Representantes criticaron las prácticas del IRS de discriminación ideológica hacia los grupos conservadores. El congresista Issa expresó que debe haber “rendición de cuentas” y cambios en la forma de operar el IRS.

El IRS seleccionó a 298 grupos conservadores para un escrutinio especial. Los grupos que tenían la palabra “partido del té” fueron 72, los que tenían la palabra “patriota” eran 13 y los que mencionaban la palabra “9/12” (grupo liderado por Glenn Beck) fueron 11. Entre los grupos que fueron afectados estuvo el Tea Party (partido del té) de Waco, Texas. Su presidente, Tobey Marie Walker, explicó que estuvo sujeto a una serie de peticiones extremadamente exigentes y poco habituales después que solicitara una exención de impuestos en junio del 2010.

La jefa de la oficina del IRS que aprueba las exenciones de impuestos, Lois Lerner, pidió disculpas cuando este escándalo surgió. Sin embargo, su disculpa no evitará una investigación congresional. Es posible que ella haya mentido al Congreso en el pasado cuando se le hicieron preguntas sobre estas prácticas ilegales del IRS y ella dijo que sus funcionarios no lo hacían. Pronto se sabrá, cuando se investigue a fondo este nuevo escándalo del gobierno de Obama, quién o quienes dieron la orden de hostigar a los grupos conservadores en el 2010 para que no pudieran funcionar durante las elecciones presidenciales del 2012.

El Departamento de Justicia espió a la agencia noticiosa AP

El Departamento de Justicia presidido por el Procurador Nacional Eric Holder se ve involucrado en otro nuevo escándalo. La agencia de noticias estadounidense Associated Press (AP) denunció el 13 de mayo de 2013 en una carta al Departamento de Justicia el “intrusismo sin precedentes” del gobierno federal por almacenar de manera secreta dos meses de registros telefónicos de sus periodistas y sus oficinas. “Estos registros revelan potenciales comunicaciones con fuentes confidenciales a lo largo de un período de dos meses en todas las actividades de recopilación de información llevadas a cabo por AP”, indicó Gary Pruitt, consejero delegado de la AP, en su carta a Holder.

De acuerdo con la AP, el Departamento de Justicia recopiló información de al menos 20 de sus líneas telefónicas en abril y mayo del 2012 sobre las llamadas salientes desde sus oficinas en Nueva York, Washington y Hartford, Connecticut. Una vez más la Casa Blanca trata de distanciarse de este nuevo escándalo. El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, expresó que “más allá de las informaciones periodísticas, no tenemos conocimiento alguno de ningún intento del Departamento de Justicia de buscar registros telefónicos de AP”. Añadió el vocero de la presidencia “que la Casa Blanca no está involucrada en ninguna decisión tomada en relación con investigaciones criminales, ya que estas cuestiones son manejadas de manera independiente por el Departamento de Justicia”.

Una vez más el congresista republicano por California Darrell Issa, presidente del Comité de Supervisión y Reforma del Gobierno de la Cámara de Representantes, criticó al gobierno del presidente Obama por la actuación del Departamento de Justicia. Señaló Issa que “los estadounidenses deberían tomar nota de que los funcionarios de alto nivel de la administración de Obama se ven a sí mismos por encima de la ley y están envalentonados por la creencia de que no tienen que responder ante nadie”. Verdaderamente es alarmante que el Departamento de Justicia se comporte como la KGB de la Unión Soviética o la policía secreta, llamada Seguridad del Estado, de Cuba.

Otros escándalos del Departamento de Justicia y violaciones de la Constitución del presidente Obama

El Departamento de Justicia del gobierno de Obama estuvo involucrado en un enorme escándalo de la llamada Operación Rápida y Furiosa cuando funcionarios entregaron armas de fuego a carteles de drogas en México ocasionando cientos de muertos en ese país y un agente estadounidense fue asesinado con una de esas armas. El propio presidente Obama puso fin a una investigación del Congreso usando de excusa privilegio ejecutivo. Fue un encubrimiento por parte del presidente que no quería que el pueblo americano se enterara de este enorme escándalo.

Este departamento debería llamarse el Departamento de la Injusticia. Holder rehusó investigar el fraude electoral del 2008 y del 2012. Holder no quiso investigar y encauzar la intimidación de votantes blancos por parte de los matones del Partido de las Panteras Negras en Filadelfia, como tampoco la falsificación masiva de boletas por la organización marxista aliada a Obama de ACORN en todos los estados cruciales en el 2008. Varios funcionarios renunciaron en protesta por este encubrimiento. Tampoco Holder ha querido investigar la filtración de secretos nacionales por parte de la Casa Blanca cuando revelaron que Estado Unidos usó un virus cibernético contra Irán. No hay lugar a duda que todas estas acciones se pueden describir como una tiranía.

También es tiranía las constantes violaciones de la Constitución por parte del presidente Barack Obama y los fraudes electorales que se hicieron en  las elecciones del 2008 y 2012. Tiranía es hacer orden ejecutivas que tienen el efecto de leyes y que viola la separación de poderes de la Constitución de nuestra nación. Tiranía es hacer regulaciones que dañan los negocios y las corporaciones a través de las agencias del gobierno, tales como la Agencia para la Protección del Medio Ambiente. Tiranía es pedirle al Senado que apruebe tratados de las Naciones Unidas que nos quitan nuestra soberanía, nuestras libertades y nuestras riquezas. Tiranía es querer llevar a nuestra nación a un gobierno mundial dominado por los poderes ocultos a través de las Naciones Unidas.

La Casa Blanca mantiene lista de enemigos y ataca duramente a sus opositores

El presidente Barack Obama en el pasado ha criticado duramente a la cadena de televisión Fox News. Lo hizo durante una entrevista que salió publicada en la revista Rolling Stone el 15 de octubre de 2010. Con anterioridad varios asesores de la Casa Blanca habían también criticado a Fox News y la tenían en una lista de enemigos.

Obama acusó a Fox News de no ser objetiva. El presidente expresó: “Es un punto de vista que es al final destructivo para el desarrollo del país a largo plazo que tiene una enérgica clase media y que es competitivo en el mundo”. Esta acusación de un presidente a una cadena de televisión de ser “destructiva para el desarrollo de la nación” no tiene precedentes y atenta contra la libertad de prensa. ¿O es que Obama piensa que él es la nación? Es además un abuso de poder y una tiranía.

Obama no tolera críticas a su política y a su agenda y es irónico que el presidente enseñara derecho constitucional en la Universidad de Chicago por varios años. Obama debe recordar que él juró defender la Constitución cuando fue inaugurado como presidente en enero del 2009 y volvió a jurar la Constitución al ser reelecto en enero del 2013. La Constitución, en su Primera Enmienda, protege el derecho de la libertad de expresión y de prensa. La libertad de prensa incluye el derecho a criticar al gobierno y al presidente de la nación. Nunca antes en nuestra historia un presidente había hecho una acusación tan espantosa contra una cadena de televisión. 

Los ataques continuos de la Casa Blanca a Fox News resultaron en que más televidentes sintonizaran los diferentes programas de esta estación, tales como los programas de Bill O’Reilly, Sean Hannity y Glenn Beck. Esta cadena de televisión continúa siendo la número uno con respecto al número de televidentes que ven programas de noticias y programas de opinión.

Las organizaciones de extrema izquierda que apoyan al presidente Obama hicieron una campaña sin precedente contra el popular programa de Glenn Beck. Contactaron a los negocios que ponían anuncios durante el programa de Beck y los convencieron de quitarlos. Tuvieron éxito y Glenn Beck fue despedido de Fox News, ahora el popular comentarista ha creado su propio canal de televisión con gran éxito. Los ataques contra la prensa que critica al presidente por parte de Obama y sus funcionarios y aliados es una forma de tiranía.

Obama viene demonizando constantemente al Partido Republicano, a los ricos, ejecutivos de compañías de seguros, multinacionales de petróleo, bancos y otras instituciones financieras. Con sus excesivas regulaciones, aumento de impuestos y retórica de lucha de clases,  Obama está creando un clima de incertidumbre en los negocios que no ayuda a crear nuevos empleos ni nuevas inversiones y alienta la fuga de capitales a otras naciones. No se puede ser anti negocios y pro empleos. ¡No funciona de esta manera!

A menos de un mes de las elecciones parciales del 2 de noviembre de 2010, Obama y su vicepresidente Joe Biden comenzaron irresponsablemente, y sin prueba alguna, a calumniar la Cámara de Comercio de los Estados Unidos diciendo que estaban recogiendo dinero fuera del país y “robando nuestra democracia”.

El Partido Demócrata en anuncios pagados continuó repitiendo las mentiras de la Casa Blanca. El periódico liberal y pro Obama New York Times reportó que “Un examen riguroso demostró que hay poca evidencia que lo que la Cámara recoge fuera del país en cuotas es impropio o extraño”. El Associated Press, ABC News y Factcheck.org también explicaron que la Cámara de Comercio no ha hecho nada malo.

Karl Rove, quien trabajó en la Casa Blanca con el presidente George W. Bush, dijo que Obama es un hipócrita cuando sugiere que el Partido Republicano y la Cámara de Comercio recogen dinero ilegalmente en el extranjero.

Irónicamente el presidente Obama no ha dado a conocer quienes le dieron los $668 millones durante su campaña para presidente en 2008, que es la mayor cantidad recogida en la historia en una elección presidencial. Obama recogió muchos más fondos que el senador John S. McCain e inclusive recibió dinero ilegal, que tuvo que devolver, de palestinos. Obama rehusó aceptar el dinero público, a pesar que había dicho que lo haría. De esa manera no tenía límite alguno en lo que podía recaudar. Durante las elecciones del 2012 Obama recaudó alrededor de un trillón de dólares Recordemos el llamado del dictador de Libia Gadafi que todos los musulmanes del mundo tenían que ayudar a Obama en el 2008. Irónicamente el presidente y la OTAN posteriormente derrocaron al dictador libio.

La revista Newsmax en octubre de 2010 en un reporte especial informó que Obama recaudó millones permitiendo a donantes que excediera el límite legal y recaudó millones de fuentes no reportadas y del extranjero. Con techo de vidrio Obama no debe tirar piedras.

El 11 de octubre de 2010 el vicepresidente Joe Biden acusó a Rove de recoger dinero de “fuentes turbias” y exigió que Rove “le diga que este dinero no viene de billonarios y millonarios, de compañías de seguros, compañías de petróleo y altos ejecutivos…” Estas son las mismas personas que Obama demoniza constantemente con su demagogia populista que insta a la lucha de clases.

El presidente Obama debe concentrar sus esfuerzos en derrotar a los verdaderos enemigos de nuestra nación tales como los terroristas islámicos. No debe tener lista de enemigos de norteamericanos y, por supuesto, no debe calumniar ni demonizar a nadie. Y muchos menos acusar a otros de lo que él hizo durante las elecciones del 2008 y del 2012.

Sabemos de las miles falsificaciones de inscripciones para votar en unos 20 estados que hizo su  ejército de ACORN durante su campaña. ¿Por qué el Procurador General (Attorney General) del Departamento de Justicia Eric Holder no investigó la procedencia de los $668 millones que recaudó Obama y los crímenes electorales de la organización marxista de ACORN?

Durante la campaña presidencial del 2012, el presidente Obama y su campaña demonizó y acusó al candidato presidencial del Partido Republicano Mitt Romney y a su vicepresidente de ser ladrones y de ser responsable de la muerte de personas que perdieron sus seguros al perder sus trabajos. Fue una de las campañas más sucias en la historia de esta nación. En el debate presidencial Obama volvió mentir sobre lo de Bengazi. Actualmente el escándalo de Bengazi sigue siendo investigado y hay algunas personas que piensan que pudiera costarle la presidencia a Barack Obama.

Nuestra nación se encuentra en un grave peligro con la tiranía que emana de la Casa Blanca y con las constantes violaciones de la Constitución. Es lamentable que algunas agencias del gobierno actúen como si estuvieran en la antigua Unión Soviética.

 


Comparte este artículo: