La gran incertidumbre sobre los precios en EEUU

Comparte este artículo:

Clientes compran madera una tienda de Home Depot. Clientes compran madera una tienda de Home Depot. BRENDAN SMIALOWSKI/ AFP.

Las empresas productoras de bienes de alto consumo advirtieron sobre “los vientos en contra” que enfrentarán los próximos meses.

NUEVA YORK– Debilitados por los altos costos de las materias primas y dificultades logísticas, los grupos estadounidenses de bienes de elevado consumo prevén que los próximos meses serán bien difíciles.

A pesar de un balance financiero globalmente positivo para el sector en el segundo trimestre, las inquietudes son numerosas, y peor la incertidumbre.

Procter & Gamble (P&G), que comercializa productos de aseo personal, advirtió el viernes de “fuertes vientos en contra” durante la publicación de sus resultados trimestrales, lo que pone en riesgo su crecimiento.

El beneficio por acción al que le apuesta el grupo para su ejercicio fiscal de 2023 (5,93 dólares) se muestra bastante por debajo de las previsiones del mercado (6,12 dólares).

Algo similar sucede con el especialista de productos de higiene Colgate-Palmolive que también dio parte de sus resultados trimestrales este viernes.

En una llamada telefónica con analistas de Wall Street, el responsable de inversiones del grupo, John Faucher, describió un “ambiente impredecible”, admitiendo que es imposible prever la evolución de la inflación en Estados Unidos.

Según el índice de gastos de consumo personal (PCE), publicado el viernes por el Departamento de Comercio y que privilegia la Reserva Federal para medir la inflación, los precios en el país subieron un 6,8% en junio con respecto al mismo mes del año pasado.

Y según el índice de precios al consumidor (IPC), del Departamento de Trabajo, los precios aumentaron el 9,1% a ritmo anualizado en el último mes.

¿Continuará el alza de los precios?

Las incertidumbres actuales y las que vendrán se reflejan en la oferta de productos de las empresas.

P&G también aumentó sus precios en promedio un 8% entre los meses de abril a junio, mientras Colgate lo hizo en un 8,5%.

Otros gigantes de productos de consumo como McDonald’s, Coca-Cola e incluso Kimberly-Clark, también subieron sus precios en el último trimestre.

En el mismo período, el volumen de ventas de P&G retrocedió el 1%, una baja que el grupo atribuye a una desaceleración de la actividad en China, así como a la menor actividad en Rusia desde el inicio de la invasión a Ucrania.

“Vemos una fuerte contracción en China a lo largo del trimestre de abril a junio”, reconoció el director ejecutivo de P&G, Jon Moeller, en una llamada con la prensa.

“Esto se produjo sobretodo por la movilidad reducida de los consumidores. Los confinamientos (en China) tuvieron un efecto considerable sobre nuestra actividad”, precisó.

Pero con el alza de precios, la cifra de negocios del grupo subió el 3%. Y su beneficio neto el 5%.

El lunes, la cadena de supermercados Walmart, había revisado sus previsiones de beneficios trimestrales y anuales a la baja, anticipando un cambio en los hábitos de compra de sus clientes, obligados a gastar menos por los mayores precios de la gasolina y de la alimentación.

Por el momento los dirigentes de las grandes empresas de bienes de consumo se muestran confiados en que la demanda para sus productos se mantenga, pese a precios más altos y una recesión que pudiera agudizarse.

Diario Las Américas (Con información de AFP)


Comparte este artículo: