La Fed sube las tasas de interés en 0.75 puntos porcentuales para combatir la inflación

Comparte este artículo:

Jerome Powell, presidente de la Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal, testifica ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes el 23 de junio de 2022 en Washington, DC. (Win McNamee/Getty Images)

La Reserva Federal subió las tasas de interés en 0.75 puntos porcentuales el miércoles durante la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de julio.

La subida de tres cuartos de punto del FOMC elevó la tasa de interés de referencia de los fondos federales al rango del 2.25-2.5 por ciento. Fue una decisión unánime entre los funcionarios del banco central.

Además, los esfuerzos de reducción del balance de la Fed continuarán, como se esperaba, en septiembre. Los topes mensuales de retirada de fondos se elevarán a 35,000 millones de dólares en el caso de los valores respaldados por hipotecas y a 60,000 millones de dólares en el caso de los bonos del Tesoro estadounidense.

Aunque el mercado laboral se ha mantenido fuerte, “los indicadores recientes de gasto y producción se han relajado”, dijo el FOMC en una declaración revisada.

“La inflación sigue siendo elevada, reflejando los desequilibrios de la oferta y la demanda relacionados con la pandemia, el aumento de los precios de los alimentos y la energía, y las presiones más generales sobre los precios”, declaró el comité de fijación de las tasas.

“La guerra de Rusia contra Ucrania está causando enormes dificultades humanas y económicas. La guerra y los acontecimientos relacionados están creando una presión adicional al alza sobre la inflación y están pesando sobre la actividad económica mundial. El Comité está muy atento a los riesgos de inflación”.

La institución se ha comprometido a reducir la inflación hasta su objetivo del 2%. Sin embargo, el FOMC señaló que está muy preocupado por las amenazas inflacionistas generalizadas.

Por ello, está dispuesto a ajustar la política monetaria según convenga.

Tras la última medida, la previsión de los futuros tipos de interés de los fondos federales se sitúa en el 3.4% en diciembre, ya que se esperan más de 100 puntos básicos de ajuste para el resto de 2022.

Los principales índices bursátiles de referencia mantuvieron sus ganancias el miércoles, ya que el índice compuesto del Nasdaq subió un 2.3% y el S&P 500 sumó más de un 1%.

El índice del dólar (DXY), que evalúa el billete verde frente a una cesta de divisas, se mantuvo por encima de 107,00.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro fueron mixtos. El rendimiento de referencia a 10 años bajó casi 2 puntos básicos, hasta el 2.77%. Pero el diferencial entre la rentabilidad a 2 y 10 años, un indicador clave de la recesión, se amplió hasta casi -30 puntos básicos.

La trayectoria de las tasas de interés

Después de que la tasa de inflación anual de junio subiera hasta el 9.1%, se preveía que el banco central estadounidense se volviera ultraextemista y subiera las tasas en un punto. Esta expectativa se redujo en los días siguientes a la subida del índice de precios al consumidor (IPC), y la mayoría de los participantes en la reunión preveían un aumento de 75 puntos básicos.

La próxima reunión del brazo político de la Reserva Federal, el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), tendrá lugar en septiembre. Según la herramienta FedWatch de CME, los inversores prevén una subida de entre 50 puntos básicos (pb) y 75 pb. Pero hasta entonces pueden pasar muchas cosas, ya que se publicarán muchos informes económicos clave, como dos sobre el IPC y dos sobre el empleo.

De cara al futuro, algunos analistas del mercado creen que habrá un total de 125 puntos básicos de subidas de tasas hasta finales de 2022.

“Está claro que la Fed no se va a detener ahí. Han aceptado que las mejoras de la oferta no vendrán a su rescate para bajar la inflación —de ahí que hayan abandonado la narrativa “transitoria”— y han reconocido que la responsabilidad recae en ellos para frenar la demanda a través de unas tasas de interés más altos”, escribieron los economistas del banco holandés ING en una nota de investigación.

Los inversores prevén que el FOMC subirá las tasas de interés en cada reunión de política monetaria durante el resto del año, por lo que los expertos empiezan a considerar el posible giro de la Fed el año que viene.

A medida que se intensifican los temores de desaceleración económica, los economistas creen que la institución comenzará a flexibilizar la política monetaria, empezando por un recorte de tasas en el verano de 2023.

“Además, las tasas de interés no se mantienen altas durante mucho tiempo en Estados Unidos”, añade el banco. “En los últimos 50 años, el periodo promedio de tiempo entre la última subida de tasas de la Fed en un ciclo y la primera bajada de tasas ha sido de solo seis meses. Esto sugiere que la puerta podría estar abierta a recortes de tasas el próximo verano”.

En una reciente nota a los clientes, Scott Anderson, economista jefe de Bank of the West, cree que la campaña de endurecimiento de la Fed “seguirá en piloto automático” hasta que el mercado laboral se debilite.

“Se parece un poco a una de esas malas películas de terror en las que ya suena la música espeluznante, pero el personaje sigue entrando en la casa aparentemente abandonada. Sabes que esto no va a acabar bien, aunque todavía no estás seguro de lo que va a pasar”, escribió Anderson.

Según el Resumen de Proyecciones Económicas del FOMC de junio, la tasa de referencia de los fondos federales se situará en el 3.4% en 2022, el 3.8% en 2023 y el 3.4% en 2024.

¿Está la Fed venciendo a la inflación?

Un coro de economistas y estrategas afirma que la inflación está mostrando signos de llegar a su límite, aludiendo a la fuerte caída de los precios de la energía. Sin embargo, aunque la inflación podría empezar a ceder finalmente, es poco probable que alcance el objetivo de la Fed del 2-3% en breve, afirma Jeff Klingelhofer, codirector de Inversiones y gestor de carteras de Thornburg Investment Management.

“La inflación sigue ardiendo, y la Fed está echando todo el agua fría que puede para limitar los daños económicos”, escribió Klingelhofer en una nota. “Cuando la inflación finalmente caiga, es poco probable que baje al 2-3%. Para disgusto de la Fed, aterrizará en el rango del 5-6%”.

El reconocido economista Mohamed El-Erian escribió recientemente en Twitter que los precios de los alimentos y la energía bajarán en los próximos tres meses, “pero ahora que los motores de la inflación han podido ampliarse, es probable que la [inflación] subyacente siga siendo tercamente alta”.

Al mismo tiempo, esto es un arma de doble filo para la economía, dijo recientemente El-Erian a la CNBC.

“Creo que la inflación ha alcanzado la cima en Estados Unidos”, señaló. “El problema es que la inflación va a bajar con el crecimiento, probablemente entrando en recesión, y eso no es una buena noticia”.

Por su parte, Robert Johnson, PhD, CFA, CAIA, presidente y director ejecutivo de Economic Index Associates, cree que la Fed está empezando a frenar la inflación de precios desenfrenada, así como las expectativas de inflación.

Las expectativas de inflación de los consumidores a un año de la Universidad de Michigan descendieron, hasta el 5.2%, mientras que las perspectivas a cinco años se redujeron, hasta el 2.8%.

“Esta Reserva Federal está muy orientada a los datos, por lo que si vemos signos significativos de debilitamiento de la inflación, la Reserva Federal probablemente pausará las subidas de tasas e incluso considerará la posibilidad de suavizarlas. De hecho, si se mira a largo plazo, el mercado espera que las subidas de las tasas de interés se detengan e incluso que disminuyan”, dijo Johnson a The Epoch Times.

“La obsesión de los medios de comunicación por la inflación”, añadió, “ha puesto a la Reserva Federal en el punto de mira. Pero sus herramientas para combatir la inflación son limitadas. El argumento de la disminución de la inflación se ve reforzado por la caída de los precios del petróleo y la reparación de las cadenas de suministro rotas, factores sobre los que la Fed tiene poca influencia”.

Una recesión inminente

Mientras tanto, un mayor número de economistas cree que la iniciativa de la Reserva Federal para frenar la inflación provocará una recesión, según una nueva encuesta.

La encuesta de CNBC sobre la Fed reveló que el 63% de los economistas, gestores de fondos y analistas creen que los esfuerzos de ajuste del banco central desencadenarán una recesión, y el 55% espera una desaceleración en los próximos 12 meses.

El estudio encontró que un menor número de expertos confía en que el presidente de la Fed, Jerome Powell, pueda lograr un aterrizaje suave.

“Un camino hacia un aterrizaje suave ciertamente existe, pero es estrecho, oculto y muy difícil de encontrar,″ escribió Roberto Perli, jefe de investigación de política global de Piper Sandler, en el informe. “De hecho, algunos indicadores sugieren que la economía estadounidense podría estar ya en recesión, o cerca de ella”.

Jack Bouroudjian, presidente de Global Smart Commodity Group, cree que el mercado está apuntando a una recesión basándose en la inversión de la curva de rendimiento (a dos y 10 años). El diferencial se ha ampliado a unos -25 puntos básicos.

“Las encuestas nos dicen que la economía se está desacelerando en todas las regiones. La velocidad de las subidas de tasas para frenar la inflación también ha enfriado el mercado de la vivienda en todo el país”, declaró Bouroudjian a The Epoch Times, añadiendo que el panorama del empleo sigue siendo sólido.

El caso base de Thornburg Investment Management es una recesión poco profunda, ya que la Fed pasa de una política monetaria neutral a una restrictiva.

“La Fed nunca ha estado en un modo monetario restrictivo sin desencadenar una recesión total”, declaró Klingelhofer. “Los consumidores deberían esperar una recesión que dure entre 12 y 18 meses y esperar que un rápido rebote de una recesión poco profunda cobre fuerza”.

La Oficina de Análisis Económicos publicará las cifras del PIB del segundo trimestre el 28 de julio. El consenso del mercado es una tasa de crecimiento del 0.5%, por encima del -1.6% del trimestre anterior.

Andrew Moran – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: