Investigador dice que hay miles de irregularidades en padrones electorales del condado de Racine

Comparte este artículo:

Una pila de formularios de registro de votantes se muestra el 31 de julio de 2020. (Bryan R. Smith/AFP vía Getty Images)

Un investigador ciudadano afirma haber descubierto miles de inexactitudes en los padrones electorales municipales del condado de Racine, Wisconsin.

Las últimas acusaciones se suman a los hallazgos anunciados a principios de esta semana por otro investigador de que existen vulnerabilidades de seguridad en el proceso estatal online de solicitud de boletas en ausencia, hallazgos que llevaron al sheriff del condado de Racine, Christopher Schmaling, a pedir la suspensión inmediata de parte del proceso de votantes por correo de Wisconsin a la espera de una investigación a nivel estatal.

Pocos días antes de las elecciones primarias del 9 de agosto, se descubrió que cualquier persona puede entrar en Internet y, utilizando solo una fecha de nacimiento, puede pedir una papeleta de voto en ausencia para cualquier votante registrado en el estado y enviar la papeleta a una dirección distinta a la de la persona que la solicitó.

Epoch Times Photo

Peter Bernegger, de Wisconsin, está trabajando para depurar los padrones electorales del estado. (Cortesía de Peter Bernegger)

En un comunicado de prensa del 28 de julio respondiendo a la reclamación, la Comisión Electoral de Wisconsin (WEC) declaró: “No hay indicios de ninguna vulnerabilidad en la aplicación MyVote”.

Sin embargo, pequeñas pruebas del sistema realizadas por individuos revelaron que al menos media docena de papeletas de voto en ausencia, incluida la de un destacado funcionario local, fueron solicitadas por otra persona y entregadas a terceros no relacionados.

El 31 de julio de 2022, Peter Bernegger, un analista cibernético, envió un paquete de datos que documentaba los problemas del censo electoral que encontró a 13 secretarios municipales del condado de Racine, incluyendo una carta en la que les preguntaba qué se estaba haciendo al respecto.

Bernegger declaró a The Epoch Times en una entrevista telefónica el 1 de agosto: “Es obligación de los funcionarios electorales locales y estatales garantizar que las listas de registro de votantes sean precisas y se actualicen con regularidad”.

“Nuestro análisis muestra que éste no es el caso en los municipios del condado de Racine”.

Dijo que los numerosos problemas que descubrió exigen una corrección para evitar que actores nefastos que buscan influir en el resultado de unas elecciones se puedan aprovechar.

En su carta a los secretarios, Bernegger escribió: “Estaría encantado de ayudarles a ustedes y a su personal en este esfuerzo de importancia crítica para proteger nuestras elecciones. Hay voluntarios locales en el condado de Racine dispuestos a ayudar también”.

Al momento de la publicación de este artículo, Bernegger dijo que no había tenido noticias de ninguno de los secretarios.

Bernegger dijo que utilizó datos obtenidos de la Comisión Electoral de Wisconsin, la base de datos verificada del Servicio Postal de Estados Unidos (USPS, por sus siglas en inglés) y el servicio nacional de cambio de dirección del servicio postal para realizar su estudio.

The Epoch Times ha obtenido una copia de sus conclusiones.

La verificación electrónica de Bernegger encontró que 531 votantes registrados se mudaron fuera del condado de Racine dos o más meses antes de las elecciones de noviembre de 2020, según el USPS, pero votaron usando su antigua dirección.

“Algunas de estas personas votaron en ausencia y otras votaron en persona”, dijo.
bob spindell

bob spindell

En esta imagen de video, Bob Spindell, comisionado de la Comisión Electoral de Wisconsin, habla durante una audiencia estatal sobre las elecciones en Madison, Wisconsin, el 11 de diciembre de 2020. (NTD Televisión)

Bernegger descubrió que 636 personas votaron desde direcciones registradas que figuraban como vacantes en el servicio postal. “Las direcciones no son válidas; por lo tanto, los electores están registrados ilegalmente”, escribió.

En 421 casos, la dirección principal de la persona es un número que está fuera del rango disponible para esa calle.

Su examen de las listas mostró que 220 personas tienen códigos postales que no coinciden con los códigos postales de USPS.

Las direcciones de las calles que figuran en los censos de 412 personas tienen errores en el nombre de la calle.

Trece personas figuran en el padrón sin nombre de pila.

“Si no hay nombre de pila, el sistema no debería aceptar el registro”, dijo Bernegger.

La oficina del secretario del condado de Racine y la oficina del secretario de la ciudad de Racine no respondieron a las solicitudes de The Epoch Times para hacer comentarios antes de la publicación de este artículo.

Según Bernegger, en el condado de Racine hay 111,665 votantes actualmente inscritos en las listas como activos y 136,432 como inactivos, incluyendo 24,890 fallecidos.

La población del condado de Racine es de poco menos de 200,000 habitantes.

Bernegger dijo que hay 632,599 votantes inactivos que figuran como fallecidos en el padrón electoral de todo el estado.

En su carta, Bernegger citó a la jueza de la Corte Suprema de Wisconsin, Rebecca Grassl Bradley, que opinó sobre los peligros de no depurar continuamente los padrones electorales del estado.

Bradley escribió en una opinión reciente: “De hecho, retener miles de registros potencialmente ilegítimos en las listas de votantes de Wisconsin perjudica sustancialmente la integridad de las elecciones”.

“Eliminar a los votantes inelegibles de la lista de registro de este estado es primordial si Wisconsin se toma en serio su obligación de garantizar unas elecciones justas y honestas”.

Según el sitio web de la WEC, hay 7.1 millones de nombres en la lista de votantes del estado, con 3.6 millones que figuran como inactivos y 3.5 millones como activos.

La WEC explicó en su sitio web que los votantes inactivos no se eliminan porque la lista es un registro público histórico, y puede utilizarse para ayudar a los trabajadores electorales como referencia histórica para tomar determinaciones.

Bernegger dijo a The Epoch Times en una entrevista telefónica: “Desde 2016 Wisconsin ha tenido un contrato con el Centro de Información de Registro Electrónico conocido como ERIC”.

Tanto el centro de información de registro como la Comisión Electoral de Wisconsin están siendo pagados por los contribuyentes de Wisconsin para mantener las listas limpias y precisas.

“Parece que en el condado de Racine han hecho muy poco para mantenerlos en un orden aceptable”.

“Esto debería ser una preocupación para todos los ciudadanos, independientemente del partido político”, dijo.

“Presenté una solicitud de información pública para todos y cada uno de los informes proporcionados a WEC por ERIC desde el 1 de enero hasta el 3 de noviembre de 2020. Recibí la notificación de exactamente un informe que no contenía nada más que los nombres de muchos miles de personas que eran elegibles pero aún no estaban registradas para votar en Wisconsin”, dijo Bernegger.

“La ironía de que un ciudadano privado sea capaz de encontrar las irregularidades e inexactitudes en las listas de votantes en el condado de Racine, mientras que las autoridades bien financiadas parecen estar ciegas a ellas, es demasiado”.

El sitio web del Centro de Información sobre el Registro Electrónico explica que, según los términos de su acuerdo con los estados, los estados miembros se ponen en contacto con los votantes potencialmente elegibles pero no registrados para darles instrucciones sobre cómo registrarse.

“Los miembros del ERIC se ponen en contacto con los posibles votantes al menos cada dos años, antes de cualquier elección general federal”, dice el sitio web.

Según el sitio web del centro, “cada estado miembro recibe informes que muestran a los votantes que se han trasladado dentro de su estado, a los votantes que se han trasladado fuera del estado, a los votantes que han fallecido, a los registros duplicados en el mismo estado y a los individuos que son potencialmente elegibles para votar pero que aún no están registrados”.

“Los estados pueden solicitar un informe que identifique a los votantes que parecen haber votado dos veces dentro del estado en las elecciones federales anteriores, que han votado en más de un estado en las elecciones federales anteriores o que han votado en nombre de un votante fallecido en las elecciones federales anteriores”.

El sitio web dice que cada estado miembro debe, “como mínimo”, enviar al ERIC sus datos de registro de votante y de licencias de vehículos de motor, “incluyendo nombres, direcciones, fecha de nacimiento y los últimos cuatro dígitos del número de la seguridad social de las personas”.

La fecha de nacimiento y los números de la seguridad social están codificados.

Para adherirse al ERIC, cada estado debe pagar una cuota única de 25,000 dólares y pagar cuotas anuales que oscilan entre los 16,000 y los 74,000 dólares, dependiendo de su población y otros factores.

Actualmente presta sus servicios a 31 estados.

En 2019, se reportaron 69,000 nombres de votantes de Wisconsin que probablemente se mudaron, pero la Corte Suprema de Wisconsin dictaminó que la comisión electoral estatal no estaba obligada a eliminarlos, por lo que permanecieron en las listas de votantes hasta las elecciones presidenciales de 2020.

La WEC dijo en un comunicado que eran los secretarios locales los responsables de eliminar de los padrones de votantes a los que se habían mudado.

En una investigación separada, Bernegger presentó una demanda solicitando una orden judicial que le permitiera acceder a los registros electorales de la ciudad de Milwaukee, que, según él, le ha “dado largas” en su búsqueda.

Steven Kovac – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: