FTX, la operación de lavado de dinero de los demócratas

Comparte este artículo:

El logotipo del FTX y los anuncios de la aplicación para celulares aparecen en las pantallas de Londres, Inglaterra, el 10 de noviembre de 2022. (Leon Neal/Getty Images)

Comentario

Las crisis de las criptomonedas y los esquemas de intercambio de criptomonedas van y vienen. Había asumido que el desastre de Mt. Gox de 2014 sería el último, enseñando a los inversores a mantener la custodia y a vigilar los intercambios (las rampas de entrada y salida al ecosistema) con mucho cuidado.

Mantenga sus fondos en su poder, la vieja guardia ha estado gritando durante diez años. Utilice los intercambios cuando sea necesario, pero recuerde que no son máquinas mágicas de hacer dinero. Y, sin embargo, aquí estamos, con otro colapso de una máquina mágica de hacer dinero.

Lamentablemente, el suceso de Mt. Gox resultó ser un presagio. El desastre de FTX y su valorado fundador Sam Bankman-Fried se está convirtiendo en uno de los más grandes. De cero a 32,000 millones de dólares y de nuevo a cero en apenas tres años. A los que nos fascina el sector nos resulta imposible dejar de indagar y buscar.

¿Por dónde empezar? Están las encantadoras entrevistas en la televisión, las lujosas conferencias en las Bahamas con invitados como Bill Clinton y Tony Blair, incluida una en abril de este año durante la cual Sam estaba trabajando para convertirse en el segundo mayor donante del Partido Demócrata en las elecciones intermedias.

Está la extraña relación que FTX tenía con el gobierno ucraniano, que utilizaba la bolsa como depósito de fondos. Esto era lo suficientemente conocido como para que Sam se jactara de ello. Entonces FTX se convirtió en un gran donante del DNC. Fascinante. Muy conveniente.

Esta relación ucraniana/FTX/DNC normalmente estaría en todos los titulares como digna de una revisión profunda, especialmente con el momento de mitad de período, la pasión salvaje de la Administración Biden para canalizar tanto dinero como pudiera a Ucrania en un momento en que los estadounidenses están sufriendo de alta inflación, y el turbio mundo de la criptofinanciación que pasa por alto los canales bancarios normales.

Me recuerda a los escándalos Irán-Contra de la década de 1980, que revelaron acuerdos de financiación secretos para promover las prioridades de la política exterior, evitando la aprobación del Congreso. Y sin embargo, ni siquiera ese lío implicaba contribuciones de campaña registradas de, por ejemplo, el Comandante Cero de las fuerzas de la Contra. Aun así, el escándalo ocupó las primeras páginas durante muchos meses.

Hasta ahora, sobre la relación entre el DNC y el FTX a través de Ucrania, solo hemos visto intrépidos detectives en Twitter sobre el caso.

Hay otros indicios extraños, como que FTX se fundó justo después del anuncio en 2019 de que Biden se presentaría a la presidencia y que la propia madre de Bankman-Fried fue cofundadora de Mind the Gap PAC, cuyo único objetivo ha sido financiar campañas demócratas.

Además, el hermano de Sam, Gabe, creó una empresa sobre pandemias llamada Guarding Against Pandemics, cuyo objetivo era “apoyar” los 30,000 millones de dólares que la Administración Biden destinó a la planificación para las pandemias.

Además, está Alameda Research, que sirvió como brazo inversor y eventual destino de miles de millones de fondos de clientes de FTX, una práctica que violó todas las mejores prácticas del mundo de las criptomonedas, que favorece el 100 por ciento de reservas. Hubo apoyos de alto perfil (¡Tom Brady, Katy Perry!), el estadio con nombre en Miami, las afirmaciones en la prensa financiera de que sería el primer trillonario, los 2000 millones de dólares de financiación de Sequoia capital, los anuncios del Super Bowl con Larry David.

Todo es increíblemente impactante: los vínculos, las artimañas, las estafas, el dinero oscuro, los vínculos con la clase dirigente, las organizaciones falsas, la ridícula celebración de quien, en retrospectiva, es un fraude evidente, junto con los niños tontos que el hombre falso había escogido para que fingieran ser la C-suite de la empresa hermana de FTX. Qué símbolo de nuestros tiempos.

Te hace añorar los días del acuerdo Irán-Contra. Mirando hacia atrás, parece la edad de la inocencia.

Pero hay dos rarezas adicionales de la aventura de FTX que me llaman la atención.

En primer lugar, la personalidad del propio Sam Bankman-Fried. Parece una caricatura o una viñeta del estudiante de física (¡del MIT!) convertido en genio financiero que los crédulos capitalistas de riesgo han llegado a valorar en nuestros tiempos. Tiene todos los signos reveladores: el aspecto desaliñado, el vestuario de camisetas y tenis, el característico movimiento de piernas, la cara regordeta y pálida que sugiere un consumo interminable de refrescos, las fotos del gran hombre durmiendo en puffs, los patrones de habla entrecortados y nasales que terminan cada frase con un aleteo vocal y una entonación descendente.

¡Está claro que tenemos un futuro trillonario entre nosotros!

Esto es realmente lo que la gente cree en estos días, y esto se aplica especialmente en el espacio de las criptodivisas. En épocas pasadas, la gente miraba a alguien así y oía y hablaba y exigía estándares más altos. Ponte una corbata y habla en inglés, por favor, ¡y deja ese ridículo tic! Pero por alguna razón, terminar la escuela no está en la lista de tareas de la Generación Z y se supone que eso está bien, incluso es una señal de poderoso genio tecnológico.

En segundo lugar, me intriga la singularidad de su discurso moral. El mundo del Bitcoin ha tenido durante mucho tiempo la reputación de ser una cultura de anarquistas que querían triunfar desde las finanzas convencionales y cambiar el mundo de forma que favoreciera la libertad. Eso ha sido cierto desde el principio. Este espacio solo aceptaba a regañadientes las regulaciones como una cuestión de supervivencia, pero la cultura nunca las ha favorecido.

Sam era diferente. Pregonaba una pseudofilosofía llamada Altruismo Eficaz, que presuntamente consiste en ganar dinero solo para donarlo a buenas causas. Como parte de eso, lejos de arrepentirse de los descuidos, Sam se convirtió en un campeón de ellos. Por favor, regúlenme a mí y a todos, exijan el máximo cumplimiento y transparencia, y dejen que el mundo de las criptomonedas forme parte de la máquina. Vaya, ¡sin duda se trata de un gran hombre honesto!

Su eficaz altruismo le valió un respaldo del Foro Económico Mundial, pero también entrevistas de adoración con los medios de comunicación que fueron algo así.

“¡Háblenos de su singular filosofía, por favor!”.

“Oh, claro. No necesito mucho. ¡Mira mi Toyota Camry! Pretendía ser un tipo mega rico únicamente para poder apoyar a las organizaciones benéficas que están cambiando el mundo!”.

“¡Claramente eres una persona con principios y santa!”.

Su truco, entonces, era promocionarse a sí mismo como la respuesta de las criptodivisas a los ESG y la DEI y otros eslóganes de moda. El mundo de las criptomonedas no es anarquista y libertario, sino amistoso y cálido con el poder y el parloteo de la izquierda. Además, ¡tiene estrechas relaciones con el gobierno!

En un ecosistema de 20,000 tokens con una capitalización de mercado, este era su esquema para destacar. Y efectivamente, en nuestros tiempos de engaño, fue una estafa que funcionó.

Hasta que no lo hizo. El mundo de las criptomonedas se enfrentó a enormes problemas este año con el agotamiento de la liquidez en todas las direcciones, en parte debido al fin de 14 años de dinero barato hecho posible por las tasas de interés cero impuestas por la Fed, que hacían parecer que la liquidez llovía a diario. Una vez que comenzó el endurecimiento, todo llegó a su fin.

Afortunadamente, el declive y la rápida caída de FTX esperaron hasta dos días después de las elecciones de mitad de periodo que financió su empresa. Ahora puede imaginarse la inquietud que existe en toda la maquinaria del Partido Demócrata. Solo se puede comparar con el terror que sintieron los principales medios de comunicación cuando se hizo evidente que el producto del principal anunciante, Pfizer, no funcionaba como se había prometido a pesar de haber sido impuesto a miles de millones de personas en todo el mundo.

Si usted no era un cínico antes, esto seguramente cierra el trato. Es un chanchullo. Toda la maldita maquinaria.

Tal vez FTX sea a nuestros tiempos lo que Lehman Brothers fue a 2008 o tal vez sea mucho más corrupto y sus fracasos abran una ventana a todo el oscuro mundo de las finanzas, las campañas, la política exterior y los quid pro quos para los próximos tiempos. Mucho depende del florecimiento del periodismo independiente y de la capacidad de Twitter para hacer correr la voz, que es precisamente por lo que odian tanto a Elon Musk en estos momentos.

Hay que tener en cuenta que todo este chantaje habría continuado durante muchos más años si no hubiera intervenido la realidad de las fuerzas económicas. Es una mala suerte para los estafadores en la sombra de la maquinaria política de este país que existan cosas como los balances, pero existen. Ahora es el momento de una investigación a fondo. Sam podría haber esperado que se volvería “demasiado grande para ir a la cárcel”, como dijo un chismoso, pero parece que su suerte se ha agotado.

Jeffrey A. Tucker – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: