Estudio: Muchos estadounidenses aceptan trabajo extra para afrontar el aumento de la inflación

Comparte este artículo:

Un repartidor de Doordash conduce su bicicleta en Church Avenue en el vecindario Flatbush de Brooklyn, el 4 de diciembre de 2020 en la ciudad de Nueva York. (Foto de Michael M. Santiago/Getty Images)

En el actual entorno inflacionista, muchos estadounidenses tienen dificultades para llegar a fin de mes, por lo que están aceptando trabajo extra para poder afrontar el incremento del costo de vida, según una nueva encuesta.

Según un estudio realizado por Insuranks.com, el 93 por ciento de los estadounidenses que trabajan tienen un trabajo extra, al que dedican 13 horas más por semana. Más de la mitad (51 por ciento) reveló que actualmente están pensando en iniciar otra forma de empleo. Algunos de los trabajos secundarios más comunes incluyen realizar encuestas en Internet, vender artículos nuevos y usados en ​​Internet, hacer trabajos independientes y trabajar a tiempo parcial.

La encuesta, realizada a 1000 estadounidenses empleados de tiempo completo y parcial, señaló que el 44 por ciento dice que el trabajo secundario es para llegar a fin de mes y cubrir sus facturas. El veintiocho por ciento señaló que están realizando el trabajo extra porque la inflación está elevando los costos, mientras que el 26 por ciento quiere pagar su deuda más rápido.

“El 2022 se perfila como un año impredecible para los estadounidenses desde el punto de vista financiero”, afirma el informe. “Dado que la inflación ejerce una presión adicional sobre nuestras cuentas bancarias, y una inminente recesión, es posible que se pregunte qué puede hacer para ganar algo de dinero extra aparte”.

“No hay escasez en los posibles trabajos secundarios, y la mayoría solo requiere un registro fácil a través de una app. Pensando en Uber, Etsy, DoorDash y Depop. La lista de posibles trabajos secundarios está creciendo y no faltan oportunidades para aquellos que quieran ganar un poco de dinero extra”.

El logotipo de Uber se ve en la segunda Cumbre anual de Uber Elevate, el 8 de mayo de 2018 en el Skirball Center en Los Ángeles, California, EE.UU. (ROBYN BECK/AFP/Getty Images)

Aunque el mercado laboral ha estado activo, se han generado contratiempos en el frente laboral. El promedio móvil de cuatro semanas para las solicitudes iniciales de desempleo, que elimina la volatilidad de una semana a otra, ha estado aumentando desde principios de abril. En la semana que terminó el 11 de junio, el promedio de cuatro semanas subió a un máximo de seis meses de 218,500, según la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS, por sus siglas en inglés) (pdf).

Además, un informe reciente de Morning Consult reveló que la actividad de búsqueda de empleo se ha enfriado desde inicios de marzo, mientras que las mejoras en la tasa de desempleo se han estancado en varios grupos de ingresos.

Mientras tanto, otros estudios han destacado la tensión financiera a la que se enfrentan los hogares debido a la inflación desenfrenada de los precios.

Un nuevo estudio de Numerator Realities & Routines reveló que muchos consumidores están respondiendo al aumento de los precios recortando los gastos no discrecionales. Según la encuesta, el 66 % de los hogares en “dificultades” están recortando sus gastos no esenciales, incluidos salidas a comer (59 %), los alimentos no esenciales (57 %), ropa (54 %) y viajes (42 %).

Con un aumento del 10 por ciento en los precios de los alimentos en mayo, el aumento de los costos de la tienda de alimentos cercana son la principal preocupación de la mayoría de los estadounidenses, superando los precios de la gasolina, señaló una encuesta realizada por The Harris Poll para Alpha Foods.

En respuesta a la creciente inflación de los alimentos, el 52 por ciento de los consumidores van menos al supermercado, el 45 por ciento compra marcas genéricas y el 33 por ciento compra a granel.

Un informe detallado de Consumer Pulse de McKinsey reveló que la inflación está ralentizando el crecimiento del volumen de compras de los consumidores y los obligó a priorizar sus gastos.

“Los consumidores compraron principalmente bienes en lugar de servicios o experiencias”, explicó el informe.

En mayo, las ventas del sector minorista cayeron un 0.3 por ciento, por debajo del aumento del 0.7 por ciento de abril. Se trata de la primer caída en las ventas del sector minorista desde diciembre, según datos de la Oficina del Censo.

Los distribuidores están tomando en cuenta estas tendencias de consumo, dice MarketResearch.com, un proveedor de inteligencia global. La empresa señaló que los consumidores reducirían sus gastos en artículos discrecionales (ropa y productos electrónicos), utilizarían marcas privadas y recurrirán a minoristas de bajo costo.

De hecho, un nuevo análisis de la Federación Nacional de Minoristas (NRF, por sus siglas en inglés), utilizando datos de la Oficina del Censo, señaló que a los hogares de bajos ingresos les resulta difícil afrontar la situación.

“Conforme aumenta la presión inflacionista, ésta empieza a afectar a una franja más amplia de los hogares estadounidenses”, señaló la organización minorista. “Mientras que casi el 60 % de los hogares que ganan menos de 25,000 dólares declaran actualmente tener dificultades para pagar los gastos habituales del hogar, los hogares con mayores ingresos se están recuperando rápidamente. Esto se volverá aún más problemático a medida que la Fed siga subiendo los intereses y aumente el costo de la deuda en la que los estadounidenses confían para pagar sus facturas”.

La confianza del consumidor ha sido destrozada. El Índice de Sentimiento del Consumidor de la Universidad de Michigan cayó a 50.2 en junio, por debajo del 58.4 de mayo—cualquier valor por debajo de 50 indica contracción. La medición fue más baja que el pronóstico del mercado de 58.

El informe mensual también señaló que el Índice de Expectativas del Consumidor cayó a 46.8, mientras que el Índice de Condiciones Actuales se redujo a 55.4.

Los estadounidenses se preparan para un aumento de inflación más alto, y el 46 % identifica la inflación como la principal causa de sus opiniones bajistas sobre la economía. El informe de junio destacó que las expectativas de inflación a un año subieron al 5.4 %, mientras que las proyecciones de inflación a cinco años aumentaron al 3.3%.

“En general, los precios de la gasolina afectaron mucho a los consumidores, lo que no fue una sorpresa dado el aumento de 65 centavos en los precios nacionales de la gasolina desde el mes pasado (AAA)”, dijo Joanne Hsu, la directora de Encuestas de Consumidores en el informe. “La mitad de los consumidores mencionaron espontáneamente la gasolina durante sus entrevistas, en comparación con el 30 % en mayo y solo el 13 % hace un año”.

Al final, casi el 40 por ciento de los hogares de EE. UU. espera que su situación financiera sea mucho o algo “peor” que en el mismo período hace un año, según el informe de la Junta de la Reserva Federal de Nueva York sobre las Expectativas del Consumidor en mayo. El mismo estudio destacó que las expectativas de crecimiento de los ingresos de los hogares a un año se redujeron al 3.2 por ciento, mientras que las expectativas de crecimiento del gasto se dispararon al 9 por ciento.

Janet Yellen espera una inflación “inaceptablemente alta” en 2022

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, cree que la inflación “inaceptablemente alta” estará aquí en 2022, y el domingo dijo al programa “This Week” de ABC que el incremento de los precios son un problema “global, no local”.

“Es poco probable que estos factores disminuyan de inmediato”, dijo. “Hay muchas incertidumbres relacionadas con el desarrollo mundial”.

Dicho esto, Yellen descartó las preocupaciones sobre la recesión, explicando que los ahorros durante la pandemia y un mercado laboral en auge no hacen inevitable una recesión económica.

Brian Deese, director del Consejo Económico Nacional del presidente Joe Biden, ofreció una perspectiva diferente sobre la inflación. En declaraciones a “Face the Nation” de CBS el domingo, Deese citó a “pronosticadores independientes” que “consideran que la inflación comienza a moderarse en el transcurso del año”.

Durante la reunión de política del Comité Federal de Mercado Abierto de este mes, la Reserva Federal elevó su pronóstico de inflación para 2022 del 4.3 por ciento al 5.2 por ciento. Sin embargo, el banco central redujo sus proyecciones para 2023 y 2024 a 2.6 por ciento y 2.2 por ciento, respectivamente.

Andrew Moran – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: