Epidemia de opioides en USA: ¿cómo se llegó a las 68.000 muertes en un año?

Comparte este artículo:

Hace casi 40 años, una etiqueta esencial dejó de aparecer en ciertos tipos de medicamentos que alivian el dolor. Si bien en ese momento no parecía tener mucha importancia, resultó ser el origen de una crisis que afecta a millones de personas en los Estados Unidos. Por ejemplo, en el 2020, 68.630 personas perdieron la vida por sobredosis de opioides, lo que representó el 74 % de todas las muertes por sobredosis de drogas.

¿Cómo se originó la epidemia de opioides?

Antes de comenzar con la historia, es necesario conocer qué es y cómo funcionan los opioides. Según el sitio web de Mayo Clinic, se trata de “un grupo amplio de medicamentos analgésicos que interactúan con los receptores de opioides de las células”, los cuales “se distribuyen por la sangre y se unen a los receptores de opioides en las neuronas cerebrales”, liberando “señales que amortiguan tu percepción del dolor y aumentan la sensación de placer”.

Antes de la década de 1980, los medicamentos para aliviar el dolor venían con una etiqueta muy clara y en la que se leía lo siguiente: “Pueden causar adicción”.

Según Mayo Clinic, una vez que los opioides ingresan al cuerpo, liberan “señales que amortiguan tu percepción del dolor y aumentan la sensación de placer”. (Fuente: NIDA)

Sin embargo, las percepciones comenzaron a cambiar luego de dos acontecimientos clave. El primero fue una carta al editor que apareció en la New England Journal of Medicine, redactada por el Dr. Herschel Jick, quien analizó registros hospitalarios junto a su asistente Jane Porter, para luego concluir que “a pesar del uso generalizado de estupefacientes en los hospitales, el desarrollo de la adicción es raro en pacientes médicos sin antecedentes de adicción”.

Según él, solo 4 de 11.000 personas tratadas con opioides desarrollaban la adicción. Durante las siguientes décadas, compañías, médicos y académicos han citado esa carta como supuesta evidencia de una baja probabilidad de adicción a los opioides.

Esta carta al editor es considerada como la que abrió la puerta a la crisis de los opioides

El segundo suceso tuvo lugar en 1986 y constó de un estudio que contó con la participación de solo 38 personas. En él se defendió el uso de opioides para el tratamiento del dolor crónico no relacionado con el cáncer.

A pesar de las escasas evidencias que ambos casos presentaron, gozaron de una relevancia injustificada y terminaron por alentar la percepción de que los opioides no eran adictivos, si se usaban para tratar el dolor crónico.

Durante la misma década, la denominada “crisis del dolor” hizo que algunos estados aprobaran leyes que permitían que los doctores puedan recetar medicamentos para aliviar el dolor, sin la posibilidad de ser demandados posteriormente.

La explosión en los 90 y el nacimiento del OxyContin

Estas percepciones creadas en la década de 1980 fueron armando, con mucha paciencia, un potente explosivo, que detonó como una gran onda expansiva años más tarde. La narrativa a favor del uso de opioides provocó la popularización del OxyContin de Purdure Pharma.

Según la revista Nature, muchos doctores de la época que trabajan en clínicas privadas se beneficiaban al lograr un aumento en la cantidad de pacientes.

Las farmacéuticas comenzaron a bombardear a los televidentes con anuncios prometedores sobre estos medicamentos. La segmentación fue tal que mostraban generalmente a personas blancas suburbanas y rurales, protagonizando el famoso “antes y después”. En efecto, el comercial más popular de Purdue Pharma fue bautizado como “recuperé mi vida”.

Según el NIDA, el número de fallecidos totales por sobredosis de opioides aumentó más de 300 % en 20 años. (Fuente: NIDA)

Los estados más afectados por la crisis de los opioides han sido Kentucky, Virginia Occidental, Pennsylvania, Arizona, Ohio, Indiana, Tennessee, Massachussets, Maine, entre otros.

Con el aumento de las recetas médicas de opioides aumentando en números exagerados, algunos pacientes con espíritu emprendedor comenzaron a revender los medicamentos, ayudando a su distribución y, por supuesto, a expandir las adicciones.

La crisis de opioides en números

De acuerdo con los números del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA, por sus siglas en inglés), el número de fallecidos totales por sobredosis de opioides aumentó más de 300 % en 20 años. Si bien en 1999 la cifra no pasaba los 20.000, para el 2020 los fallecidos fueron 68.630.

Si buceamos un poco más en los datos, resulta que en los últimos 16 años murieron más de 10.000 personas al año a causa de opioides médicamente recetados, llegando al pico en 2017, cuando los decesos fueron 17.029.

Joaquin Núnez – El American


Comparte este artículo: