Encuentro Francisco – Kirill en La Habana: Preocupantes Dimensiones Políticas

Comparte este artículo:

FRANCISCO KIRILLEn el actual contexto de Cuba, Rusia, China, Venezuela y Bolivia, la promoción de un diálogo con lobos y chacales suscita los más dolorosos problemas de conciencia en muchos de sus habitantes; en efecto, ese diálogo con los lobos, traspuesto al plano político, puede presionar y hasta hacer ceder a quienes actualmente se resisten heroicamente y pacíficamente, por fidelidad a sus principios anticomunistas, a un diálogo fraudulento.

1.

El anunciado encuentro en La Habana entre el papa Francisco y el patriarca ortodoxo de Moscú Kirill, que se realizará el próximo viernes 12 de febrero, posee  importantes dimensiones religiosas, que los especialistas se están encargando de comentar; al mismo tiempo, el referido encuentro tiene dimensiones políticas también importantes. Se enumeran a continuación, esquemáticamente, algunos preocupantes ejemplos del plano político.

2.

Francisco vuelve a Cuba comunista cinco meses después de su visita a la isla-cárcel, que se realizó em septiembre de 2015, caracterizada por gestos, dichos y omisiones que favorecieron al régimen y lo fortalecieron políticamente. Desde el punto de vista de la causa de la libertad en Cuba, y considerados sus reflejos políticos y diplomáticos, el resultado de ese viaje fue simplemente lamentable y dejó un sabor amargo: el régimen se fortaleció y la represión aumentó.

3.

El hecho de haber escogido a Cuba comunista como lugar del encuentro Francisco – Kirill, contribuye a prestigiar a los tiranos de La Habana como anfitriones y mediadores supuestamente confiables. Según noticia de AFP desde Ciudad del Vaticano, reproducida por varios medios de comunicación, el portavoz de la Santa Sede, padre Federico Lombardi, habría destacado en contexto elogioso ese papel mediador y de anfitrión del dictador Castro.  No es en vano que Castro declaró sentirse “honrado” con la perspectiva del próximo encuentro de ambos líderes religiosos en La Habana. Por otro lado, del punto de vista político y publicitario, el referido encuentro posee un efecto maquillador de las fauces y garras del régimen. Es lo que,  de manera similar, ocurre con la utilización publicitaria que el régimen cubano hace de los diálogos del gobierno colombiano con los narco-guerrilleros de las FARC, también en La Habana, en la propia boca del lobo: contribuyen a limar sus colmillos, como si el régimen castrista fuera un anfitrión confiable.

4.

Kirill tiene un lamentable pasado colaboracionista con el régimen soviético. Cuando en 2009 fue electo patriarca de Moscú, el periódico italiano “Il Giornale”, en detallado reportaje, reveló que tanto Kirill cuanto su antecesor habrían sido agentes de la KGB. En el artículo se añadió que el nuevo patriarca era inclusive conocido en ambientes de la KGB como el agente Mikhailov. Dos meses antes de su elección, en octubre de 2008, Kirill visitó La Habana, donde hizo elogios al dictador Fidel Castro y éste retribuyó diciendo que el visitante era un gran aliado de Cuba comunista en la lucha contra el llamado imperialismo.

5.

Kirill, junto con su pasado procomunista, tiene un presente no menos lamentable de apoyo al dictador Putin.  Por ejemplo, el patriarca ortodoxo es uno de los mayores responsables por el hecho de que los católicos rusos sean considerados como ciudadanos de segunda categoría, y vivan en una virtual catacumba política y psicológica.

6.

El patriarca Kirill, junto con los dirigentes ortodoxos rusos, detesta especialmente a los católicos ucranianos, que en materias políticas continúan mayoritariamente teniendo posiciones anticomunistas. Cuando en 2014 el parlamento ucraniano destituyó al presidente pro ruso Viktor Yanukovych, Putin invadió Crimea y amenazó con invadir Ucrania. Kirill no llegó a justificar directamente una invasión, pero sí lo hizo indirectamente, responsabilizando a los católicos ucranianos, conocidos como uniatas, por la pérdida de poder político que dirigentes ucranianos pro rusos fueron teniendo.

7.

En resumen, se puede decir que el próximo diálogo de Francisco con Kirill, visto desde el ángulo de la causa de la libertad, podrá afectar especialmente la situación interna en Cuba comunista, favoreciendo una vez más a la dictadura;  y en Ucrania, podrá debilitar la posición de los ucranianos que tuvieron el coraje de romper con el régimen soviético, de enfrentar políticamente al autoritario régimen putinista y de no dejarse engañar por el brazo religioso del Kremlin, actualmente constituido por los seguidores de Kirill.

8.

En el actual contexto de Cuba, Rusia, China, Venezuela y Bolivia, la promoción de un diálogo con lobos y chacales suscita los más dolorosos problemas de conciencia en muchos de sus habitantes. En efecto, el diálogo con los lobos, traspuesto al plano político, puede presionar y hasta hacer ceder a quienes actualmente se resisten heroicamente y pacíficamente, por fidelidad a sus principios anticomunistas, a ese diálogo fraudulento.


Comparte este artículo: