El Papa Francisco dio una misa en la Habana ante una pintura del Che Guevara y la estatua de Jesucristo

Comparte este artículo:

th-27Hoy 20 de Septiembre del 2015, tuve la oportunidad de ver a través del Internet algo único. Al día siguiente de su arribo a Cuba, el Papa Francisco dio una misa en la Plaza de la Revolución de la Habana.

Como era de esperarse, el evento hizo noticias alrededor del mundo. La razón es obvia; es raro presenciar una misa del jefe de la santa sede católica en un país comunista donde no existe libertad de religión por más de 50 años.

Antes del histórico evento el gobierno emprendió una serie de detenciones contra diferentes opositores del régimen castrista. Según un reporte de las Damas de Blanco, (Grupo de esposas y familiares de presos políticos) a algunas de ellas ni siquiera se le permitió ver la misa por televisión.

Durante la ceremonia, a la cual asistieron miles de cubanos, el dictador Raúl Castro y la presidenta de argentina Cristina Fernández; el pontífice, entre otras cosas, habló sobre la necesidad de “servir a las personas y no a las ideas.”

Durante su arribo a Cuba, el Papa no hizo mención alguna sobre la falta de libertades, la persecución religiosa, o las violaciones a los derechos humanos que el pueblo cubano padece por décadas bajo la bota de los hermanos Castro.

La falta de criticismo del Papa Francisco al régimen comunista de Cuba no es sorpresa. Al respecto, el Papa es conocido por su apertura a líderes Marxistas Socialistas en América Latina. Poco después que Francisco llegó a la Habana, Raúl Castro defendió el sistema comunista de la isla y alabó la posición anti-capitalista del sumo pontífice.

Recordemos que el Papa Francisco jugó un papel crucial en el restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. Francisco también está opuesto al embargo impuesto al régimen comunista. Para muchos, el criticismo del Papa al sistema de gobierno capitalista y el silencio ante los abusos y crímenes cometidos en Cuba, es simplemente inaceptable.

Lo que más me llamó la atención del evento en la Habana fue el hecho que la misa se celebró en la Plaza de la Revolución, con una pintura inmensa del asesino comunista Che Guevara a un lado, y la estatua de Jesucristo en otro lado. Qué falsa representación y falta de respeto al mundo cristiano!

Unknown-40

El Papa Francisco terminó la misa diciendo: “por favor les pido que no se olviden de rezar por mí.” Es el deseo de este escritor que el pueblo cubano nunca deje de rezar por la restauración de las libertades y los derechos humanos arrebatados por los hermanos Castro hace más de cinco décadas.

El Senador Marco Rubio también se unió a las plegarias por los cubanos y dijo que “el Papa puede usar su autoridad moral para inspirar la verdadera libertad religiosa, y acercarnos al día en que la libertad, finalmente, pueda echar raíces en el país de la isla; porque sólo entonces el pueblo de Cuba prosperará y tendrá la oportunidad de vivir el plan de Dios.”


Comparte este artículo: