El desarme unilateral de Obama

Comparte este artículo:

David E. Sanger escribió un artículo llamado “Obama to Renew Drive for Cuts in Nuclear Arms” (Obama comenzará su esfuerzo de reducir el arsenal nuclear) que fue publicado en el periódico New York Times el 10 de febrero de 2013. Sanger explicó que actualmente tenemos unas 1700 armas nucleares entre submarinos nucleares, bombarderos nucleares y misiles intercontinentales de tierra. El presidente Obama quiere reducir un tercio de nuestro arsenal nuclear y mantener alrededor de 1000. Esto fue ocultado al pueblo estadounidense durante la campaña presidencial, como señala el periodista, ya que Obama no quería que Mitt Romney usara la reducción del arsenal nuclear como un asunto de su campaña.

Romney había declarado con mucha razón que Rusia es nuestro enemigo Número Uno geoestratégico y Obama se había burlado de él diciendo que Romney no se había movido más allá de la Guerra Fría. Obviamente Vladimir Putin quiso que Obama fuera reelecto en 2012, al igual que en 2008, pensando que Obama sería débil y John McCain y Mitt Romney serían fuertes. Por desgracia, el inexperto e ignorante presidente triunfó en las dos elecciones con fraude masivo y por lo tanto la seguridad nacional de nuestro país se encuentra en grave peligro, no solo por la amenaza de Rusia, sino también de China, Irán, Corea del Norte, Venezuela e islamistas radicales.

Ahora ya sabemos el significado de las palabras de Obama, sin saber que había un micrófono abierto, a Dimitri Medvedev, “después de las elecciones tendré más flexibilidad”. Obama le pidió descaradamente a Medvedev que le pidiera a Putin que le “diera espacio”. Romney y otros senadores republicanos protestaron de esta conversación expresando mucha preocupación ya que de ser reelecto Obama haría concesiones a Rusia que dañarían nuestra seguridad nacional. Y lamentablemente así ha sucedido.

Obama había logrado con gran dificultad que los republicanos en el Senado aprobaran el Tratado Start en 2009 donde nuestra nación se comprometía a reducir nuestro arsenal nuclear a 1550 para 2018. Para Obama no fue suficiente y ahora quiere que tengamos solo 1000 armas nucleares este año. Con el fin de convencer a los senadores republicanos en el 2009, Obama les prometió invertir $80 billones en un período de 10 años para modernizar los laboratorios de armas. Una vez más, Obama engañó a los senadores republicanos ya que ahora va a reducir este programa. Obama miente frecuentemente y su palabra no es fiable. El presidente ha declarado que su intención es eliminar por completo nuestro arsenal nuclear, algo que nos va a destruir como superpotencia mundial y permitirá a Rusia y a China conquistarnos.

Obama sabe perfectamente que los senadores republicanos nunca aprobarán la drástica reducción de un tercio de nuestro arsenal nuclear en un nuevo tratado con Rusia. Su funesto e inconstitucional plan es llegar a un acuerdo informal con el dictador ruso Putin para así reducir nuestro arsenal nuclear sin hacer un tratado formal que tendría que ser aprobado y ratificado por dos tercios de los senadores presentes (Artículo 2, Sección 2 de la Constitución).

Obama, quien ha  destruido la separación de poderes de la Constitución al legislar con decretos ejecutivos y regulaciones de sus agencias y departamentos que tienen el efecto de leyes, ahora quiere usurpar el poder del Senado de ratificar tratados. Espero que este plan no sólo sea denunciado por los senadores, sino también que les presenten una demanda al presidente por violación de la Constitución ante una corte federal.

Su prepotencia y arrogancia fue demostrada una vez más en su discurso “State of the Union” del 12 de febrero de 2013 al decirle al Congreso que si no pasan la ley que regula las emisiones de carbón o “Cap and Trade”, él lo hará con una orden ejecutiva o regulación. Obama siente un profundo desprecio por nuestra Constitución y está gobernando como si fuera un dictador al hacer irrelevante al Congreso.

Rusia nunca ha respetado tratados, opuesto a los Estados Unidos que los cumple fielmente. Obama es un verdadero idiota si piensa que Putin va a respetar un acuerdo informal con él de reducciones mutuas de armas nucleares. Rusia y China están mejorando e incrementando rápidamente su arsenal nuclear aprovechando que tenemos a un presidente que es prepotente con respecto a asuntos domésticos pero impotente con respecto a nuestros enemigos en el exterior.

Corea del Norte escogió el día del discurso de Obama del “State of the Union” para detonar en un test una bomba nuclear por tercera vez, desafiando así a nuestra nación y al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Japón, Corea del Sur y otros aliados de Asia están alarmados con la conducta  de Corea del Norte y el peligro inminente para su seguridad nacional sobre todo teniendo a Obama de presidente. Al mismo tiempo, Corea del Norte mejora sus misiles intercontinentales para poder atacarnos. El Primer Ministro israelita Benjamín Netanyahu declaró el mismo día que Irán ha instalado nuevas centrífugas para enriquecer uranio y obtener más rápido armas nucleares. Irán también está mejorando sus misiles de largo alcance. Debido a los tantos peligros que afrontamos, éste no es el momento de reducir nuestro arsenal nuclear y cortar drásticamente el presupuesto del Pentágono.

Kenneth R. Timmerman, autor de varios libros y experto en Irán, escribió un artículo llamado “Fear of a Nuclear D-Day” en la revista Newsmax en mayo de 2010 donde explicó que el objetivo primordial de terroristas islámicos es detonar una bomba nuclear en los Estados Unidos. Expuso en su artículo que el RAND Corporation recibió fondos para estudiar los efectos y repercusiones de un ataque nuclear contra nuestra nación del Departamento de Seguridad Nacional. El estudio de RAND describió como un barco procedente de Malasia llega al puerto de Long Island, California y al comenzar a descargarlo explota una bomba nuclear de 10 kilotones, parecida a la que destruyó Hiroshima en 1945.

Como explota a nivel del mar no hace tanto daño como una bomba nuclear detonada en la atmósfera. Aún así, 60,000 personas mueren en un instante y unas 150,000 sufren daños por la radiación. La ciudad de Los Ángeles es evacuada creando pánico y accidentes mientras más de 6 millones tratan de huir al mismo tiempo. El costo de esta explosión nuclear será mayor a un trillón de dólares.

Otras consecuencias serias serían las siguientes:

  • Los mercados y las bolsas a nivel mundial se disuelven en el caos.
  • El sistema de transporte por mar, tren y aire se detiene.
  • El precio del petróleo se desploma.
  • Saqueo y violencia surgen en Los Ángeles y áreas cercanas.
  • La guardia nacional es llamada a restaurar el orden.

¿Cuán real es esta situación? De acuerdo con expertos, esto puede ocurrir y de pasar esta gran tragedia los Estados Unidos no está preparada para afrontar esta crisis. El director del F.B.I., Robert Mueller, declaró al Congreso en marzo de 2010 que “al Qaida continúa sus esfuerzos para obtener armas químicas, biológicas o nucleares y esto plantea una seria amenaza para los Estados Unidos”. Mueller dijo “Osama bin Laden ha dicho que obtener Weapons of Mass Destruction o  WMD (Armas de Destrucción Masiva) es una ´obligación religiosa´ y que quiere perpetrar un ‘Hiroshima’ a los Estados Unidos”. Por suerte los Navy Seals eliminaron a este terrible terrorista responsable por la muerte de 3000 estadounidenses y más de un trillón de daños de propiedad. Sin embargo, al Qaida está más fuerte que nunca y se ha extendido por el norte de África. Los islamistas radicales quisieran poder atacarnos con Armas de Destrucción Masiva y cumplir con el sueño de Osama bin Laden.

La bipartidista Comisión por la Prevención de Destrucción de Armas de Destrucción Masiva y Terrorismo ha advertido “que lo mas probable es que terroristas atacaran a una gran ciudad en el mundo con un WMD en el futuro”. Timmerman explica que los terroristas pueden hacer esto comprando WMD, recibiéndolo de una nación que odia a los Estados Unidos o robándoselo.

Debido a este creciente peligro el presidente Barack  Obama reunió a líderes de 30 naciones en Washington, D.C. en abril de 2010. El presidente Obama expresó que “el terrorismo nuclear es la más inmediata y extrema amenaza a la seguridad global”. El propósito de la reunión fue el de cómo asegurar que materiales nucleares no fueran robados y el de cómo interceptar y parar el tráfico ilícito de materiales nucleares.

De acuerdo con Timmerman el mayor peligro lo representan naciones que apoyan el terrorismo como Irán y Corea del Norte. Es posible que Irán ya haya adquirido bombas nucleares o que pronto las tendrán y sabemos que Corea del Norte está produciendo más bombas nucleares.

El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, y el moribundo presidente de Venezuela, Hugo Chávez,  comparten un profundo odio contra los Estados Unidos. Desde el 2008 la aerolínea de Irán ofrece vuelos a Caracas, Venezuela y cuando aterrizan sus aviones en el aeropuerto de Caracas guardias de seguridad de Irán sellan el aeropuerto por dos horas. Los iraníes personalmente cargan y descargan sus aviones sin permitir que los venezolanos los supervisen. Irán tiene varias fábricas en el interior de Venezuela donde fabrican aviones sin pilotos o “drones”, tractores, automóviles y piezas para cohetes. Irán también está sacando uranio de Venezuela. Chávez les está proporcionando pasaportes venezolanos a los iraníes y ellos pueden fácilmente volar a México y penetrar los Estados Unidos al igual que millones de ilegales de todas partes del mundo, incluyendo países del Medio Oriente.

Terroristas de Irán, de acuerdo con Timmerman, pudieran traer uranio enriquecido y armar una bomba nuclear dentro de los Estados Unidos y después detonarla. Es por este motivo que el gobierno de Chávez representa un peligro inminente a la seguridad de los Estados Unidos, aparte de los que está haciendo en Latino América con sus  petrodólares para así ayudar a comunistas a alcanzar y mantenerse en el poder.

El presidente Barack Obama no está afrontando el peligro que representa Venezuela con la seriedad e importancia necesaria. Recordemos el papelazo que hizo Obama abrazando a Chávez en Trinidad y después aceptando y agradeciéndole a Chávez el insulto de haberle dado un libro que atacaba duramente a los Estados Unidos. Antes de las elecciones presidenciales del 2012, Obama declaró que Venezuela no representaba ningún peligro para nuestra nación. Romney y congresistas cubanoamericanos denunciaron tan estúpidas declaraciones.  Obama ha leído una gran multitud de libros marxistas cuando estaba en high school y en la universidad y desafortunadamente ha incorporado ideas socialistas y anti-norteamericanas en su política doméstica e internacional. Obama quiere que dejemos de ser una superpotencia mundial porque, como su pastor Jeremiah Wright, piensa que nuestra nación es el enemigo Número Uno del Mundo.

Otro peligro que afrontamos es el de la llamada “dirty bomb”, una bomba con materiales radioactivos que se detona con explosivos convencionales. José Padilla fue arrestado en 2002 por planear la detonación de un “dirty bomb” en Chicago. Afortunadamente funcionarios de la C.I.A. y de Pakistán arrestaron a un grupo de terroristas en Pakistán en 2002. Uno de ellos, Abu Zubaydah, rehusó hablar. Después que fue “waterboarded” (ahogamiento falso que consisten en meterle la cabeza en un cubo de agua) comenzó a hablar y delató a José Padilla. Desafortunadamente el presidente Obama prohibió “waterboarding” y otras fuertes técnicas de interrogatorios. Esta prohibición de Obama pone en peligro nuestra seguridad nacional. De haber tenido éxito Padilla, el centro de Chicago se hubiera contaminado de radioactividad y tendrían que pasar muchos años antes de que se pudiera vivir ahí nuevamente. Los “dirty bombs” son una amenaza seria pues puede dañar por años ciudades de nuestra nación. Sería devastador si un “dirty bomb” explotara en Wall Street, New York o en el centro de Washington, D.C. y la Casa Blanca, el Congreso, la Corte Suprema, el Pentágono, el F.B.I., la C.I.A. y otros organismos del gobierno no pudieran ser usados durante años, aparte de la terrible tragedia de los miles de muertos.

Otro gran peligro a nuestra nación es el EMP (electromagnetic pulse) o el PEM (pulso electromagnético). Si una nación enemiga disparara un cohete balístico intercontinental y explotara una bomba nuclear alto en la atmósfera en el centro de los Estados Unidos esta explosión nuclear generaría pulsos electromagnéticos que destruirían el “electric grid” (sistema eléctrico) de nuestra nación. El PEM también destruiría todos los equipos eléctricos y ordenadores (computers). Al no tener electricidad, entre el 80% a 90%  de la nación moriría de hambre en un año.

En un informe del United States EMP Commission publicado en 2008 decía que “Las armas Super-EMP  pueden destruir incluso los mejores sistemas de protección eléctrica tanto militares como civiles de los Estados Unidos”. En un estudio sobre EMP del Heritage Foundation publicado el 15 de agosto de 2011 señala que el gobierno no ha hecho nada para prepararse e impedir un ataque de EMP y que nos encontramos en un gran peligro porque nuestros enemigos saben que estamos muy vulnerables. Obama no ha hecho nada al respecto ni tampoco ha mejorado nuestro escudo anti misiles. Su gran irresponsabilidad amenaza seriamente la seguridad nacional.

La función más importante de un presidente de esta nación es protegernos de nuestros enemigos y hacer todo lo posible por evitar un ataque cibernético, químico, biológico o nuclear contra nuestra nación. Lamentablemente  el presidente Barack Obama nos está desarmando unilateralmente e ignorando los graves peligros que enfrentamos. Los congresistas y senadores deben denunciarlo antes de que nos pueda destruir.

 


Comparte este artículo: