EEUU y Europa autorizaron las vacunas contra Ómicron: 3 claves para saber en qué se diferencian de las actuales

Comparte este artículo:

“Estas vacunas son versiones adaptadas de las vacunas originales Comirnaty de Pfizer y Spikevax de Moderna destinadas a atacar las subvariantes de Ómicron” (Getty)

Las formulaciones bivalentes están diseñadas para proteger contra la cepa original del SARS-CoV-2 y la variante más contagiosa Ómicron. Quiénes deben recibirlas y cuándo.

Luego de que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los EEUU autorizara el último día de agosto las vacunas de Pfizer y Moderna contra el coronavirus actualizadas contra las subvariantes Ómicron más contagiosas, hizo lo propio ayer la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

El organismo respaldó este jueves autorizar en la Unión Europea (UE) el uso de las vacunas adaptadas a las nuevas variantes del SARS-CoV-2 desarrolladas por las farmacéuticas estadounidenses como refuerzo para una protección más amplia contra el COVID-19 en personas mayores de 12 años.

“Estas vacunas son versiones adaptadas de las vacunas originales Comirnaty (Pfizer/BioNTech) y Spikevax (Moderna) destinadas a atacar la subvariante Omicron BA.1, además de la cepa original de SARS-CoV-2. Las vacunas se adaptan (es decir, se actualizan) para que coincidan mejor con las variantes que circulan”, señaló la agencia europea.

Las vacunas no están actualizadas para los tipos BA.4 y BA.5 más nuevos y más infecciosos que se han vuelto dominantes en todo el mundo, y se espera una decisión sobre una vacuna para contrarrestar esas variantes en unas semanas.

Las vacunas de refuerzo previas brindaron una protección sólida contra las complicaciones graves, sin embargo, hubo personas que tuvieron reinfecciones, sobre todo desde el advenimiento de Ómicron (Getty)

Las vacunas de refuerzo previas brindaron una protección sólida contra las complicaciones graves, sin embargo, hubo personas que tuvieron reinfecciones, sobre todo desde el advenimiento de Ómicron (Getty)

Los estudios analizados por los expertos de la EMA antes de dar su respaldo a estas vacunas demostraron que ambos preparados “pueden desencadenar fuertes respuestas inmunitarias” contra BA.1 y la variante original del virus en personas previamente vacunadas con la pauta primaria, y fueron “particularmente eficaces” en proteger contra la subvariante de Ómicron que los preparados originales que se usaron hasta ahora en las campañas de vacunación.

En los EEUU, los refuerzos, luego de recibir la autorización de uso de emergencia de la FDA, obtuvieron ayer la aprobación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y sus asesores. Y si todo sale como se espera, algunas dosis podrían estar disponibles este fin de semana, con más disponibles justo después del Día del Trabajo en ese país. Luego de eso, estarán disponibles en los mismos lugares donde estaban disponibles los refuerzos y las vacunas anteriores: consultorios médicos, hospitales, farmacias y clínicas de salud comunitarias.

– ¿El nuevo refuerzo ofrece mejor protección que los anteriores?

Anthony Fauci dijo que los refuerzos actualizados deberían mejorar la protección incluso si surge una nueva variante (Andina)

Anthony Fauci dijo que los refuerzos actualizados deberían mejorar la protección incluso si surge una nueva variante (Andina)

Las vacunas de refuerzo previas brindaron una protección sólida contra las complicaciones graves. Sin embargo, hubo personas que tuvieron reinfecciones incluso poco después de recibir las vacunas de refuerzo. Y esta situación se incrementó especialmente desde el advenimiento de las subvariantes de Ómicron.

Los médicos esperan ahora que la versión más reciente de los refuerzos ofrezca más protección contra las infecciones posvacunación, pero eso no significa que serán infalibles. “Esto no cambia las reglas del juego”, reconoció Shane Crotty, virólogo del Instituto de Inmunología de La Jolla, para quien sin embargo “va a ser mejor”.

Todavía no hay datos masivos sobre cómo funcionan estas vacunas bivalentes en humanos. Los expertos en enfermedades infecciosas compararon el proceso de creación de los nuevos refuerzos con el de la vacuna anual contra la gripe, que se actualiza cada año y se prueba principalmente en animales, no en humanos.

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, dijo que los refuerzos actualizados deberían mejorar la protección incluso si surge una nueva variante.

Sin embargo, otros científicos son escépticos. “No sabemos qué tan bien funcionarán estas vacunas – dijo Amesh Adalja, especialista en enfermedades infecciosas y académico principal del Centro para la Seguridad de la Salud de la Universidad Johns Hopkins-. Algunos expertos dicen que la escasez de datos humanos podría disminuir el interés de los estadounidenses en el refuerzo.

Las vacunas actuales se adaptaron para que coincidan mejor con las variantes que circulan (Getty)

Las vacunas actuales se adaptaron para que coincidan mejor con las variantes que circulan (Getty)

Es que la vacuna original, que no se había actualizado desde que estuvo disponible a fines de diciembre de 2020, estaba dirigida al virus que surgió en Wuhan, China, una cepa que ya no circula. Los datos humanos sobre la nueva receta no estarán disponibles hasta dentro de uno o dos meses, dijeron las autoridades, hasta que se completen los ensayos clínicos.

– ¿Quiénes y cuándo deben recibir estos refuerzos?

La FDA recomienda que las personas que recibieron recientemente su vacuna inicial o un refuerzo deben esperar al menos dos meses antes de recibir el refuerzo actualizado.

Los expertos coinciden que, en general, las personas deben esperar de tres a seis meses después de la inmunización o la infección.

Eso se debe a que el cuerpo probablemente no generará una gran respuesta inmunitaria tan pronto después de un encuentro previo con el virus, según explicó Aubree Gordon, epidemióloga de la Universidad de Michigan. “Tu nivel de inmunidad es tan alto que simplemente neutralizarás de inmediato el antígeno que se está produciendo; llegas a un techo -señaló-. No hay mucho margen para aumentar más”.

En el misma línea, en el Viejo Continente, las nuevas inyecciones podrían administrarse al menos tres meses después de la última dosis recibida de una vacuna contra el COVID-19, y la agencia alertó que las vacunas originales de Pfizer y Moderna “siguen siendo eficaces (como vacunación primaria) para prevenir enfermedades graves, hospitalizaciones y muertes” asociadas al COVID-19.

Las vacunas de ARNm original, en tanto, seguirán utilizándose para la serie de inoculaciones iniciales, pero no como refuerzo (AFP)

Las vacunas de ARNm original, en tanto, seguirán utilizándose para la serie de inoculaciones iniciales, pero no como refuerzo (AFP)

– ¿Cuál es la diferencia entre los refuerzos de Pfizer y Moderna?

Más allá de la diferencia en los criterios de edad, no existe una distinción práctica entre las vacunas, dijo Peter Chin-Hong, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de California en San Francisco. “Desde la perspectiva del sistema inmunitario, tu cuerpo no recuerda qué marca has usado”, destacó.

La vacuna de ARNm original, en tanto, seguirá utilizándose para la serie de inoculaciones iniciales, pero no como refuerzo. La vacuna ya no está autorizada como refuerzo porque los funcionarios quieren asegurarse de que las personas “obtengan la versión más actualizada de la vacuna de refuerzo”, aclaró Peter Marks, el principal funcionario de vacunas de la FDA.

Infobae


Comparte este artículo: