Economistas señalan que el plan de estímulo de Biden es “económicamente injustificado” y que “incentiva el desempleo”

Comparte este artículo:

Custom Image By FEE | Image Credit PixaBay

Con el creciente eco de economistas pro libre mercado que critican la propuesta del presidente, es de esperar que el público se dé cuenta pronto de que no hay justificación económica para impulsar el gasto político de Biden.

El presidente Biden ha abandonado el compromiso bipartidista y ha impulsado a toda máquina la aprobación de su amplio paquete presupuestario para el COVID-19 de 1,9 billones de dólares. La propuesta del presidente incluye cheques de “estímulo” por un valor de 1.400 dólares para más estadounidenses, 350.000 millones de dólares para rescatar a los gobiernos estatales y locales, una renovación de las prestaciones de desempleo supercargadas hasta septiembre, dinero para la distribución de vacunas, un salario mínimo federal de 15 dólares y mucho, mucho más. Los demócratas del Congreso están decididos a revisar el proyecto de ley en las próximas semanas y aprobarlo a principios de marzo.

Pero el estado de la economía no respalda esta bonanza de gastos, pero ni de lejos.

La Oficina Presupuestaria del Congreso, que no es partidista, proyecta un “rápido” resurgimiento del crecimiento económico y un retorno más lento, pero constante, a los niveles de empleo anteriores a la pandemia sin ningún otro estímulo. (Ya hemos gastado la asombrosa cifra de 4 billones de dólares). Y los principales economistas pro mercado libre entrevistados en exclusiva por la *Fundación para la Educación Económica (FEE) sostienen que el programa de Biden para un estímulo más masivo está impulsado por la política, no por la economía.

“No necesitamos otro estímulo de varios billones de dólares en lo absoluto”, dijo el profesor de economía de Texas Tech, Alex Salter. “Ya hemos gastado 4 billones de dólares en la lucha contra el COVID-19 desde el año pasado. La falta de gastos no es nuestro problema. El gobierno debería gastar más en la producción y distribución de la vacuna, y por lo demás quitarse de en medio”.

Por su parte, el economista Stephen Moore, de FreedomWorks, argumentó que el gasto gubernamental puede ser en realidad negativo para la economía, porque el dinero tiene que salir de otro sitio.

“El dinero de los helicópteros simplemente redistribuye la riqueza, no la crea”, dijo. “No necesitamos este estímulo adicional”.

Moore, que fue uno de los principales asesores económicos del ex presidente Trump, comparó el esfuerzo de Biden con bonanzas de estímulos similares bajo la administración de Obama, que resultaron en la recuperación económica más lenta desde la Gran Depresión.

“Aprendimos del plan de Obama de 830.000 millones de dólares “listos como una pala” que el estímulo keynesiano no funciona”, dijo Moore. “Las propias cifras de Obama indican que acabamos con menos empleos, como si no hubiésemos hecho nada en lo absoluto para ‘estimular’ la economía”.

Otro destacado economista del mercado libre, Robert P. Murphy, miembro del Instituto Mises, ofreció una evaluación similar. Calificó la propuesta de Biden como “económicamente injustificada” y sugirió que “cualquiera de sus buenas características podrían lograrse más directamente a través de otras políticas”.

La bonificación de 400 dólares semanales al subsidio de desempleo incluida en la propuesta de ley incentiva el desempleo porque paga a la gente para que no trabaje.

Los economistas entrevistados por *FEE discreparon no sólo con los enormes niveles de gasto y el precio de etiqueta del plan de Biden, sino también con varias de sus propuestas específicas, como más cheques de “estímulo” y la mayor expansión de los subsidios de desempleo ultra generosos -vendidos originalmente como “temporales” el pasado mes de marzo- que harían que muchos estadounidenses ganaran más dinero al no trabajar, desincentivando así el empleo.

“Más cheques no tiene sentido”, dijo Salter, el economista de *Texas Tech. “Las cuentas de los hogares son fuertes. Muchos hogares ahorraron gran parte de los cheques anteriores. Otro pago directo no tiene nada que ver con la estabilidad económica. Se trata de comprar apoyo político”.

Por su parte, Murphy simpatizó con la situación de los aplastados por los cierres de COVID-19, pero siguió considerando los cheques como una propuesta equivocada.

“Es comprensible que los ciudadanos quieran cheques de ayuda para compensar las medidas coercitivas que les impiden obtener ingresos, pero no deberíamos continuar con esta tendencia de que todo el mundo reciba cheques del gobierno”, dijo. “En última instancia, los ciudadanos no se enriquecen pagando impuestos que luego se les devuelven parcialmente”.

Los economistas fueron especialmente duros con la propuesta de Biden, de ampliar las prestaciones por desempleo muy por encima de los niveles normales. La investigación económica ha demostrado, desde hace tiempo, que los pagos por desempleo prolongan el paro y aumentan el desempleo desde sus bases.

“Lo mejor que podemos hacer para la salud económica a largo plazo es volver a abrir todo de forma segura”.

“Ampliar las prestaciones por desempleo durante una recesión tiene un resultado predecible: una recuperación más lenta del empleo”, argumentó Salter. “Deberíamos ayudar a la gente a volver a trabajar, no hacer que sea más atractivo económicamente quedarse en casa”.

“La bonificación de 400 dólares semanales por desempleo, incluida en el proyecto de ley propuesto, incentiva el desempleo porque paga a la gente para que no trabaje”, añadió Moore. “Aprobar este proyecto de ley significa arriesgarse a perder más de 5 millones de puestos de trabajo, si la gente opta por recibir las prestaciones por desempleo en lugar de trabajar”.

En resumen, sin embargo, todos los economistas coincidieron en que ninguna cantidad de gasto puede “estimular” una economía que en algunos lugares sigue bloqueada, y en muchos lugares sigue restringida al menos parcialmente. Si la gente no puede ir a trabajar legalmente o dedicarse al comercio, ninguna cantidad de impresión de dinero o número de cheques en blanco puede generar prosperidad, coincidieron.

“Lo mejor que podemos hacer para la salud económica a largo plazo es volver a abrir todo con seguridad”, dijo Salter.

Murphy llegó a una conclusión similar, argumentando que “la mejor manera de ayudar a la economía es poner fin a los bloqueos políticos, permitiendo que las empresas, los trabajadores y los clientes encuentren la combinación óptima de medidas de protección frente a la amenaza del COVID-19”.

Por supuesto, la legislación de “estímulo” de Biden es en realidad una lista de deseos políticos, repleta de políticas partidistas como un salario mínimo de 15 dólares y subvenciones para los estados azules mal gestionados. Sin embargo, esto no es evidente en la retórica de Biden ni en la cobertura de los medios de comunicación. Como resultado, la propuesta tiene una buena acogida entre los votantes.

Brad Polumbo – Fundación para la Educación Económica


Comparte este artículo: