DOD “borró” los teléfonos de altos funcionarios de Trump: Las comunicaciones del 6/1 ya no son accesibles

Comparte este artículo:

Una imagen de archivo del escudo del Departamento de Defensa de EE.UU. en el atril de la sala de prensa del Pentágono, en Washington, el 12 de diciembre de 2013. (Paul J. Richards/AFP/Getty Images)

El Departamento de Defensa (DOD) y el Ejército de EE.UU. “borraron” los teléfonos de algunos altos funcionarios de la administración Trump después de que el expresidente dejó el cargo, lo que significa que los mensajes que se enviaron alrededor de la época de la irrupción al Capitolio el 6 de enero ya no son accesibles, según documentos judiciales.

En respuesta a una demanda de la Ley de Libertad de Información (FOIA), presentada por American Oversight, una organización de vigilancia sin fines de lucro, el DOD reconoció que los teléfonos pertenecientes a exfuncionarios del Pentágono habían sido borrados.

American Oversight había pedido las comunicaciones que esos funcionarios tenían con Trump, el exvicepresidente Pence, el jefe de gabinete de la Casa Blanca de Trump, Mark Meadows, o cualquier persona que se comunicara en su nombre el 6 de enero.

El grupo de vigilancia presentó las solicitudes de FOIA relacionadas con los registros el 12 de enero de 2021, seis días después de la irrupción al edificio del Capitolio.

Específicamente, las solicitudes de la FOIA buscaban comunicaciones del exsecretario de Defensa interino Chris Miller, el exjefe de personal Kash Patel y el exsecretario del Ejército Ryan McCarthy, Paul Ney, el abogado general del Departamento de Defensa; y James E. McPherson, consejero general del Ejército.

Sin embargo, en una presentación judicial, aproximadamente un año después de la solicitud, el Ejército declaró que “cuando un empleado se separa del DOD o del Ejército, él o ella entrega el teléfono emitido por el gobierno, y el teléfono se borra” y que “para aquellos custodios que ya no están en la agencia, los mensajes de texto no se conservaron y, por lo tanto, no pudieron ser buscados”.

Sin embargo, el expediente judicial señaló que “es posible que determinados mensajes de texto se hayan guardado en otros sistemas de registro, como correos electrónicos”.
Los mensajes del servicio secreto

La acción del DOD sobre los archivos crea más problemas de transparencia con respecto a la investigación del comité selecto del 6 de enero sobre los eventos de ese día en 2021 y sobre cómo respondió el gobierno.

También se produce poco después de que se revelara que los mensajes de texto del Servicio Secreto de EE.UU., enviados ese día, también se habían eliminado.

Varios mensajes de texto de miembros del servicio secreto, enviados el 5 y 6 de enero, “fueron borrados como parte de un programa de reemplazo de dispositivos”, dijo Joseph Cuffari, inspector general del Departamento de Seguridad Nacional, a los legisladores en una carta emitida en julio.

La semana pasada, el presidente del Comité Judicial del Senado, Dick Durbin (D-Ill.), le escribió al fiscal general, Merrick Garland, y le pidió que tomara el control de la investigación sobre los mensajes del Servicio Secreto y del DHS que faltan.

“Es asombroso creer que la agencia no entendió la importancia de preservar sus registros, particularmente [con respecto] a los altos funcionarios…: Qué estaban haciendo cuando lo estaban haciendo, por qué lo estaban haciendo en ese día”, le dijo a CNN Heather Sawyer, directora ejecutiva de American Oversight.

La jefa de relaciones con los medios de comunicación del Ejército de Estados Unidos, la coronel Cathy Wilkinson, dijo en una declaración al medio de comunicación: “Nuestra política es no hacer comentarios sobre los litigios en curso”.

En una declaración a The Epoch Times, el Departamento de Defensa también se negó a hacer comentarios “sobre litigios pendientes”.

American Oversight ahora está pidiendo una investigación sobre la falla del DOD al no preservar los mensajes de texto y otras comunicaciones del 6 de enero.
Se necesita una “investigación interinstitucional”

En una carta (pdf) enviada al fiscal general Garland el martes, Sawyer dijo que la supuesta eliminación de los registros de comunicación por parte de varias agencias “refuerza la necesidad de una investigación interinstitucional sobre la posible destrucción de registros federales” y agregó que las comunicaciones “podrían haber arrojado luz sobre las acciones de los altos funcionarios de la administración Trump el día de la insurrección fallida”.

La carta también decía que Patel, Ney y Miller habían dejado sus funciones “después de que American Oversight presentó solicitudes de FOIA buscando específicamente mensajes de texto y solicitando que las agencias tomen medidas para evitar la eliminación de registros potencialmente sensibles”.

“American Oversight, en consecuencia, le insta a investigar las acciones del Departamento de Defensa al permitir la destrucción de registros potencialmente relevantes para este significativo asunto de atención nacional e importancia histórica”, decía la carta.

Además, American Oversight también solicitó las comunicaciones del jefel de Estado Mayor del Ejército, el General James McConville, y del Director del Estado Mayor del Ejército, el Teniente General Walter E. Piatt.

El Ejército le dijo al grupo de vigilancia que inició una búsqueda de registros en poder de McConville y Piatt, y estima que la búsqueda se completará a fines de septiembre.

The Epoch Times se ha puesto en contacto con el DOD y con el Departamento de Justicia en busca de comentarios.

Katabella Roberts – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: