Director de los NIH dice que se cometió un error al retirar datos de secuenciación chinos del COVID

Comparte este artículo:

El Dr. Lawrence Tabak, director en funciones de los Institutos Nacionales de la Salud, a la izquierda, y su colega Diana Bianchi testifican en el Capitolio en Washington el 11 de mayo de 2022. (Alex Wong/Getty Images)

Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) cometieron un error cuando retiraron los datos de la secuenciación del COVID-19, según declaró el jefe de la agencia el 11 de mayo.

“En la forma en que se eliminó originalmente de la vista del público, se ‘retiró’. Y eso hace que sea más difícil para la gente acceder a ellos. El error que se cometió —y lo descubrimos tras una revisión de todos nuestros procesos— es que debería haber sido ‘suprimida’”, dijo el Dr. Lawrence Tabak, director en funciones de los NIH, a los miembros del Congreso durante una audiencia en Washington.

Las secuencias que se retiran se conservan, pero solo en una unidad de cinta. En cambio, la información que se suprime puede seguir siendo accesible por su número de identificación, “por lo que los investigadores siguen pudiendo acceder a esa información”, dijo Tabak.

El médico no dio más detalles sobre el error y los NIH no respondieron a una solicitud de comentarios.

Los datos de la secuenciación se enviaron al Sequence Read Archive, una base de datos gestionada por los NIH, a principios de 2020. Los datos mostraban secuencias del virus PCCh (Partido Comunista Chino). También conocido como SARS-CoV-2, el virus causa el COVID-19.

Unos tres meses después de su publicación, el mismo investigador que presentó los datos solicitó que se “retiraran”, según los correos electrónicos obtenidos por una organización sin ánimo de lucro llamada Empower Oversight. Los NIH accedieron a retirar la información.

La acción fue revelada por primera vez por Jesse Bloom, un investigador estadounidense, en junio de 2021.

La agencia “no tiene planes de cambiar la política que reconoce los derechos de los remitentes a sus propios datos y el derecho a solicitar que sus datos sean retirados”, dijo un portavoz de los NIH en una declaración anterior en respuesta al documento de Bloom.

Tanto Bloom como el Dr. Francis Collins, director de los NIH hasta finales de 2021, describieron lo sucedido como un borrado de datos. Desde entonces, los NIH han rebatido esa descripción.

El miércoles, Tabak fue interrogado por la representante Jaime Herrera Beutler (R-Wash.) en su comparecencia ante el Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes.

Beutler dijo que había estado rastreando los reportes de las eliminaciones desde 2021 y afirmó que había “preocupaciones racionales de que el Partido Comunista Chino tuviera algo que ver” con la secuenciación que se estaba retirando y preguntó qué estaba haciendo el NIH para asegurar el archivo de tales esfuerzos.

“No hay duda de que la comunicación que tuvimos sobre el archivo de secuencias podría haberse mejorado. Lo admito abiertamente”, dijo Tabak. “Si se me permite, el archivo nunca eliminó la secuencia. Simplemente no la puso a disposición para su consulta. Tenemos la información”.

“Cualquiera que presente al Sequence Read Archive está autorizado a pedir que se retire, y ese investigador lo hizo. Pero nosotros nunca la borramos”, dijo.

Cuando se retiró la información, los investigadores y otros miembros del público no podían acceder a ella. Cuando se cambió a un estado de supresión en un momento posterior, los investigadores que conocían su número de identificación podían verla.

El presidente de Empower Oversight, Jason Foster, dijo a The Epoch Times que la forma en que se manejaron los datos los eliminó de hecho.

“Los documentos del NIH publicados con el informe de Empower Oversight demuestran que los datos de secuenciación fueron eliminados de la vista del público por el NIH a petición del investigador de Wuhan”, dijo.

Al entregar los correos electrónicos a la organización sin ánimo de lucro y a otras organizaciones, los NIH tacharon el nombre del investigador chino que presentó y solicitó la retirada. Los correos electrónicos internos sugieren que fue Ming Wang, que trabaja en el Hospital de la Universidad de Wuhan y que posteriormente incluyó algunos de los datos en un artículo publicado por Small.

Los funcionarios chinos dijeron que la retractación se solicitó porque los investigadores consideraron “innecesario” mantener sus datos en la base de datos de los NIH cuando se estaban publicando en otros lugares.

Los correos electrónicos muestran que Bloom avisó a altos funcionarios de los NIH, incluidos Collins y Tabak, de su próximo artículo, y Collins calificó lo que hizo Bloom de “indagación inteligente” que descubrió secuencias “que fueron depositadas (y luego eliminadas)” del archivo.

Después de que Bloom enviara la versión de su artículo a un sitio web de ediciones preliminares, se celebró una conferencia telefónica sobre el tema en la que participaron el Dr. Anthony Fauci, Collins, Tabak y Bloom, entre otros. Bloom alegó que el Dr. Kristian Anderson, un crítico de la teoría de que el virus procedía de un laboratorio chino, dijo que era un revisor del sitio web y que podía eliminar el artículo enviado o revisarlo, según las notas de la llamada (pdf). Andersen dijo a Vanity Fair que las acusaciones eran falsas.

The Epoch Times ha presentado solicitudes de la Ley de Libertad de Información para obtener información relativa a la convocatoria y a la revisión de los procesos de archivado.

Con información de Mark Tapscott.

Zachary Stieber – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: