Derrota demócrata: senadores republicanos frenan aborto legal en EEUU

Comparte este artículo:

El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, propuso volver el aborto ley federal y fracasó. (EFE)

Se necesitaban 60 votos, pero los 50 senadores republicanos y un demócrata votaron en contra. El presidente Joe Biden aseguró que “no parará en su lucha hasta lograrlo”.

Frenaron en seco el intento del Partido Demócrata de convertir el aborto en «la ley de la tierra», o sea a nivel federal. Por unanimidad, los senadores del Partido Republicano votaron en contra de la federalización del aborto. De manera que los demócratas no lograron los votos suficientes.

Se necesitaban 60 votos para que el proyecto pasara. Solo un senador demócrata se atrevió a votar en contra, Joe Manchin, católico. Manchin también se opuso al uso del filibustero para eludir la falta de cuórum, propuesto por el socialista Bernie Sanders. Manchin fue el último en votar y dejó el marcador en 49 votos a favor y 51 en contra.

El proyecto de ley fue presentado con el fin de salvaguardar el aborto como derecho, en caso de que se revoque el fallo Roe versus Wade en la Corte Suprema. Luego de que se filtró una opinión que evidenciaba que la mayoría de los jueces son provida, los demócratas tomaron acciones políticas de inmediato.

«La votación de hoy es una de las más importantes que celebraremos en décadas», afirmó antes de emitir su voto el líder de los demócratas en la Cámara alta, Chuck Schumer.

Para Schumer, la votación trasciende la ley en sí. Era una forma de obligar a los senadores a posicionarse públicamente de cara a las elecciones de medio término de noviembre.

Biden ha radicalizado su postura frente al aborto

Por su parte, el presidente Joe Biden convocó a votar por candidatos proaborto en las elecciones legislativas para hacer frente a la mayoría provida en la Corte Suprema. De manera que el Ejecutivo aboga por deslegitimar a la rama judicial por medio del Poder Legislativo.

El mandatario se manifestó efusivamente contra los conservadores. «Los republicanos en el Congreso, ninguno de los cuales votaron a favor de este proyecto, han elegido interponerse en el camino de los derechos de los estadounidenses a adoptar las decisiones más personales sobre sus propios cuerpos, familias y vidas», reprochó en un comunicado.

Biden aseguró que su Gobierno «no parará en la lucha para proteger el acceso de las mujeres a cuidados reproductivos».

«Seguimos defendiendo los derechos constitucionales de las mujeres a hacer sus propias elecciones reproductivas personales, como se reconoció en Roe contra Wade hace casi medio siglo, y mi Administración continuará explorando medidas y herramientas a nuestra disposición para hacer eso», prometió Biden.

Pero la realidad es que el aborto no está consagrado en la Constitución. Es esa justamente la motivación de los jueces de la Suprema Corte para revocarlo.

El aborto en Canadá

El Partido Demócrata intentó consagrar el aborto como derecho por medio de la Ley de Protección de la Salud de la Mujer. No obstante, el aborto ha demostrado ser contrario a la salud femenina.

Al igual que EE. UU., Canadá no cuenta con una ley que permita el aborto sino un fallo judicial que lo despenalizó desde 1988. De manera que no pone límites ni condiciones. Una legisladora conservadora de Canadá intentó aprobar una ley para prohibir el aborto selectivo y no logró apoyo suficiente. Entonces en Canadá es posible ver una ecografía y decidir practicar el aborto de acuerdo con el sexo del feto.

El primer ministro, Justin Trudeau, que se declara feminista, no solo no ha abordado este problema sino que asegura que es un derecho de la mujer. En vista del debate que se está dando en EE. UU., ratificó la necesidad de garantizar el aborto en Canadá, donde es permitido hasta el nacimiento. Entregó 3,5 millones de dólares a proyectos para acceder al aborto.

Aunque el caso más extremo es China, donde se abortaron selectivamente a más de 28 millones de niñas, logrando que ahora el país con más personas tenga una crisis poblacional, pues hay 30 millones de hombres más que mujeres.

Cuando Donald Trump fue presidente, destacó cómo las peores tiranías del mundo tienen aborto ilimitado, citando a China y Corea del Norte. Durante la pandemia se ha visto a Canadá ir en esa dirección con el control total sobre su población.

En las próximas elecciones parlamentarios, EE.UU. deberá decidir hacia qué dirección va: el Estado contra la vida o la responsabilidad individual.

Mamela Fiallo Flor – PanamPost


Comparte este artículo: