Demócratas presionan para que se apruebe la ley de acceso ilimitado al aborto

Comparte este artículo:

La representante Ayanna Pressley (D-Mass.) (centro) habla en apoyo de la Ley de Protección a la Salud de la Mujer, con la patrocinadora principal de la legislación, la representante Judy Chu (D-Calif.) (der.), fuera del Capitolio de EE.UU., en Washington, el 24 de septiembre de 2021. (Saul Loeb/AFP a través de Getty Images)

Los demócratas celebraron el jueves su segunda audiencia en el Comité de Reforma y Supervisión de la Cámara sobre su urgente necesidad de aprobar una legislación que otorgue a las mujeres acceso ilimitado al aborto, hasta los nueve meses. Las audiencias se están haciendo en respuesta a leyes de aborto como la que se promulgó recientemente en Texas, que solo permite los abortos en las primeras semanas del embarazo.

La presidente Carolyn Maloney (D-N.Y.) dijo que es urgente que el Senado apruebe la Ley de Protección a la Salud de la Mujer debido a todas las leyes estatales “extremistas” sobre el aborto que se están presentando y a la “hostil” Corte Suprema, en referencia a su mayoría conservadora.

Maloney dijo que las mujeres necesitan tener el control sobre sus propios cuerpos y que los gobiernos estatales están poniendo en peligro los derechos de las mujeres, ya que “están arrasando con ellos”. “Debemos tomar medidas audaces para proteger y ampliar los derechos y la accesibilidad al aborto”, dijo.

“La semana pasada, la Cámara de Representantes aprobó la Ley de Protección de la Salud de la Mujer de la congresista Judy Chu, que establecería un derecho protegido por el gobierno federal a la atención del aborto para todas las personas en Estados Unidos, sin importar dónde vivan”, agregó Maloney.

Los demócratas también tienen un proyecto de ley que revertiría la Enmienda Hyde y permitiría que el dinero de los contribuyentes se utilice para financiar los abortos de quienes no pueden pagarlos, al aprobar la Ley de Igualdad de Acceso a la Cobertura del Aborto en el Seguro de Salud (EACH), de la representante Barbara Lee.

La representante Virginia Foxx (R-N.C.) dijo que no quiere que se normalice el aborto.

“Me niego a normalizar el aborto y rechazo la premisa de que el sacrificio de una vida inocente, que no puede hablar por sí misma, está justificado de alguna manera. Vivimos en una sociedad que confunde la elección con la libertad y niega la dignidad de la vida no nacida”, dijo Foxx durante la audiencia del jueves.

Dado que la Corte Suprema tiene actualmente una mayoría conservadora, los demócratas temen que la corte pueda revocar la histórica decisión sobre el aborto del caso Roe vs. Wade. También están tratando de evitar que los estados promulguen restricciones al aborto como el proyecto de ley aprobado recientemente por la legislatura de Texas, que restringe casi todos los abortos después de seis semanas y permite que se denuncie a quien infrinja esta ley.

Activistas pro-aborto sostienen carteles fuera de la Corte Suprema de Estados Unidos en respuesta a los activistas provida que participan en la “Marcha por la vida”, un evento anual para conmemorar el aniversario del caso Roe v. Wade de la Corte Suprema de 1973, que legalizó el aborto en Estados Unidos, en Washington, el 18 de enero de 2019. (Saul Loeb/AFP/Getty Images)

La Corte Suprema considerará un caso del estado de Mississippi el 1 de diciembre, en el que se le pide a la corte que revoque el fallo de 1973 que permite el aborto hasta por 23 semanas, como se decidió en el caso Roe v. Wade.

Los abogados de Mississippi dijeron en los documentos presentados ante el tribunal en julio que la sentencia Roe v. Wade era errónea y debía ser anulada. El Procurador General en funciones, Brian H. Fletcher, en una presentación separada ante la Corte Suprema, pidió a los jueces que mantuvieran la sentencia federal sobre el aborto.

Mientras tanto, la Cámara controlada por los demócratas votó 218 a 211 el 24 de septiembre para aprobar el amplio proyecto de ley de acceso al aborto, la Ley de Protección a la Salud de la Mujer. Un demócrata, el representante Henry Cuellar (D-Texas) se opuso al proyecto de ley sobre el aborto.

La senadora Susan Collins (R-Maine), una moderada que apoya el derecho de la mujer a elegir, ha dicho que se opone a la reciente legislación sobre el aborto porque debilita las excepciones otorgadas a los proveedores de atención médica que se niegan a realizar abortos por motivos morales o religiosos.

La representante Judy Chu (D-Calif.), patrocinadora del proyecto de ley de aborto de los demócratas, dijo que su proyecto de ley se opone a leyes como la de Texas.

“Pero los extremistas antiabortistas han estado trabajando desde la aprobación de Roe v. Wade para poner los servicios de aborto fuera del alcance del mayor número posible de estadounidenses. La ley SB8 de Texas es sólo el último ejemplo. La ley de Texas es atroz y francamente escalofriante. Respalda a observadores para que acosen a cualquiera que ayude a alguien a realizarse un aborto”, dijo Chu.

Según el nuevo proyecto de ley sobre el aborto, “Ley de protección a la salud de la mujer de 2021“, una mujer puede recibir servicios de aborto sin ciertas limitaciones o requisitos: sin “pruebas específicas” o “procedimientos médicos relacionados con la prestación de servicios de aborto”, sin “información médicamente exacta” antes de un aborto, sin límite en la capacidad de los proveedores para recetar o administrar medicamentos, sin visitas médicamente innecesarias a un proveedor u otra entidad, y sin la obligación de revelar las razones para buscar servicios de aborto antes de la viabilidad del feto.

Quienes se oponen al amplio proyecto de ley sobre el aborto objetan la falta de consideración de los derechos del bebé. El proyecto de ley de Chu establece que una mujer puede abortar en cualquier momento “antes de la viabilidad del feto y ante la prohibición o restricción de un procedimiento de aborto concreto” y que el aborto está permitido incluso “después de la viabilidad del feto cuando, según el juicio médico de buena fe del proveedor de atención sanitaria que la trata, evalúa que la continuación del embarazo supondría un riesgo para la vida o la salud de la paciente embarazada”.

Manifestantes a favor del aborto agitan carteles frente a la Corte Suprema de Estados Unidos, antes de que inicie un caso de aborto, en Washington, el 30 de noviembre de 2005. (Karen Bleier/AFP a través de Getty Images)

Una de los dos testigos provida en la audiencia del jueves, la Dra. Ingrid Skop, una gineco obstetra establecida en Texas, le dijo al comité que la ciencia ha avanzado desde el caso Roe v. Wade, y que los legisladores deberían tener en cuenta los nuevos hallazgos a la hora de aprobar leyes sobre el aborto para considerar la vida del bebé.

“Hemos empezado a considerar que los méritos propios no son suficientes para que ciertos humanos puedan vivir, pero consideramos que solo son dignos si alguien los desea. Esta es una forma de genocidio. Tenemos que reexaminar esto como una cuestión científica y de derechos humanos, no a través de la lente del partidismo político o de la ingeniería social”, dijo la Dra. Skop.

El proyecto de ley de aborto de los demócratas ahora pasará al Senado, y Maloney pidió a la cámara alta que amplíe el acceso al aborto. “Hago un llamado al Senado para que conozca el momento y apruebe de inmediato este importante proyecto de ley”, dijo Maloney.

Masooma Haq – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: