CHINA LA GUERRA CIBERNETICA Y LA SEGURIDAD NACIONAL

Comparte este artículo:

Romney y sus relaciones con China.  Si Mitt Romney fuera electo presidente en noviembre 2012 la política exterior de los Estados Unidos con China cambiaría radicalmente. Romney actuaría enérgicamente para detener la guerra cibernética de China contra nuestra nación y sumasivo robo de nuestros secretos industriales y militares que Obama no ha hecho nada por detener. Richard A. Clarke, quién trabajó en la Casa Blanca con varios presidentes en el área de contra terrorismo, escribió un  libro llamado Cyber War: The Next Threat to National Security(2011). Este libro, Guerra cibernética: la nueva amenaza a nuestra seguridad nacional,describe como China nos ha vendido “chips, routers, and hardware” para nuestras computadoras y redes digitales que contienen “logic bombs, trapdoors and Trojan horses” (dispositivos internos para su destrucción) que los chinos pueden activar cuando quieran para destruirnos.

El periodista F.Michael Maloof, en su artículo “U.S. Missiles Infected with Chinese Fakes”(Misiles de Estados Unidos  infectados con partes chinas falsas) publicado en la revista electrónica WND el 3 de junio de 2012, nos alertó de otro grave peligro para nuestra seguridad nacional. Este periodista reportó que investigadores federales han descubierto componentes electrónicos falsos provenientes de China instalados en computadores de nuestros misiles, aviones y helicópteros. Estos componentes chinos no sólo vienen directamente de China, sino que también los hemos comprado de Inglaterra y Canadá,  naciones que  a su vez los habían importado de China.

El general Patrick O´Rielly, director de la Agencia para la Defensa de Misiles de los Estados Unidos,declaró: “Nosotros no queremos que un cohete interceptor de 12 millones de dólares no funcione debido a un componente falso de dos dólares”. Maloof escribió, que de acuerdo con investigadores del Senado, más de 84,000 componentes falsos han sido instalados por el Departamento de Defensa estadounidense en equipos militares. ¿Cómo es posible que importemos de China componentes electrónicos para nuestra fuerzas armadas y computadoras, chips routers, etc. para nuestras industrias, escuelas y universidades de una nación que está en guerra cibernética contra nosotros? ¿Porqué la prensa establecida no reporta estos incidentes y fuertemente denuncia en sus editoriales lo que está ocurriendo? Nunca debemos olvidar que más de un millón de chinos atacaron a nuestro ejército al mando del general Douglas MacArthur cuando ya habíamos  derrotado al ejército de Corea del Norte durante esa sangrienta guerra. China nos atacó sin declaración de guerra y por eso la guerra no se ganó.

China no sólo está destruyendo nuestras defensas y robando nuestros secretos industriales y militares, sino que nos está envenenando con productos contaminados.Maloof explicó que “durante un período de un mes 17 productos de los 28 que importamos de China fueron rechazados por la Comisión para la Protección de Productos de Consumo”. También el Food and Drug Administration (la Agencia de Alimentos y Drogas) ha encontrado muchos productos alimenticios contaminados con pesticidas, bacterias, drogas prohibidas y carcinógenos de China. Esa nación nos vende pescado que han sido criados en aguas contaminadas donde depositan excrementos y usan drogas y químicos que nosotros prohibimos porque dañan la salud. Recordemos los juguetes chinos que contaminaron a nuestros niños con envenenamiento de plomo. ¿Qué ha hecho el gobierno de Obama para detener estos ataques y espantosos abusos de China contra nuestra nación? Obama desgraciadamente ha hecho muy poco. Personalmente considero que esto es una negligencia criminal y un descuido imperdonable del gobierno de  Obama.

Mitt Romney en vez de cortar el presupuesto de defensa, como ha hecho Obama a pesar de que su propio secretario de Defensa Leon Panetta ha dicho en varias ocasiones que estos cortes dañan la seguridad de nuestra nación, aumentaría el presupuesto del Pentágono. Romney no reduciría nuestro arsenal nuclear, como lo está haciendo Obama. Tampoco haría el comentario absurdo y peligroso de Obama al indicar que quiere eliminar por completo nuestro arsenal nuclear. Obama quiere desarmarnos mientras China y Rusia se rearman y modernizan sus fuerzas militares a paso acelerado y roban nuestros secretos militares. Romney no pondría nuestra seguridad nacional en gran peligro como lo está haciendo Obama.

El periodista Dan De Luce en su artículo “China pursuing steady military buildup: Pentagon”(China persiguiendo su rearme militar: Pentágono) publicado el 18 de mayo de 2012 en Yahoo! News describe un informe alarmante del Pentágono al Congreso. Explican los militares el agresivo espionaje cibernético de China y la velocidad de cómo esa nación está mejorando sus fuerzas armadas. El Pentágono está muy preocupado de cómo China pueda detener la marina de guerra de los Estados Unidos con el desarrollo de nuevos armamentos en el Pacífico occidental. El informe dice que “China está adquiriendo en números cada vez mayores misiles intermedios (medium-range ballistic missiles) y que puede hacer precisos ataques contra blancos en tierra y barcos de guerra, incluyendo portaaviones, que navegan lejos de su territorio”. Los chinos están desarrollando lo que el Pentágono llama “carrier-killer missiles”(misiles destructores de portaaviones). Se sabe que China ha aumentado sus gastos de defensa enormemente, los cuales se estiman que ahora son de 120 a 180 billones de dólares al año.

La mayor prioridad de las fuerzas armadas de China es impedir que los Estados Unidos salga a la defensa de Taiwán cuando China decida atacar y conquistar a ese pequeño país democrático y muy próspero. Taiwán tiene 23 millones de habitantes y ocupa el número 20 entre las economías mayores del mundo. Taiwán tiene elecciones libres y garantiza a sus ciudadanos todos los derechos civiles y además es un  modelo de libre empresa. Sería un desastre para la humanidad que los Estados Unidos y el mundo libre permitiera que China conquiste a Taiwán. Romney ha viajado a China en varias ocasiones y los chinos le han dicho que China no quiere ser enemigo de los Estados Unidos. Él desconfía de esas promesas y recuerda lo que dijo el presidente chino Deng Xiaoping: “Observemos calmadamente; aseguremos nuestra posición; lidiemos con nuestros asuntos calmadamente; escondamos nuestras habilidades; esperemos nuestro tiempo; seamos buenos en mantener un bajo perfil; y nunca reclamemos liderazgo”. (Hace varios años me quedé en un hotel en Houston, Texas donde se alojaba el presidente Den Xiaoping en su primera visita a nuestra nación y pude verlo caminando por el lobby con sus guardaespaldas.).

Romney en la página electrónica de su campaña tiene una sección sobre China y ahí explica que en 2010 China sobrepasó a Japón y se convirtió en la segunda economía del mundo después de la nuestra. Romney explicó que el tamaño del territorio chino y su población, su rápido desarrollo económico y sus grandes inversiones militares han cambiado drásticamente el mapa estratégico del mundo. Romney escribió que “En vista del rearme acelerado de China, los Estados Unidos y nuestros aliados debemos mantener una fuerza militar apropiada para evitar cualquier agresión de China o conducta amenazante contra sus vecinos”. Romney piensa que manteniendo una fuerza militar y naval de gran poderío en el Pacífico no provocará una guerra con China, todo lo contrario, la evitará. Romney quiere aumentar nuestras fuerzas navales en el Pacífico occidental y ayudar a nuestros aliados en el Asia del Este a que mejoren sus defensas. Piensa que el gobierno de Obama ha actuado erróneamente al no vender el mejor equipo militar que tenemos a los vecinos de China. Explicó Romney que: “Debemos coordinar con Taiwán lo que necesitan para su defensa  y proveerles aviones adecuados y otras necesidades militares”.

Romney, en su libro No Apology (2010), explicó que China tenía en 2009 aproximadamente 1900 aviones de combate, 200 más que Rusia,62 submarinos, algunos nucleares, y que aumenta 150 misiles al año a los 1000 misiles que tiene a lo largo del estrecho de Taiwán (página 54). Romney dijo que China ha construido una enorme base naval en la isla Hainan para ejercer poder en el mar de China del Sur y en el océano Índigo. Esta base tiene cuevas subterráneas, lo cual hace difícil conocer la cantidad de submarinos que ahí se encuentran.

China está desarrollando agresivamente su capacidad para la guerra cibernética y del espacio. En 2007 China derribó un satélite en el espacio. Romney está consciente que China nos ataca con guerra cibernética y nos roba nuestros secretos industriales y militares. Romney citó al ex secretario de defensa de Obama, Robert Gates, quien dijo que la inversión de China en guerra del espacio y en guerra cibernética, misiles y submarinos “puede amenazar a los Estados Unidos e impedir que ayude a sus aliados en el Pacífico”. Romney describió en su libro cómo “un ataque cibernético puede destruir nuestras defensas. El departamento de defensa administra miles de miles de networks en cinco millones de computadoras que están en 65 países alrededor del mundo, un sistema que puede ser atacado por hackers de gobiernos hostiles o terroristas. Es esencial que nosotros invirtamos considerables recursos en el desarrollo de tecnologías que nos defiendan de estas amenazas”. Romney escribió en su libro que hackers extranjeros se robaron en un período de dos años archivos de computadoras que contenían el diseño de nuestro avión más moderno, el F-35, el cual habíamos desarrollado a un costo de 300 billones de dólares. El periódico Wall Street Journal reportó que militares habían dicho que ese robo parecía venir de China. Romney cree que las guerras futuras serán guerras cibernéticas y del espacio.

Romney cita al coronel chino Yuan Zelu que ha dicho que la capacidad de China en guerra cibernética y del espacio “quebrantará la estructura del sistema operacional de nuestro enemigo”. Romney está muy consciente del peligro de una China cada vez más poderosa y agresiva. Mi esperanza es que cuando Romney sea electo presidente y tome posesión en enero de 2013 no sea demasiado tarde para afrontar el gran peligro que China representa para la supervivencia de nuestro país y para el mundo libre.

Frank de Varona nació en Cuba. Es educador, historiador y periodista. Ha publicado 19 libros entre ellos ¿Obama o McCain? y El verdadero Obama. Es experto en asuntos de seguridad nacional, política y economía. Participó en la invasión de Bahía de Cochinos a la edad de 17 años y sufrió dos años de prisión. Al ser liberado regresó a los Estados Unidos y obtuvo tres títulos universitarios. Frank vive en Miami con su esposa, la Dra. Haydée Prado de Varona, sicóloga. Tiene una hija de su primer matrimonio, Irene, casada con Daniel Linares y un nieto, Danny.


Comparte este artículo: