Casa Blanca: “No tiene sentido” cerrar el gobierno por DACA.

Comparte este artículo:

El director de Asuntos Legislativos, Marc Short y el director de presupuesto, Mick Mulvaney insisten en culpar a los demócratas y aseguran que el presidente Trump está trabajando de manera muy activa para lograr un acuerdo.

El director de Asuntos Legislativos, Marc Short y el director de presupuesto, Mick Mulvaney insisten en culpar a los demócratas y aseguran que el presidente Trump está trabajando de manera muy activa para lograr un acuerdo.

“No tiene sentido cerrar el gobierno por DACA”, dijo Marc Short, el director de asuntos legislativos de la Casa Blanca, quien además catalogó a los demócratas de “incendiarios”, que están ahí para “quemar todo”.

La Casa Blanca explicó que DACA no vence hasta el cinco de marzo y que el proyecto no está listo. “No hay una emergencia para DACA. No se tiene por qué juntar las dos cosas”.

De igual manera, el director de la Oficina de Gerencia de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, señaló que no aumentar el límite de la deuda, incluido en la ley del presupuesto “sería un caos”.

Además explicó que son miles de personas que dejarían de recibir sus salarios de producirse un cierre de gobierno parcial, entre ellos los miembros del ejército, los bomberos y la patrulla fronteriza, entre otros servidores públicos.

Se necesitan 60 votos en el Senado para aprobar la versión aprobada en la Cámara de Representantes, que sí incluye una extensión del programa de salud para niños CHIP, pero no incluye DACA.

La Cámara de Representantes aprobó el jueves por la noche una extensión de fondos federales de corto plazo para tratar de evitar el cierre del gobierno, pero en el Senado, los demócratas aseguran tener suficientes votos para bloquearla si esta no se acompaña de una solución para casi 800.000 “dreamers”.

El intercambio de acusaciones sobre la responsabilidad del cierre en ciernes comenzó de inmediato.

Los republicanos, que controlan ambas cámaras, argumentaron que los demócratas quieren mantener al gobierno de rehén con sus demandas para proteger a los “dreamers”, los inmigrantes que llegaron de niños a EE.UU. de forma indocumentada.

Los republicanos, que controlan ambas cámaras, argumentaron que los demócratas quieren mantener al gobierno de rehén con sus demandas para proteger a los “dreamers”.

Los republicanos, que controlan ambas cámaras, argumentaron que los demócratas quieren mantener al gobierno de rehén con sus demandas para proteger a los “dreamers”.

“Pido al pueblo estadounidense comprender esto. Los únicos que se interponen a que el gobierno se mantenga abierto son los senadores demócratas. El que haya un cierre de gobierno o no depende completamente de ellos”, dijo el líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell.

La respuesta demócrata no se hizo esperar. “No podemos seguir posponiendo los problemas para más adelante”, insistió el líder demócrata Chuck Schumer, que pide más urgencia para resolver el programa inmigratorio. “En otro mes, regresaríamos donde estamos ahora, a este momento, con la misma maraña de problemas a nuestros pies, y en no mejor posición para resolverlos”.

De concretarse, el cierre sería el primero desde 2013, cuando miembros del movimiento Tea Party —usando una estrategia parecida a la de Schumer— trató infructuosamente de aprobar una medida que obligara al entonces presidente Barack Obama a retrasar la implementación de la ley de salud.

El Congreso debe actuar antes de la medianoche de este viernes o el gobierno comenzará a cerrar sus puertas de inmediato.

El cierre no afectaría las agencias de seguridad, el ejército, la seguridad en los aeropuertos ni otros servicios vitales como la seguridad social o los programas de beneficencia federales, pero los trabajadores federales no recibirían sus sueldos.

Mientras tanto, el presidente Donald Trump canceló su viaje este fin de semana a su club de Mar-a-lago en Florida, donde cumpliría el primer aniversario de su investidura.


Comparte este artículo: