Casa Blanca da señales sobre nuevas medidas COVID para personas no vacunadas

Comparte este artículo:

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, durante una rueda de prensa en la Casa Blanca el 8 de septiembre de 2021. (Kevin Dietsch/Getty Images)

Antes del anuncio del jueves del presidente Joe Biden sobre las nuevas medidas de la COVID-19, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que es posible que se impongan nuevas medidas a las personas no vacunadas.

“Hay seis pasos que el presidente está anunciando, habrá nuevos componentes”, dijo Psaki a los periodistas el miércoles. “Algo de eso estará relacionado con el acceso a las pruebas, algunos estarán relacionados con los mandatos, algunos estarán relacionados con cómo nos aseguramos de que los niños estén protegidos en las escuelas”.

Cuando se le preguntó sobre cómo los nuevos pasos afectarían la vida de los estadounidenses, Psaki dijo que “depende de si estás vacunado o no”.

Psaki proporcionó pocos detalles sobre qué mandatos se podrían imponer a los estadounidenses no vacunados. El martes, ella dijo a los periodistas en el Air Force One que el gobierno federal carece de autoridad para exigir vacunas para todos.

“Habrá nuevos componentes que, por supuesto, impactarán a las personas en todo el país, pero también estamos trabajando juntos para controlar el virus, para volver a nuestras vidas normales”, dijo Psaki el miércoles también, sin dar más detalles.

Biden, quien iba a reunirse con sus asesores de COVID-19 el miércoles, pronunció un discurso hace unos seis meses diciendo que Estados Unidos ha “logrado un progreso real” contra el virus.

Desde esa fecha, alrededor de 142 millones de estadounidenses se han vacunado contra la COVID-19 y alrededor de 950,000 personas se vacunan cada día, según datos proporcionados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Los datos publicados diariamente por el rastreador COVID-19 de los CDC sugieren que los nuevos casos y muertes en los Estados Unidos podrían haberse estancado o están en declive. El promedio de siete días para los casos hasta el martes fue de 140,000 y las muertes fueron de 1022, respectivamente, mientras que al 1 de septiembre, el promedio de siete días para los casos fue de 156,000 y las muertes fueron de 1141, respectivamente.

El discurso del presidente del jueves podría hacer referencia a un anuncio reciente de los jefes de varias agencias federales de salud de que se proporcionarían terceras dosis de las vacunas Moderna y Pfizer, o dosis de refuerzo, cerca del 20 de septiembre. Sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aún no ha aprobado las dosis de refuerzo.

Biden ha exigido que todos los empleados y contratistas federales reciban la vacuna COVID-19 o se adhirieran a estrictos protocolos de prueba y distanciamiento social. También ordenó que los hogares de ancianos requieran que su personal reciba la vacuna para continuar recibiendo fondos de Medicare y Medicaid.

Durante una entrevista con CNN el fin de semana, uno de los principales confidentes de Biden, el jefe de gabinete de la Casa Blanca Ron Klain, se mostró reacio a proporcionar una fecha específica en la que las dosis estarían disponibles para el público.

Jack Phillips – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: