5 bebés nacidos vivos después de abortos en Minnesota: informe

Comparte este artículo:

Premature baby | Getty Images.

Un informe anual que detalla los datos de aborto de Minnesota revela que cinco bebés nacieron vivos después del procedimiento y no se hizo ningún esfuerzo por salvarles la vida.

El informe de 2021 fue publicado a principios de este mes por el Departamento de Salud de Minnesota. Según el informe, el año pasado se realizaron 10.136 abortos en el estado, y más de 9.000 mujeres que abortaron eran residentes de Minnesota.

El informe establece que 159 abortos tuvieron lugar entre las semanas 21 y 24 de gestación, y se dijo que un aborto se realizó entre las semanas 25 y 30 de gestación. No se registraron abortos ocurridos después de las 31 semanas de gestación. La gran mayoría de los abortos se realizaron en las primeras 20 semanas de embarazo, y más de la mitad (6975) ocurrieron en las primeras nueve semanas. La edad gestacional del feto no se informó en 118 casos, por lo que se desconoce qué tan avanzado estaba el embarazo de las madres en esos casos.

En 2015, Minnesota promulgó la “Ley de protección de bebés nacidos vivos”, que modifica los requisitos de notificación de abortos para incluir información sobre si un aborto resultó en un bebé nacido vivo. De acuerdo con los requisitos de la ley, el informe del Departamento de Salud de Minnesota sobre abortos inducidos en el estado identificó cinco abortos “que resultaron en un bebé nacido vivo”.

Según los estatutos, los bebés nacidos vivos como resultado de un aborto deben ser “plenamente reconocidos como personas humanas” y se deben tomar todas las medidas razonables para preservar la vida y la salud del bebé. El informe indica que en tres de los cinco casos, “no se reportaron medidas tomadas para preservar la vida y el infante no sobrevivió”.

Uno de los cinco bebés nacidos vivos tenía “anomalías fetales”, lo que provocó la muerte del niño después del parto. Otros dos bebés “previables” también nacieron vivos antes de morir, sin que se tomaran medidas para preservar la vida en estos casos tampoco. Dos bebés nacidos vivos recibieron atención reconfortante antes de morir, según lo exige la Ley de Protección de Infantes Nacidos Vivos del estado.

“Cuando se realiza un aborto después de la vigésima semana de embarazo, deberá estar disponible de inmediato un médico, que no sea el médico que realiza el aborto, para tomar todas las medidas razonables compatibles con las buenas prácticas médicas, incluida la compilación de registros médicos apropiados, para preservar el la vida y la salud de todo niño nacido vivo que sea resultado del aborto”, dice la ley.

El Departamento de Salud de Minnesota no respondió de inmediato a la solicitud de comentarios de The Christian Post sobre el informe.

Live Action informó en 2020 que 108 bebés habían nacido vivos en cinco estados de EE. UU. en los últimos 12 años. La organización activista pro-vida citó registros estatales de Arizona, Florida, Michigan, Minnesota y Texas, donde los bebés nacieron vivos.

“Solo hay un puñado de estados (ocho hasta donde sabemos) que requieren informes de nacimientos vivos después de abortos”, dijo previamente a CP la ex directora de Asuntos Externos de Live Action, Alison Centofante, en un correo electrónico. “Algunos estados que sí requieren reportar reportaron cero, un ejemplo de eso sería Oklahoma”.

“Los bebés que nacen vivos después de abortos fallidos iluminan la humanidad de cada niño por nacer, una humanidad que está presente en el momento de la concepción. Corazones latiendo, pulmones bombeando, dedos de manos y pies diminutos. Escuchar historias de bebés nacidos vivos después de abortos fallidos debería despertar a la gente de su sueño de apatía”, agregó. “El aborto mata a 2363 bebés todos los días en los EE. UU. El procedimiento mata de hambre, envenena, decapita y desmembra a los miembros más vulnerables de nuestra familia humana y debemos hacer todo lo posible para protegerlos”.

Centofante sostuvo que las leyes actuales de protección infantil a nivel federal son insuficientes para proteger a los sobrevivientes del aborto: “La Ley Federal de Protección de Infantes Nacidos Vivos de 2002 es insuficiente para garantizar que los bebés que sobreviven al aborto reciban la atención adecuada porque simplemente reconoce que todos los recién nacidos, independientemente de las circunstancias de su nacimiento, serán reconocidos como personas desde el momento de su nacimiento si dan alguna señal de vida.

“No establece deberes específicos que debe cumplir un médico abortista ni sanciones si no los cumple”, afirmó.

Samantha Kamman – The Christian Post


Comparte este artículo: