Nuevo proyecto de Rubio prevé sanciones a China por impedir investigación independiente sobre COVID

Comparte este artículo:

El senador Marco Rubio (R-Fla.) en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado para examinar la política entre Estados Unidos y Rusia en el Capitolio de los Estados Unidos el 7 de diciembre de 2021 en Washington. (Alex Brandon-Pool/Getty Images)

Un proyecto de ley presentado el 12 de enero por el senador Marco Rubio (R-Fla.) y 15 copatrocinadores impondrá nuevas y duras sanciones estadounidenses contra China si Beijing continúa negándose a “permitir una investigación internacional creíble y exhaustiva sobre los orígenes de la COVID-19 en los laboratorios en Wuhan”.

Las sanciones entrarían en vigencia dentro de los 90 días posteriores a la aprobación de la ”Ley de Validación, Investigación y Determinación del Origen del Coronavirus de 2022” (Ley COVID, por sus siglas en inglés) si Beijing se niega a permitir una investigación de este tipo sobre el virus que ha matado a más de 800,000 estadounidenses desde marzo de 2020.

“Durante dos años, el Partido Comunista Chino (PCCh) ha obstruido todos los esfuerzos para descubrir los verdaderos orígenes de la COVID-19”, dijo Rubio en un comunicado. “Sabemos que el virus se originó en China, sin embargo, los intentos del PCCh de ofuscar la verdad han provocado innumerables muertes y sufrimiento innecesario en todo el mundo. Está claro que Beijing solo responderá a la presión concertada de los Estados Unidos y la comunidad internacional. Mi proyecto de ley obligará al PCCh a sentarse a la mesa”.

Rubio es el principal republicano en el Comité Selecto de Inteligencia del Senado, así como miembro del Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

Si el Congreso aprueba la propuesta de Rubio y el presidente Joe Biden la convierte en ley, la medida “sancionaría al liderazgo de la Academia de Ciencias de China (CAS) y sus institutos y laboratorios afiliados, incluido el Instituto de Virología de Wuhan. La Ley COVID también suspendería la financiación federal de investigación en todos los campos académicos para estudios que involucren a la CAS, e impondría una prohibición a la cooperación en la investigación del virus de ganancia de función entre cualquier individuo o institución con sede en los Estados Unidos que reciba financiación federal y cualquier individuo o institución de la República Popular de China”, según el comunicado.

Las sanciones del nuevo proyecto de ley se sumarían a las previstas en una medida que Rubio presentó en junio de 2021.

“El Partido Comunista Chino no quiere una investigación forense completa sobre los orígenes de la COVID-19”, dijo Rubio al presentar la propuesta de junio. “Si lo hubieran hecho, habría sucedido en algún momento durante los últimos 18 meses”.

“En lugar de esperar a que las autoridades chinas cooperen repentinamente, Estados Unidos debe obligarlas a cooperar. Un paso obvio en esa dirección es cortar los fondos federales para la investigación realizada con estas entidades estatales chinas.

“Además, debemos imponer sanciones contra el liderazgo de estas entidades y exigir un costo personal. Es hora de que Estados Unidos tome medidas y lidere una respuesta internacional que se conforme con nada menos que una investigación forense completa de los laboratorios de Wuhan”.

Los copatrocinadores de la propuesta de Rubio incluyen a los senadores Tim Scott (R-S.C.), John Cornyn (R-Texas), Rick Scott (R-Fla.), Kevin Cramer (R-N.D.), Roger Marshall (R-Kan. ), Steve Daines (R-Mont.), Chuck Grassley (R-Iowa), James Lankford (R-Okla.), Ben Sasse (R-Neb.), Tommy Tuberville (R-Ala.), Cindy Hyde-Smith (R-Mississippi), Mike Braun (R-Ind.), Marsha Blackburn (R-Tenn.), Bill Hagerty (R-Tenn.) y John Kennedy (R-La.).

“Una y otra vez, el secretario general Xi y sus subordinados en el Partido Comunista Chino han bloqueado los intentos de encontrar la verdad mintiendo sobre la transmisión de la COVID, censurando a los médicos y transfiriendo la culpa. Es hora de que la China comunista se sincere y responda por sus mentiras y encubrimiento sobre los orígenes de la COVID-19”, dijo Scott de Florida en el comunicado.

“La COVID-19 ha cobrado la vida de más de 800,000 personas en los Estados Unidos hasta ahora. Las familias que han perdido a seres queridos por este devastador virus merecen respuestas, especialmente si el Partido Comunista Chino es responsable de desencadenar este virus o de encubrirlo”, dijo Grassley.

“Nuestro proyecto de ley exige una investigación sobre los orígenes de la COVID-19 y responsabiliza a China sancionando a quienes han obstruido las investigaciones independientes. Debemos asegurarnos de que haya duras consecuencias para cualquier persona u organización que haya tenido un papel en el inicio o la perpetuación de esta pandemia”, agregó Grassley.

Mark Tapscott – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: