Fiscal general de Florida advierte al público de las estafas con los tests de COVID-19

Comparte este artículo:

La fiscal general de Florida, Ashley Moody, habla durante una rueda de prensa en Brandon (Florida) el 18 de noviembre de 2021. (Jann Falkenstern/The Epoch Times)

A medida que la variante ómicron de la COVID-19 se extiende por todo el país, la fiscal general de Florida, Ashley Moody, advierte a los consumidores de que hay “malos actores” que acuden en nombre de la ayuda a los demás pero solo para servirse de la información personal.

Moody anunció recientemente que su oficina ha recibido quejas sobre “sitios sospechosos de pruebas de COVID-19”.

“Como hemos visto a lo largo de la pandemia, los estafadores cambian de táctica a medida que cambian las noticias y las situaciones”, dijo Moody en un comunicado de prensa. “Con el reciente aumento del número de personas que solicitan las pruebas de COVID-19 aumenta el riesgo de que los estafadores intenten aprovecharse de la demanda”.

Debido a las largas colas en los lugares que ofrecen pruebas en persona, muchos han decidido “buscar la comodidad” de los tests de autodiagnóstico de COVID-19 y de los servicios de pruebas a domicilio, dijo la oficina de la fiscal general.

También se ha informado de incidencias en Illinois, ya que el gobernador J.B. Pritzker anunció que su estado también está “tomando medidas enérgicas” contra lo que denominó centros de pruebas “improvisados”, refiriéndose a ellos como un “enorme problema”.
COVID-19 testing

COVID-19 testing

Un hombre se acerca a un lugar de pruebas de COVID-19 en Miami Beach (Florida) el 17 de noviembre de 2020. (Chandan Khanna/AFP vía Getty Images)

“Tenemos la intención de asegurarnos de que esas operaciones no sigan haciendo a los clientes y a los pacientes lo que han estado haciendo”, dijo Pritzker durante una rueda de prensa.

Pritzker dijo que, en algunos casos, los centros de pruebas no están informando a la gente de sus resultados, mientras que otros no están asumiendo “la responsabilidad por el tiempo que tardan en recibir los resultados de los laboratorios”.

La directora del Departamento de Salud Pública de Illinois, la Dra. Ngozi Ezike, dijo que los sitios de pruebas emergentes están ayudando a “llenar la demanda” y “no todos son ilegítimos”.

“Queremos pedir cierta precaución con algunas de estas clínicas”, dijo Ezike. “Lamentablemente, hay quienes se aprovechan de estos tiempos locos para intentar estafar a la gente”.

Si tiene alguna duda, haga preguntas en el lugar de la prueba, dijo. “En concreto, sobre qué laboratorio utiliza el lugar y cuándo debe recibir los resultados aproximadamente”.

La semana pasada, el Departamento de Policía de Sarasota recibió un informe sobre “individuos sospechosos que se hacían pasar por personal y ofrecían pruebas falsas de COVID-19” en un establecimiento situado en el estadio Ed Smith de Sarasota. Presuntamente, pedían información personal a la gente, según el informe.

El informe de la policía dice que un hombre de Venice, David Andrew Auxier, les dijo que “dos personas sospechosas” —un hombre y una mujer— compartían enlaces por internet pidiendo información personal y entregaban kits de pruebas de COVID-19 a algunas personas que esperaban para hacerse la prueba en el estadio, dice el informe.

Varias personas esperan para una prueba de COVID-19 en una estación móvil en Nueva York el 29 de diciembre de 2021. (Richard Moore/The Epoch Times)

Añadió que la pareja proporcionó una página web de una empresa identificada como Oak Crest Laboratory Services, que fue compartida con la policía.

El laboratorio, según su página web, tiene su sede en Oaklawn (Illinois), y cuenta con centros de pruebas en la zona de Chicago y sus alrededores.

Otro testigo del suceso, que pidió permanecer en el anonimato, dijo a un canal de televisión de Florida que se encontraba al final de la línea de pruebas cuando una mujer se acercó a su coche y “le entregó una bolsa Ziploc con una prueba de hisopo”. Dijo que la mujer le pidió su teléfono y le hizo escanear un código QR.

“No creo que los profesionales de la medicina quieran tocar mi teléfono si existe la posibilidad de que dé positivo por COVID, simplemente no es el protocolo”, dijo el hombre al reportero de la televisión. “No tenía equipo para materiales peligrosos ni nada parecido”.

Dijo que fue a una página web en la que se le pedía que rellenara algunos datos y luego la mujer le pidió que “se limpiara la nariz”.

“No fue muy específica sobre cómo hacer el hisopo ni nada de eso”, dijo a los agentes. “Empecé a mirar la página web y simplemente no me pareció bien, así que hay dos banderas rojas”.

The Epoch Times se puso en contacto con el laboratorio por correo electrónico para pedirle comentarios, pero no respondieron al cierre de esta edición.

Continuó diciendo que se dio cuenta de que alguien recogía los hisopos y “los tiraba a una bolsa de basura”. Dijo que “se acercó al trabajador y le pidió una prueba de que trabajaba allí”.

“El hombre afirmó que no hablaba inglés”, continuó. “Empecé a hablarle en español, luego el hombre dijo que hablaba ruso”.

“Llamé a la policía y me quedé en la cola”, dijo, advirtiendo a los demás de lo que estaba ocurriendo.

En el informe policial, un empleado del lugar dijo a las autoridades que había “dos empleados del seguro dando vueltas y pidiendo información, pero que no hablaban español”.

“No se tomaron más medidas por parte de las fuerzas de seguridad”, decía el informe.

La empresa que gestiona el centro de Sarasota, Real Diagnostics, dijo que no tiene ningún vínculo con Oak Crest Lab.

Un portavoz de la empresa de diagnósticos dijo que se pedirá a quienes estén en la fila que rellenen su información en papel y que no presenten nada a menos que tenga el logotipo de Real Diagnostics en la página.

La empresa dijo que ahora están considerando diferentes formas de identificar al personal del laboratorio, dijo el portavoz en un comunicado.

Aunque los responsables del centro de pruebas dijeron que tienen a varios trabajadores recopilando información sobre el seguro de quienes esperaban en la cola del coche, ninguno de los que trabajaban ese día coincidía con la descripción del hombre y la mujer denunciados por Auxier, según el informe policial.

Jannis Falkenstern – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: