Suspenden orden de vacunación de la OSHA tras avalancha de comentarios públicos negativos

Comparte este artículo:

Manifestantes se reúnen para protestar por las restricciones por el coronavirus impuestas por Cal/OSHA en Santa Ana, California, el 10 de junio de 2021. (John Fredricks/The Epoch Times)

Más de 68,000 comentarios públicos, en su mayoría negativos, recibieron la propuesta de norma de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA, por sus siglas en inglés) del presidente Joe Biden, que obliga a miles de empresas a exigir a sus empleados la vacunación contra el virus del PCCh o a someterse a un riguroso calendario de pruebas.

La Norma Temporal de Emergencia (ETS) fue propuesta el 5 de noviembre por la OSHA, con 30 días de comentarios públicos en el Registro Federal. La ETS exige a todas las empresas privadas con 100 o más empleados que obliguen a vacunarse o a someterse a las pruebas y a despedir a quienes se nieguen a hacerlo.

En pocos días, el Registro Federal se vio inundado con más de 20,000 comentarios, prácticamente todos ellos contrarios a la propuesta. El total superó los 38,000 al cabo de una semana, y se situó en 68,378, hasta la medianoche del 22 de noviembre.

El Registro Federal no publica información sobre los comentaristas más allá de su nombre, a menos que la persona la facilite específicamente. Los comentarios no se recopilan como favorables o contrarios a una propuesta hasta que finaliza el periodo de comentarios.

Un estudio superficial de los comentarios publicados hasta el momento incluía este de “K.S. Eden“: “¿Por qué [ustedes] están interviniendo en el proceso de aprobación de la propuesta?”.

“¿Por qué [ustedes] se meten en el campo de la medicina? La OSHA es una administración que protege a los trabajadores de los riesgos para la salud y la seguridad en el trabajo, es decir, de las sustancias peligrosas y tóxicas y de los materiales de desecho, de las lesiones de espalda, de la protección contra las caídas, de la protección de las máquinas, de la seguridad eléctrica, del amianto, de los resbalones, de los tropezones, de las caídas, etc.”.

Asimismo, un extenso comentario de “Shiers, Scot” concluía señalando:

“En resumen, creo que sin más tiempo para estudiar los efectos a largo plazo para los HUMANOS de las nuevas vacunas de ARNm, podrían representar potencialmente un mayor peligro para la salud de los trabajadores estadounidenses que una enfermedad infecciosa que probablemente tenga una tasa de mortalidad superior al 1% entre los individuos sanos. Y esto ni siquiera está considerando el uso permitido ‘fuera de lo indicado’ de la terapéutica posinfección”.

Y “Ivan Price” declaró en su comentario que “no se vacunará. Ningún empleador puede o debe coaccionar a sus empleados para que participen en una terapia genética experimental. Esta tiranía termina cuando decimos NO MÁS. No lo cumpliré”.

Los comentarios no fueron unánimemente opuestos a la propuesta, como se ve en el de “Foley, Thomas H.”, que escribió

“Dado que las consecuencias de la hospitalización o la muerte del empleado no vacunado son mayores que las del empleado vacunado y que todavía existe la posibilidad de hospitalización o muerte del empleado vacunado, la ETS debería actualizarse para exigir que todos los empleados usen cubiertas faciales y se sometan a pruebas semanales basándose en la ciencia actual. No actualizar la norma basándose en este nuevo estudio pondría en riesgo a todos los empleados, independientemente de su estado de vacunación”.

“Creo que es algo astronómico, en realidad”, dijo la investigadora de la Heritage Foundation Rachel Greszler cuando The Epoch Times le pidió que pusiera en perspectiva la avalancha de comentarios.

En comparación, Greszler señaló que la OSHA emite pocas propuestas de ETS, pero la más reciente antes de la orden de la vacuna se emitió en julio en relación con la exposición laboral al virus del PCCh y solo generó 471 comentarios.

Greszler dijo que revisó los totales de los comentarios sobre las normas propuestas recientemente publicadas y descubrió que “hay grandes rangos, por supuesto, así que tienes estos pequeños como sobre el cambio climático y las adquisiciones federales que obtuvieron 12 comentarios. Hay una norma del Seguro de Discapacidad de la Seguridad Social (SSDI) sobre la eliminación de la incapacidad de comunicarse en inglés que recibió 214 comentarios.

“Lo que me pareció un gran número de comentarios antes se refería a la condición de contratista independiente, en la que había freelancers, personas que trabajaban por su cuenta, etc., y eso tuvo 4300 comentarios”.

Greszler añadió que una norma propuesta sobre la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) recibió 8600 comentarios.

La directora ejecutiva de Heritage Action for America, Jessica Anderson, dijo a The Epoch Times que la avalancha de comentarios refleja el hecho de que “la Administración de Biden está reclamando el poder que no tiene para dictar las decisiones médicas personales de millones de estadounidenses, pero estamos luchando”. Este ejemplo de estadounidenses que pasan a la acción demuestra el poder de la capacidad de las bases para movilizarse y oponerse a estas órdenes verticales de Washington”.

El grupo de Anderson animó activamente a sus miembros a presentar comentarios e incluyó enlaces al Registro Federal para ayudarles a hacerlo.

Más de una docena de fiscales generales estatales han demandado ante los tribunales federales para detener la orden de Biden, al igual que múltiples bufetes de abogados de interés público que representan a organizaciones de medios de comunicación, universidades y particulares. Las numerosas impugnaciones a la orden se han consolidado en un solo tribunal, el Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos para el Sexto Circuito.

Los republicanos de la Comisión de Educación y Trabajo de la Cámara de Representantes apoyan una resolución del Congreso que declara que la OSHA no tiene autoridad constitucional para emitir la orden.

“Nunca antes en sus 50 años de historia se había corrompido [la OSHA] para imponer una orden tan opresiva al pueblo estadounidense. Estos son los hombres y mujeres trabajadoras que van a trabajar todos los días y mantienen a sus familias”, dijo el representante Fred Keller (R-Pa.), que presentó la resolución, a The Epoch Times el 23 de noviembre.

Keller es el principal republicano del subcomité de protección de los trabajadores del comité.

“Estamos luchando para anular esta norma a través de nuestra resolución de la Ley de Revisión del Congreso, que envía un mensaje claro a esta administración: Los estadounidenses no tolerarán una extralimitación tan flagrante por parte del gobierno federal”, añadió Keller.

Un portavoz de la mayoría demócrata en el panel de educación y trabajo no respondió a la solicitud de comentarios de The Epoch Times.

Mark Tapscott – La Gran Época  (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: