Las grandes mentiras de los medios sobre el caso Kyle Rittenhouse quedan en evidencia

Comparte este artículo:

Los fact-checkers difundieron desinformación, los medios crearon una narrativa donde Rittenhouse era culpable antes de que terminase el juicio y quienes lo apoyaron eran mentirosos o radicales de derecha.

Kyle Rittenhouse recuperó su libertad en un juicio justo. Prevaleció el derecho a la legítima defensa. Sin embargo, la campaña mediática de la cobertura del caso se basó en desinformación y opiniones sesgadas.

Estigmatizar a Kyle Rittenhouse y a quienes lo apoyan

El verano pasado, luego de que Rittenhouse disparara a tres personas en defensa propia, los medios liberales americanos salieron al paso a atacar al joven que en ese entonces tenía 17 años. A Rittenhouse lo acusaron de ser un supremacista blanco y lo estigmatizaron por tener preferencias políticas-ideológicas republicanas y conservadoras.

The Daily Beast, la Radio Nacional Pública (NPR), The New York Times y otros medios de prensa nacionales publicaron artículos sobre el “fanatismo” que tenía Rittenhouse con “Blue Lives Matter”, un movimiento que apoya a los policías. La historia fue fervor en la prensa liberal que buscaba vincular el caso con el racismo sistémico y la violencia policial.

Un manifestante dice en las afueras de la Corte en Kenosha que la legítima defensa no es racismo y también le pide a los medios que paren las mentiras. (EFE)

La prensa también lanzó críticas contra políticos o figuras relevantes en el mundo conservador que se negaron a condenar a Rittenhouse. Esto puso al joven en una posición desagradable ante el público nacional, quienes embebidos de la cobertura parcializada apuntaban contra las ideas políticas del joven como el derecho a portar armas.

Un claro ejemplo fue el del comentarista Brian Tyler Cohen, quien criticó a Tucker Carlson, de Fox News, por darle “cobertura a un nacionalista blanco que asesinó a dos personas”. El mismo Tyler Cohen atacó al expresidente Donald Trump por no condenar “a un blanco que asesinó a dos personas a sangre fría porque asistió a uno de sus mitines”.

A raíz de casos como el de Rittenhouse, los medios también atacaron a grupos conservadores que querían resguardar sus ciudades ante la ola de violencia durante las revueltas protagonizadas por Black Lives Matter. The New York Times, por ejemplo, publicó un artículo explicando que “los manifestantes” estaban evaluando cómo mantenerse a salvo de estos “grupos de extrema derecha”.

Imagen

Drew Holden publicó un hilo en Twitter analizando la cobertura de los medios en torno al caso de Kyle Rittenhouse. (Twitter).

Además, la New York Magazine señaló que: “Al abrazar abiertamente a Kyle Rittenhouse como un héroe, los republicanos aclaran sus fantasías violentas”.

The Washington Post y MSNBC también atacaron a Donald Trump por defender a Rittenhouse. The Associated Press fue más allá y utilizó a su equipo de “verificación de hechos” para decir que Trump dijo “erróneamente” que Rittenhouse fue atacado y que cuando tropezó y cayó, como estaba en peligro su vida, accionó su arma. Además de difundir desinformación, AP manifestó que Trump “habló en defensa de alguien que se opuso a los manifestantes por la justicia racial, que según las autoridades portaba ilegalmente un rifle semiautomático y a quien los fiscales acusan de cometer homicidio intencional”. Ninguna de esas afirmaciones es verdadera.

Otra agencia de verificación de hechos que difundió desinformación fue PolitiFact, quienes dijeron que era falso que Rittenhouse estaba armado legalmente.

MSNBC crítica a Trump por no condenar a Kyle Rittenhouse. (YouTube)

Usar a las víctimas para atacar a Rittenhouse

Anthony Huber, de 26 años, y Joseph Rosenbaum, de 36, fueron los hombres a los que Rittenhouse disparó en defensa propia. Rosenbaum tenía un gran historial criminal por abusos sexuales contra niños y Huber tenía historial por violencia doméstica. Sin embargo, los medios de prensa se encargaron de utilizar la imagen de estas personas para atacar a Rittenhouse ignorando el prontuario de ambos, en un intento de generar empatía para con las víctimas y sus familiares.

Una de las periodistas que utilizó tanto a Huber como a Rosenbaum para atacar al joven fue Ana Navarro-Cárdenas, comentarista y colaboradora en diversos medios liberales como CNN, Telemundo y The View. Ella dijo que Rittenhouse soltó lágrimas falsas en la Corte y que debíamos recordar el sufrimiento de los familiares de las víctimas.

Otros medios, como CNN, The Daily Beast o NBC, se encargaron de recabar las declaraciones de los familiares de las víctimas que no tenían intención alguna de hablar del pasado de Rosenbaum o Huber. De hecho, a Huber lo tildaron de héroe pese a estar en revueltas violentas e intentar agredir a un menor de edad.

The Independent, intentó racializar el caso diciendo que Kyle Rittenhouse había disparado contra tres personas negras. Pero, todas las personas que recibieron un disparo de Rittenhouse eran blancas.

Poner en tela de juicio el sistema de justicia

Durante el juicio, varios columnistas de medios progresistas, como Issac Bailey, en NBC News, o Ja’han Jones en MSNBC, impulsaron la matriz de que Kyle Rittenhouse ya había ganado este caso, incluso antes de que acabe el juicio. Jones calificó al joven de ser un gran actor, también acusó al jurado de ser “exclusivamente blanco” y al juicio de ser un teatro “con un elenco de personajes que parecen estar destinados a reivindicar la violenta adoración del héroe por parte de los conservadores”.

Las grandes mentiras de los medios sobre el caso Kyle Rittenhouse quedan en evidencia

Manifestaciones contra el veredicto de Kyle Rittenhouse. (EFE)

Luego del veredicto, la situación no cambió mucho. Los medios ignoraron en sus artículos y titulares la palabra clave de este juicio: legítima defensa.

La gran mayoría de medios de comunicación nacionales calificaron a Rittenhouse como el hombre absuelto que “asesinó a dos personas”. La prensa internacional no solo se hizo eco de la cobertura nacional, sino que fue más allá, calificando de “controversial” la decisión del jurado y llamando a Rittenhouse un supremacista”.

Pero también hubo varias críticas respecto a la cobertura del caso Rittenhouse. El escritor y comentarista Drew Holden publicó un extenso hilo en Twitter analizando los titulares y los tuits de los principales medios de comunicación del país.

Bari Weiss, la experiodista del New York Times, también analizó cómo los medios cubrieron el caso. Asimismo, en medios conservadores como el New York Post o The Spectator World se publicaron diversas columnas contra el mainstream media.

La prensa tradicional americana está atravesando una crisis de confianza importante. Hoy en día, la mayoría de los americanos, sobre todo conservadores, no confía en la prensa nacional, pues muchos creen que mienten adrede simplemente para beneficiar a un partido político o una ideología.

Emmanuel Alejandro Rondón – El American


Comparte este artículo: