La incómoda verdad sobre la violencia política en los Estados Unidos

Comparte este artículo:

Image Credit: Image modified by FEE, originally by cristian castillo on Unsplash.

Durante el fin de semana, la escritora de opinión del Washington Post, Jennifer Rubin, apareció en CNBC para defender a los demócratas de la Cámara de Representantes quienes presentaron una resolución para censurar al representante Paul Gosar (Republicano de Arizona).

Gosar compartió recientemente un video anime en las redes sociales en el que aparecía atacando a la representante Alexandria Ocasio-Cortez (demócrata de Nueva York) con una espada y dispuesto a atacar al presidente Joe Biden y Rubin aprovechó la oportunidad para destacar el preocupante aumento de la retórica violenta en la política estadounidense. (Al hacerlo, Rubin -un antiguo conservador que ha escrito para PJ Media, Commentary, Human Events y The Weekly Standard- señaló directamente a los republicanos, en particular a Gosar, al ex presidente Donald Trump y a la diputada Marjorie Taylor Greene (republicana de Georgia).

“El Partido Republicano lleva un tiempo alentando tácitamente y racionalizando la violencia”, dijo Rubin. “Este es un comportamiento fascista. Esto es lo que hacen los regímenes fascistas… Intimidan y utilizan la amenaza de la violencia. Es absolutamente intolerable”.

TWEET

Rubin no se equivoca al afirmar que hay un preocupante aumento de la violencia política en Estados Unidos. El verano del 2020 fue el más violento desde los años 60 y le siguieron los disturbios del Capitolio el 6 de enero.

Tampoco se equivoca Rubin en afirmar que Trump se negó a menudo a condenar inequívocamente el uso de la violencia como herramienta política legítima. Por ejemplo, poco antes de las elecciones de 2020, durante un debate con Joe Biden, el moderador Chris Wallace le dio la oportunidad de denunciar a los Proud Boys de extrema derecha. En lugar de eso, Trump dijo que el grupo debería “retroceder y mantenerse al margen”. En 2016, Trump también dijo que consideraría el pago de los honorarios legales de un hombre acusado de golpear a un manifestante en un acto de campaña de Trump.

Esa retórica no es responsable y puede ayudar a explicar uno de los acontecimientos más escalofriantes de mi vida: el porcentaje de estadounidenses que ven la violencia como un medio legítimo para el cambio político se ha disparado en los últimos cinco años, según una encuesta realizada por Newsweek y Statista.

TWEET

Esto es profundamente preocupante, pero una cosa queda clara rápidamente después de ver los resultados de la encuesta: la aceptación de la violencia es bipartidista.

Si uno ve a la Sra. Rubin en la CNBC, no tendrá ningún indicio de la realidad de que el aumento de la violencia y la retórica violenta es bipartidista. La ex bloguera de derecha, como un fiscal en un juicio, argumenta apasionadamente que la violencia es un problema engendrado por Trump, Greene y Gosar.

Como muchos partidistas, Rubin simplemente elige ignorar la violencia de aquel verano de 2020, que contó con grupos de izquierda como Antifa y Black Lives Matter. Además, ignora el hecho de que, en muchos casos, esos grupos fueron azuzados por políticos, medios de comunicación e intelectuales.

Tras el asesinato de George Floyd a manos de la policía, por ejemplo, la congresista Maxine Waters instó a los manifestantes a “permanecer en la calle” y a “ser más conflictivos” si un jurado de Minneapolis absolvía a Derek Chauvin de la muerte de Floyd.

Mientras Minneapolis ardía, Kamala Harris instó a sus seguidores a “aportar” y donar a una organización sin fines de lucro dedicada a pagar las fianzas de las personas acusadas por delitos para que volvieran a las calles. Una y otra vez, Harris expresó su apoyo a los que estaban en las calles durante la violencia, afirmando que “siempre debemos defender las protestas pacíficas y las manifestaciones pacíficas; no debemos confundirlas”. Pero confundirlas es precisamente lo que Harris hizo con frecuencia y contó con la ayuda de unos medios de comunicación que insistieron en que las protestas de la policía eran “mayoritariamente pacíficas” a pesar de las pruebas visuales de lo contrario.

Los profesores universitarios, por su parte, defendían los saqueos y hablaban de la utilidad de la violencia como medio para el progreso social.

TWEET

“Lo que sabemos en ciencias políticas es que la protesta importa”, explicó un profesor del Oberlin College. “Cuando vemos la destrucción de edificios, cuando vemos la violencia -ya sea por parte de la policía o de los propios manifestantes- en realidad vemos una mayor respuesta por parte de los funcionarios elegidos”.

Esta retórica tampoco comenzó en 2020. En el período previo a las elecciones de 2018, muchos demócratas utilizaron una retórica incendiaria contra las políticas de Trump (hay para escoger) para encender la base progresista.

“Ni siquiera sé por qué no hay levantamientos en todo el país. Y quizá los haya, cuando la gente se dé cuenta de que esta es una medida que defienden”, se lamentaba en 2018 la líder de la minoría, Nancy Pelosi.

“Vayan al Capitolio hoy”, dijo el senador estadounidense Cory Booker en julio de 2018. “Manifiéstense frente a algunos congresistas”.

“Cuando caen, les damos una patada. De eso se trata este nuevo Partido Demócrata”, dijo el exfiscal general, Eric Holder, durante una parada de campaña en McDonough, Georgia.

En el período previo a las elecciones de noviembre de 2018, muchos progresistas -al igual que Trump- fueron tímidos cuando avivaron estas llamas en el sentido de que no llamaron ni defendieron del todo la violencia. El comentarista de CNN Chris Cuomo, sin embargo, no vio la necesidad de andarse con rodeos.

“Esta noche les sostengo que todos los golpes no son iguales, moralmente”, dijo Cuomo en CNN en un segmento de agosto de 2018 defendiendo a Antifa. “Cuando alguien viene a señalar a los intolerantes y el asunto se enardece, incluso físicamente, ¿está igualmente equivocado que el intolerante con el que está luchando? Yo sostengo que no”.

Y justo la semana pasada un líder de Black Lives Matter prometió que habría “disturbios”, “fuego” y “derramamiento de sangre” si el alcalde electo de Nueva York, Eric Adams, trae de vuelta a los agentes encubiertos para luchar contra el aumento del crimen en la ciudad.

La Sra. Rubin tiene razón en que hay un problema de violencia en los Estados Unidos, pero se equivoca al sugerir que es un problema que sólo afecta a sus oponentes políticos.

Al igual que Trump, los demócratas y los activistas vieron que la acalorada retórica de los “levantamientos” y de ponerse “en frente” de los oponentes políticos era eficaz para cargar de energías a su base. Y han utilizado esa retórica en elecciones consecutivas para avivar la ira y avivar los agravios raciales.

Cuando una turba enfurecida rodeó al senador Rand Paul y a su esposa Kelly en las calles de Washington, DC, a finales de agosto de 2020, coreando “¡Di su nombre!” -una referencia al tiroteo de la policía contra Breonna Taylor– los manifestantes podían decir genuinamente que sólo estaban haciendo lo que los líderes políticos les habían dicho que hicieran. Sin  importar que Paul hubiese patrocinado la Ley de Justicia para Breonna Taylor, una legislación diseñada para prohibirle a la policía el uso de órdenes de detención sin previo aviso.

TWEET

Aunque no se dé cuenta, Rubin -que extrañamente pidió nuevas “reglas” que prohibieran a los medios de comunicación tratar a los republicanos como “normales”- en realidad alimenta esta cultura de la discordia.

El escritor conservador Andrew Sullivan, en el programa 60 Minutes del domingo, señaló que el tribalismo y la intolerancia política están destruyendo una parte importante del tejido estadounidense.

“La Constitución estadounidense fue creada para personas que pueden razonar y discutir y no tienen miedo”, explicó Sullivan a Scott Pelley. “Si estás en una tribu y lo único que importa es la victoria de tu tribu y tú tienes toda la verdad y la otra tribu no tiene ninguna y tú tienes todas las virtudes y el otro bando no tiene ninguna, no puedes comportarte así”.

El tipo de tribalismo descrito por Sullivan es precisamente el que Rubin practica de forma rutinaria y sólo un ejemplo de ello es cuando pretende que la violencia política sólo es un problema por culpa de esos bichos raros de la derecha, a quienes ni siquiera se les debería permitir hablar en televisión.

La violencia política es demasiado verdadera y demasiado peligrosa como para tratarla de forma tan cínica y partidista. Como escribí el año pasado, los estadounidenses deben rechazar categóricamente la violencia política o serán consumidos por ella. Por desgracia, demasiados líderes políticos se niegan a hacer precisamente esto.

El 27 de agosto de 2020, cuando Kenosha, Wisconsin, aún se tambaleaba por los disturbios que terminaron con el tiroteo de Kyle Rittenhouse, la candidata Kamala Harris pronunció un discurso en el que dijo que “no era de extrañar que la gente saliera a la calle” debido a la brutalidad policial.

La madre de Jacob Blake -un hombre negro de 29 años al que la policía disparó siete veces días antes durante un enfrentamiento frente al carro de su novia, lo que provocó las protestas y los disturbios- adoptó un enfoque muy diferente.

“Si Jacob supiera lo que está ocurriendo, la violencia y la destrucción, estaría muy disgustado”, dijo la señora Jackson. “Por favor, no quemen propiedades y causen estragos, ni derriben sus propias casas en nombre de mi hijo. No deberían hacerlo”.

La señora Blake muestra cómo se condena inequívocamente la violencia. Muchos políticos (y muchos estadounidenses) de ambos lados del pasillo político podrían aprender de su ejemplo y de la sabiduría del Dr. Martin Luther King Jr.

“A pesar de las victorias temporales, la violencia nunca trae la paz permanente”, dijo King en Tres maneras de afrontar la opresión. “No resuelve ningún problema social; simplemente crea otros nuevos y más complicados”.

Jon Miltimore – Fundación para la Educación Económica


Comparte este artículo: