El costo de no hacer nada mientras el vecindario está siendo tomado por el socialismo

Comparte este artículo:

Joe Biden y Kamala Harris.

El vecindario estrechando relaciones con potencias enemigas como Rusia, Irán o China, presencia de actores terroristas del nivel de Hezbollah y un socialismo que se toma Iberoamérica son asuntos que sin duda afectan directamente a USA.

Esta semana hemos conocido que la administración Biden planea sacar a las FARC de la lista de grupos terroristas internacionales. El asunto es un duro golpe para Colombia —país que vive hoy la amenaza de unas FARC fortalecidas—, pero también es una muestra del papel que jugará Estados Unidos en materia internacional durante el Gobierno Biden-Harris y de lo que puede llegar a ocurrir en la región en los próximos años.

La posición de millones de americanos y extranjeros de rechazar la intervención de Estados Unidos, en cualquiera de sus formas, es entendible. Millones de ciudadanos simplemente no quieren gastar su dinero, mucho menos poner en riesgo a sus hombres, para solucionar los problemas de otros países. Pero la clave del asunto está en la última frase, ¿son totalmente problemas de otros países? En otras palabras, ¿cuál es, para USA, el costo de no hacer nada?

Carteles de narcotráfico dispuestos a hacer lo que sea por entrar su droga a USA, tráfico de personas, caravanas de miles de migrantes en las que se infiltra todo tipo de delincuentes, el vecindario estrechando relaciones con potencias enemigas como Rusia, Irán o China, presencia de actores terroristas del nivel de Hezbollah en diferentes países y un socialismo que se toma Iberoamérica de manera rápida y brutal son solo algunos de los asuntos que ocurren en la región, pero que sin duda afectan directamente la seguridad de Estados Unidos.

Por supuesto que el país no se puede convertir en el encargado de solucionar los problemas del mundo, pero hay un sinnúmero de acciones concretas que, tomadas a tiempo, son fundamentales para evitar el avance de los enemigos en el vecindario. Ver de brazos cruzados cómo la región se va llenando de terroristas y narcotraficantes no es una decisión inteligente.

Sacar a las FARC de la lista de grupos terroristas internacionales no es inteligente. Que Juan González, el director principal del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos para el hemisferio occidental, diga que el presidente “no tiene idea de quién es Gustavo Petro“, es solo una muestra más de que la administración Biden-Harris no entiende el peligro que representan para Estados Unidos los líderes de la izquierda radical que se está tomando Latinoamérica.

Es estúpido ver que tu vecindario se va llenando de delincuentes, narcotraficantes, terroristas y creer que eso es asunto de tus vecinos y que no te afectará.

Vanessa Vallejo – El American


Comparte este artículo: