Compañía estadounidense está desarrollando la vacuna contra nueva variante de COVID-19

Comparte este artículo:

Muestras de un ensayo clínico que estudia la vacuna COVID-19 de Novavax en Seattle, Washington, en una fotografía de archivo. (Karen Ducey/Getty Images)

Una empresa de biotecnología estadounidense está trabajando en una versión de su vacuna COVID-19 que se dirige específicamente a la variante Omicron recientemente identificada.

Novavax, con sede en Maryland, ya ha comenzado a desarrollar la versión, con planes para empezar a probarla el mes que viene.

La formulación actualizada gira en torno a una nueva proteína de espiga, que desencadena una respuesta del sistema inmunitario humano. Los científicos basarán la proteína de espiga en la secuencia genética de Omicron, una variante recientemente identificada del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), dijo Novavax a The Epoch Times en una declaración enviada por correo electrónico.

COVID-19 es causado por el virus del PCCh, a veces llamado SARS-CoV-2.

La vacuna rediseñada estará lista “para comenzar las pruebas y la fabricación en las próximas semanas”, dijo Novavax el viernes.

La compañía dijo que los datos de los ensayos clínicos muestran que su vacuna probablemente proporcionará protección contra las variantes nuevas y emergentes. La vacuna, que utiliza la tecnología de nanopartículas recombinantes, “nos permite adaptarnos rápidamente a los cambios de las cepas y se presta a inducir anticuerpos de neutralización cruzada amplia basados en el uso de una proteína de espiga de longitud completa, que tiene epítopos conservados que son reconocidos por el sistema inmunitario”, dijo Novavax.

Se cree que los anticuerpos son una medida de protección contra la infección. Los epítopos son una porción de un antígeno que entra en contacto con los anticuerpos.

La vacuna de Novavax solo ha recibido autorización en varios países, entre ellos Filipinas. No está disponible para su uso en Estados Unidos, aunque las autoridades han dicho que podrían solicitar una autorización de uso de emergencia para finales de año.

Los estadounidenses pueden obtener actualmente las vacunas de Johnson & Johnson, Moderna y Pfizer.

Un trabajador de la salud prepara una dosis de la vacuna Johnson & Johnson COVID-19 en el Centro de Convenciones de Puerto Rico durante el primer evento de vacunación masiva en San Juan, Puerto Rico, el 31 de marzo de 2021. (Ricardo Arduengo/AFP vía Getty Images)

Johnson & Johnson, con sede en Nueva Jersey, dijo en un comunicado que la compañía está “monitoreando de cerca las nuevas cepas emergentes del virus COVID-19 con variaciones en la proteína de espiga del SARS-CoV-2” y también está probando la efectividad de su vacuna contra Omicron.

Moderna, con sede en Massachusetts, dijo en un comunicado que Omicron “representa un riesgo potencial significativo para acelerar la disminución de la inmunidad natural y la inducida por la vacuna” y que sus científicos comenzarían a estudiar una dosis de refuerzo dirigida a la variante.

Por su parte, Pfizer, con sede en Nueva York, y su socio alemán BioNTech, dijeron que están trabajando en una reformulación de su vacuna para contrarrestar a Omicron y que podría estar lista en unos 100 días.

Otros fabricantes de vacunas también están trabajando para probar sus productos contra esta nueva variante.

Un portavoz de Inovio Pharmaceuticals, con sede en Pensilvania, dijo a The Epoch Times en un correo electrónico que la empresa está probando su vacuna existente contra la variante, al tiempo que crea una nueva vacuna contra Omicron.

AstraZeneca, por su parte, va a probar su vacuna y su combinación de anticuerpos, utilizada como tratamiento para COVID-19, contra Omicron.

Una portavoz de la empresa con sede en Reino Unido dijo a The Epoch Times por correo electrónico que la vacuna ha demostrado su eficacia contra todas las variantes del SARS-CoV-2 que preocupan y contra COVID-19 en ensayos clínicos en los que participaron decenas de miles de personas, y en pruebas en el mundo real en otras.

“Al igual que con cualquier nueva variante emergente, estamos estudiando la B.1.1.529 para entender más sobre ella y el impacto sobre la vacuna. AstraZeneca ha desarrollado, en estrecha colaboración con la Universidad de Oxford, una plataforma de vacunas que nos permite responder rápidamente a las nuevas variantes que puedan surgir. Además, AstraZeneca ya está llevando a cabo investigaciones en lugares donde se ha identificado la variante, concretamente en Botsuana y Eswatini, que nos permitirán recopilar datos del mundo real de Vaxzevria contra esta nueva variante del virus”, dijo la portavoz.

También se estudiará la combinación de anticuerpos para ver si mantiene su eficacia contra el virus.

Zachary Stieber – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: