Cientos de empleados de Google firman manifiesto que se opone a orden de vacunación de la empresa

Comparte este artículo:

El CEO de Alphabet, Sundar Pichai, habla durante una sesión en la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, el 22 de enero de 2020. (Fabrice Coffrini/AFP vía Getty Images)

Al menos 600 empleados de Google han firmado un manifiesto en el que se oponen a la orden de vacunación contra el COVID-19 de la empresa, que se dice que es aplicable a todos los 150,000 empleados, tanto los que trabajan en la oficina como los que lo hacen a distancia, de acuerdo con los requisitos establecidos por la Casa Blanca.

La Administración de Biden había fijado un plazo hasta el 4 de enero para que todos los empleados del país que trabajen en empresas con más de 100 miembros de la plantilla se vacunen completamente o se sometan a pruebas periódicas de COVID-19. En respuesta, Google pidió a sus empleados que comunicaran su estado de vacunación al equipo de “salud y seguridad medioambiental” de Google antes del 3 de diciembre. Muchos trabajadores han regresado a sus oficinas tras la relajación de las restricciones por la pandemia.

El manifiesto pide a la dirección que cree una nueva orden que sea “inclusiva para todos los Googlers”, y solicita a los compañeros que “se opongan a la orden por una cuestión de principios”.

“Creo que la orden de Sundar sobre las vacunas tiene muchos fallos”, dicen los autores del manifiesto, reporta la CNBC. “Es posible que estos Googlers nunca se sientan cómodos expresando sus verdaderos sentimientos sobre una política de salud de la empresa y otros temas sensibles no relacionados. Esto da lugar a una perspectiva silenciada y exacerba la ‘cámara de eco’ ideológica interna que la gente, tanto dentro como fuera de Google, ha observado durante años”.

En cuanto a subir a una plataforma los detalles de las vacunas de cada empleado, el documento decía: “No creo que Google deba estar al tanto de la salud y el historial médico de los Googlers y el estado de vacunación no es una excepción”.

Google ha mantenido su postura y ha dicho que todos los empleados que trabajan con contratos gubernamentales, trabajen o no en la oficina, deben estar vacunados.

“Como hemos dicho a todos nuestros empleados y al autor de este documento, nuestros requisitos de vacunación son una de las formas más importantes de mantener la seguridad de nuestra plantilla y de mantener nuestros servicios en funcionamiento. Respaldamos firmemente nuestra política de vacunación”, dijo un portavoz de Google a la CNBC.

Los autores del manifiesto calificaron el liderazgo de Google de “coercitivo”, y también enviaron una carta abierta a la directora de salud de Google, la doctora Karen DeSalvo, escribiendo que las “implicaciones son escalofriantes” para las empresas de todo el mundo si un líder del mercado como Google aplicara las órdenes de vacunación.

“Normaliza la obligatoriedad de la intervención médica no solo para la vacunación contra el COVID-19, sino para futuras vacunas y posiblemente incluso para intervenciones no relacionadas con las vacunas por extensión”, dice el documento. “Justifica el principio de división y trato desigual de los Googlers en función de sus creencias y decisiones personales”.

La oposición de los trabajadores llega en un momento en el que Google está compitiendo por entrar en la industria de la salud entre sus otras empresas.

Según los datos de los CDC, el 82.2% de los adultos estadounidenses se han vacunado al menos parcialmente contra el COVID-19.

Los representantes de Google no respondieron inmediatamente a la solicitud de comentarios de The Epoch Times.

Naveen Athrappully – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: