Cámara aprueba proyecto de presupuesto de $1.8 billones y lo envía al Senado

Comparte este artículo:

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), preside la votación de la Ley Build Back Better en el Capitolio de EE. UU. el 19 de noviembre de 2021. (Anna Moneymaker/Getty Images)

La Cámara de Representantes votó el viernes 220-213 para aprobar el proyecto de ley presupuestario demócrata de 1.75 billones de dólares Build Back Better, enviando el proyecto de ley al Senado tras meses de retrasos y luchas internas.

Los republicanos se han opuesto a la legislación desde su inicio, y votaron en contra del proyecto de ley por unanimidad. Una congresista republicana dijo que votaba rotundamente “no” al proyecto de ley “Build Back Broke”.

Pero los demócratas no lograron esta unanimidad, a pesar del entusiasmo de muchos miembros por aprobar el proyecto de ley tras meses sin avances.

El representante Jared Golden (D-Maine), un acérrimo moderado del grupo bipartidista Problem Solvers Caucus, votó con los republicanos en contra del proyecto de ley.

Hace unos meses, Golden se unió a un grupo de nueve (más tarde diez) moderados para exigir que el proyecto de ley presupuestario partidista se desvinculara del proyecto de ley de infraestructuras, que los moderados calificaron de “victoria bipartidista para nuestra nación”. Esta exigencia condujo a un enfrentamiento de meses entre moderados y progresistas que ni siquiera la intervención del presidente Joe Biden pudo resolver.

Los progresistas, que constituyen casi la mitad de la bancada demócrata de la Cámara de Representantes, llevan mucho tiempo manifestando abiertamente su desconfianza hacia los moderados. Los progresistas de la Cámara, pensando que los moderados hundirían el proyecto de ley si se aprobaba primero el proyecto de ley de infraestructuras de 1.2 billones de dólares, preferido por los moderados, dijeron que no votarían el proyecto de ley de infraestructuras sin aprobar primero el proyecto de ley de presupuestos.

Originalmente, tanto el proyecto de ley de presupuesto como el de infraestructuras iban a ser votados el 27 de septiembre. Sin embargo, los moderados se negaron a ceder en sus demandas de que los proyectos de ley de presupuesto e infraestructuras se consideraran por separado, lo que supuso la primera señal de problemas para el liderazgo demócrata.

Una intervención de última hora de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), ayudó a hacer avanzar el proyecto de ley presupuestario el 27 de septiembre, pero la división dentro de la bancada continuó.

Durante el siguiente mes y medio, varios plazos ofrecidos por los líderes se sucedieron sin que hubiera movimiento en ninguno de los dos proyectos de ley.

Ni siquiera dos visitas del presidente pudieron subsanar esta brecha, lo que hizo que los líderes y los miembros de base se sintieran cada vez más frustrados.

Si bien la mayoría de los moderados y progresistas dijeron que estaban dispuestos a votar por el proyecto de ley en teoría, los detalles sobre el coste y los tipos de programas que debían estar en el proyecto de ley fueron extremadamente divisivos.

Hacia mediados de noviembre, los demócratas intentaron aprobar el proyecto de ley en la Cámara antes de que la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO) diera al proyecto una puntuación que detallara sus efectos sobre el déficit federal y la deuda nacional.

Pero los moderados exigieron que se diera esta puntuación antes de votar por el proyecto de ley. Los líderes demócratas aceptaron a regañadientes esta exigencia, aplazando la votación del proyecto de ley hasta que se diera a conocer la información sobre la puntuación.

El jueves por la noche, la CBO estimó que el proyecto de ley añadiría 367,000 millones de dólares al déficit federal, a pesar de las afirmaciones de los demócratas de que el proyecto de ley no costaría nada y se pagaría aumentando la tasa impositiva a los ricos.

Sin embargo, la mayoría de los problemas de los demócratas provenían del Senado.

En la Cámara de Representantes, los demócratas podían ahorrarse hasta tres deserciones. Sin embargo, en el Senado, donde los demócratas tienen la mayoría más exigua posible de 51 votos (incluido el voto de desempate de la vicepresidenta), los demócratas no tienen margen de error.

En la cámara alta, la mayoría de los demócratas estaban de acuerdo con la legislación, pero dos moderados, los senadores Joe Manchin (D-W. Va.) y Kyrsten Sinema (D-Ariz.), se han mantenido en contra del proyecto de ley durante meses.

Para ambos senadores, el precio original del proyecto de ley, de 3.5 billones de dólares, era demasiado alto para aceptarlo.

El dúo se reunió constantemente con el presidente, lo que hizo que un legislador demócrata bromeara diciendo que “[Manchin y Sinema] tienen una plaza de aparcamiento permanente en la Casa Blanca”. Pero a pesar de los esfuerzos de Biden por convencer a ambos a favor del proyecto de ley más amplio, el precio del proyecto de ley se redujo finalmente a la mitad, de 3.5 billones de dólares a 1.75 billones.

Este proyecto de ley de compromiso enfureció a los progresistas, que consideraban que el proyecto de ley de 3.5 billones de dólares ya era un compromiso excesivo. El proyecto original del senador Bernie Sanders (I-Vt.) costaba 6 billones de dólares.

Aun así, los progresistas aceptaron finalmente el proyecto de ley. Sin embargo, los senadores Manchin y Sinema se han negado a asumir el mismo compromiso. Manchin ha sido especialmente abierto con sus críticas al proyecto de ley, señalando los efectos negativos que éste podría tener sobre el déficit federal, la deuda nacional y la inflación.

Ahora que se ha publicado la estimación de la CBO sobre el efecto que tendrá el proyecto de ley en el déficit, es posible que Manchin y Sinema sigan dudando en aprobar el proyecto de ley, preparando el terreno para otra batalla en el Senado.

Joseph Lord – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: