Omiten protestas violentas en datos sobre terrorismo doméstico presentados al Congreso

Comparte este artículo:

Un hombre se encuentra junto a una fogata en el Tribunal de Estados Unidos Mark O. Hatfield en Portland, Oregón, el 21 de julio de 2020. (Nathan Howard/Getty Images)

Los extremistas de derecha fueron responsables del 66% de las 110 conspiraciones o atentados de terrorismo doméstico cometidos en 2020, según los datos presentados en una audiencia del Congreso el 13 de octubre —pero el estudio no incluye la mayoría de las aproximadamente 450 protestas violentas de ese año.

Los datos sobre el terrorismo doméstico se presentaron el 13 de octubre en una audiencia del Comité de Asuntos de los Veteranos de la Cámara de Representantes sobre los grupos extremistas que reclutan veteranos. La audiencia es la primera de una investigación en tres partes sobre el papel que podrían desempeñar los veteranos militares en dichas actividades.

Algunos miembros del Congreso, el FBI y el Departamento de Seguridad Nacional han considerado que el extremismo doméstico es la mayor amenaza para la patria, aunque todavía no han presentado datos completos que respalden esa afirmación.

El director del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, Seth Jones, dijo durante su testimonio que los extremistas violentos de extrema derecha fueron responsables del 66% de los 110 ataques y conspiraciones de terrorismo doméstico en 2020. De estos, el personal militar en servicio activo participó en siete ataques o complots, dijo Jones a los miembros del comité.

Citando su documento de abril del CSIS sobre el terrorismo doméstico, Jones dijo que el 23 por ciento de los complots o atentados terroristas en 2020 fueron perpetrados por grupos de extrema izquierda, mientras que los inspirados por la ideología salafi-jihadista se redujeron al 5 por ciento.

Sin embargo, Jones no compartió con el panel que su estudio omite casi todas las aproximadamente 450 protestas violentas de 2020.

“Hubo aproximadamente 450 protestas violentas entre mayo y agosto de 2020”, dice la sección de metodología del informe. “Sin embargo, [el CSIS] solo verificó 12 incidentes de terrorismo de extrema izquierda durante ese período, ya que la mayoría de la violencia no cumplía con la definición de terrorismo”.

El CSIS definió el terrorismo como el uso deliberado —o la amenaza— de la violencia por parte de actores no estatales con el fin de alcanzar objetivos políticos y crear un amplio impacto psicológico.

“Para su inclusión en el conjunto de datos, los sucesos debían cumplir todas las partes de esta definición”, afirmaba el informe. “[El CSIS] no trató de abordar otras cuestiones, como los delitos de odio, las protestas, los disturbios o las agitaciones sociales más amplias”.

El CSIS también declaró que verificó que 11 de los más de 100 “ataques con vehículos en protestas” eran ataques terroristas de extrema derecha. Las investigaciones han revelado que algunos de los ataques tuvieron una motivación política, aunque muchos se debieron a que los conductores se asustaron o enfurecieron al verse rodeados de manifestantes.

Además de proporcionar datos de 2020, Jones dijo a la comisión que los veteranos militares estuvieron involucrados en el 10 por ciento de los complots o ataques terroristas de 2015 a 2020. Los veteranos representan alrededor del 7 por ciento de la población adulta, según Pew Research.

Los miembros del servicio activo y de la reserva estuvieron implicados en siete de los complots o atentados en 2020, uno de los 65 de 2019 y cero en 2018, según los datos de Jones.

Jones agregó que al menos 66 veteranos estuvieron involucrados en la irrupción en el Capitolio del 6 de enero.

En la audiencia, Jones y otros utilizaron los acontecimientos del 6 de enero para ilustrar la creciente amenaza de que los veteranos se unan a causas extremistas.

“Desde Oklahoma City en 1994, pasando por Fort Hood en 2009, hasta Thousand Oaks (California) en 2018, e incluso el ataque a nuestro propio Capitolio de Estados Unidos en enero, individuos mal informados han cometido actos de violencia contra sus conciudadanos en busca de objetivos distorsionados”, dijo el presidente de la comisión, Mark Takano (D-Calif.).

“Esta es una amenaza real para nuestra nación y para nuestra democracia, y tiene un impacto directo en el trabajo de nuestro Comité, ya que un número alarmante de estos individuos han servido a nuestro país en las Fuerzas Armadas”.

Pero otros miembros del comité criticaron la audiencia por tratarlo como una patología y estigmatizar a todos los veteranos por las acciones de unos pocos.

El representante Jake Ellzey (R-Texas), exoficial de la Marina, señaló que hay más de 18 millones de veteranos en Estados Unidos.

“Y, sin embargo, toda la comunidad de veteranos es vista desde una óptica general, y mientras la investigación [del 6 de enero] todavía está en curso”, dijo. “La investigación no ha terminado, y los derechos legales de los implicados no han sido tratados adecuadamente”.

El representante Madison Cawthorn (R-N.C.) criticó a los testigos y a algunos miembros por hacer comentarios contra la milicia.

“Tener una milicia es un derecho protegido por la Segunda Enmienda de la Constitución”, dijo. “Hay un número increíble de milicias en mi distrito, y estoy orgulloso de decir que son personas que quieren salvaguardar nuestra libertad en caso de que alguna vez tengamos un gobierno tiránico”.

Por su parte, la congresista Nancy Mace (R-S.C.) criticó al FBI por no hacer un seguimiento de los crímenes violentos relacionados con Antifa, mientras que el congresista Matt Rosendale (R-Mont.) declaró que la audiencia tendría un efecto desalentador sobre los derechos de libertad de expresión de los veteranos.

“Me preocupa profundamente que esto tenga un efecto desalentador de silenciar a los veteranos de participar en la expresión política, en efecto privándolos de los mismos derechos que lucharon para defender”, dijo Rosendale. “La semana pasada vimos cómo el Departamento de Justicia se convirtió en un arma contra los padres preocupados que se toman su tiempo para expresar sus preocupaciones en las reuniones del consejo escolar”.

El representante Jim Banks (R-Ind.) dijo que la audiencia es una distracción de temas más importantes, como el aumento de las tasas de suicidio de los veteranos. Dijo que espera que los veteranos vieran la audiencia del 13 de octubre para que puedan ver lo que su gobierno piensa de ellos.

“Espero que todos los veteranos de Estados Unidos estén viendo esta audiencia hoy, y escuchando del partido mayoritario en el control que nuestros veteranos son tan tontos y susceptibles de convertirse en terroristas domésticos, que los demócratas tienen que salvarlos de ello”, dijo. “Es tremendamente ofensivo y peligroso”.

Ken Silva – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: