Militares se unen a demanda colectiva contra Biden por vacunas obligatorias

Comparte este artículo:

Joe Biden.

La demanda por vacunas obligatorias enumera a Joe Biden, al secretario de Defensa Lloyd Austin y al secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, como los acusados.

Militares americanos, empleados federales y contratistas civiles se unieron en una demanda colectiva contra Joe Biden, el Departamento de Defensa, y de Seguridad Nacional por el mandato presidencial de vacunas obligatorias de COVID-19.

La demanda presentada en la Corte del Distrito de Florida, enumera al presidente Biden, al secretario de Defensa Lloyd Austin y al secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, como los acusados.

Los 24 demandantes piden a la corte que emita una orden de restricción temporal para evitar que los mandatos de la vacuna COVID-19 entren en vigencia y, en última instancia, emita una orden judicial para evitar que el Pentágono haga cumplir los mandatos de la vacuna.

Los demandantes militares son: dos Navy SEALs, un Navy EOD Officer, un Navy Chief Petty Officer, un Navy capellán, dos Marine Lt. Coneles, dos Marine Lance Corporals, un Comandante de la Fuerza Aérea, un sargento técnico de la Fuerza Aérea, un Guardia Nacional del Ejército, un coronel del Ejército y un teniente de la Guardia Costera.

Liberty Counsel, la firma legal cristiana que presentó la demanda, señala que los demandantes “enfrentan una fecha límite bajo el Mandato Federal de Vacuna COVID-19” para recibir las dosis y consideran que la orden presidencial viola sus creencias religiosas.

Vacunas obligatorias: “mandato ilegal”

Biden emitió el pasado 9 de septiembre una orden ejecutiva que exige que casi todos los empleados federales reciban una vacuna COVID-19 como condición para el empleo. Los empleados y contratistas federales civiles tienen hasta el 22 de noviembre para estar completamente vacunados.

La demanda señala que a muchos de sus 24 demandantes se les han negado sus solicitudes de exención religiosa, mientras que otros demandantes “han sido amenazados con despido deshonroso, consejo de guerra, despido u otras medidas disciplinarias que alteran la vida” por buscar tales exenciones.

“La administración de Biden no tiene autoridad para exigir las inyecciones de COVID para los militares o empleados federales o contratistas civiles. La administración de Biden tampoco puede pretender que la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa federal y la Primera Enmienda no se apliquen a sus mandatos ilegales”, dijo el fundador y presidente de Liberty Counsel, Mathew Staver en un comunicado.

“Forzar las inyecciones de COVID sin consentimiento o consideración por sus creencias religiosas sinceras es ilegal”, señaló.

Sabrina Martín Rondon – El American


Comparte este artículo: