La creciente agresividad del régimen comunista chino en el Mar del Sur de China

Comparte este artículo:

Fuente: chinawatchinstitute.org

Las tensiones siguen aumentando en el Mar del Sur de China, a medida que China, o, mejor dicho, el Partido Comunista Chino (PCCh), intensifica sus actividades militares en la región. En tan sólo los primeros cuatro días de octubre, China realizó un récord de 150 incursiones en la zona de identificación de defensa aérea (ADIZ por sus siglas en inglés) de Taiwán, después de que la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación de China (PLAAF) ya estableciera en septiembre otro récord mensual con 117 incursiones, algunas de ellas con bombarderos, cazas y aviones de reconocimiento con capacidad nuclear. Las incursiones fueron, al parecer, el mayor número mensual registrado desde que el Ministerio de Defensa Nacional de Taiwán comenzó a informar de las incursiones aéreas chinas hace 13 meses. Además, en agosto se produjo la primera incursión de helicópteros militares chinos en la ADIZ de Taiwán, y los expertos sugieren que el EPL estaba sondeando las capacidades de defensa taiwanesas mediante el uso de diferentes aeronaves.

También en agosto y septiembre, China realizó ejercicios de asalto cerca de Taiwán con buques de guerra, aviones de alerta temprana, aviones antisubmarinos y bombarderos. “El asalto con fuego conjunto y otros simulacros realizados por las tropas del Mando del Teatro Oriental son una acción necesaria para seguir salvaguardando la soberanía de China en la actual situación de seguridad en el Estrecho de Taiwán”, dijo el coronel Shi Yi, portavoz del Mando del Teatro Oriental del EPL, “y también una respuesta solemne a la interferencia de fuerzas extranjeras y a la provocación de los secesionistas de la ‘independencia de Taiwán’”. Shi declaró que los ejercicios militares se “realizarán regularmente” en función de la situación en el estrecho de Taiwán y de la “necesidad de mantener la seguridad soberana”. China ha realizado 20 ejercicios navales de control de islas en el primer semestre de 2021, frente a los 13 realizados en todo 2020.

Esta actividad -además de la presión diplomática y económica- está evidentemente destinada a agotar a Taiwán, obligarlo a capitular ante China y a renunciar a su independencia sin que China dispare un tiro. “China está aplicando un enfoque integral que busca coaccionar, corromper y cooptar a la comunidad internacional”, advirtió recientemente el excomandante del Mando Indo-Pacífico de Estados Unidos, Philip Davidson, “de manera que puedan lograr su ventaja geopolítica (…) para obligar a Taiwán a capitular por la presión y la tensión extremas, diplomáticas y económicas”. A falta de esa coacción, Davidson estima:

“Los cambios en las capacidades del [Ejército Popular de Liberación], con sus fuerzas de misiles y cibernéticas, y su capacidad de entrenamiento, el avance de su interoperabilidad conjunta y su logística de apoyo al combate, todas esas líneas de tendencia me indican que dentro de los próximos seis años tendrán la capacidad y la habilidad de reunificar por la fuerza a Taiwán, si eligen la opción de la fuerza para hacerlo”.

Con la evaluación por parte de China de la falta de resolución de Estados Unidos para proteger a sus aliados -la toma ilegal de Hong Kong por parte de China y la toma de Afganistán por parte de los talibanes, donde Estados Unidos ni siquiera logró salvar a todos los ciudadanos estadounidenses- China podría estar planeando utilizar la fuerza para capturar a Taiwán mucho antes que eso, mientras la oportunidad parece atractiva. La pregunta es: en caso de que China ataque a Taiwán, si EE. UU. defenderá la isla — o incluso pondrá en marcha medidas de disuasión serias. Sólo ayudará al Partido Comunista Chino si las consecuencias de invadir Taiwán consisten únicamente en una “carta fuerte a seguir”.

El ministro de Defensa de Taiwán, Chiu Kuo-cheng, anunció el 6 de octubre que China ya tiene la capacidad de invadir su país. “Para el año 2025, China hará que el coste y el desgaste sean mínimos. Ahora tiene la capacidad, pero no iniciará una guerra fácilmente, teniendo que tener en cuenta muchas otras cosas”.

En otro lugar del Mar del Sur de China, también en septiembre, la fuerza aérea del EPL realizó transportes de tropas con varios aviones de transporte Y-20 de gran tamaño a tres pistas de aterrizaje en el archipiélago de las Spratly, donde China ha construido y militarizado islas artificiales sobre los arrecifes, según los medios estatales chinos. Global Times, el portavoz del Partido Comunista Chino (PCCh), escribió que los aviones “realizaron ejercicios de desembarco anfibio en condiciones complejas, mostrando las capacidades del EPL para salvaguardar la paz y la estabilidad en la región”. Era la primera vez que el EPL confirmaba que había utilizado aviones de este tipo para transportar personal a las islas. Vietnam, que también reclama la soberanía sobre el disputado archipiélago de las Spratly, protestó por la misión de transporte de China a las islas y la calificó de violación de la soberanía de Vietnam.

“Seguramente, esta hazaña anunciada tiene como objetivo demostrar la capacidad de proyección de fuerzas del EPL a través de vastas distancias marítimas en el Mar del Sur de China”, dijo Collin Koh, investigador de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam de Singapur:

“Y en definitiva se pretende también demostrar que las pistas de aterrizaje construidas en las islas artificiales son capaces de soportar operaciones de vuelo de grandes aviones. Si pueden soportar el Y-20, también lo podrá hacer el bombardero H-6”.

China considera que casi todo el Mar del Sur de China, una zona de unos 3,5 millones de kilómetros cuadrados, y sus estimados 190 billones de pies cúbicos de gas natural y 11.000 millones de barriles de petróleo, además de recursos marítimos como la pesca, forman parte del territorio chino. La Corte Permanente de Arbitraje de La Haya rechazó firmemente la reclamación de soberanía de China en 2016, pero cinco años después de ese fallo, China sigue rechazando la autoridad del tribunal. La reclamación de soberanía de China sobre el Mar del Sur de China y su voluntad y capacidad para llevarla a cabo lleva mucho tiempo creando fricciones con los países de la zona, que reivindican sus propias partes del mar, como Brunéi, Indonesia, Malasia, Filipinas, Taiwán y Vietnam.

China también utiliza regularmente su gran flota pesquera civil para promover sus objetivos en el Mar del Sur de China. En marzo, una enorme flota pesquera china se extendió por el arrecife de Whitsun, situado en la zona económica exclusiva de Filipinas. El gobierno filipino pidió a China que dejara de “militarizar la zona”. Sin embargo, casi ocho meses después, más de 150 barcos chinos permanecen en aguas filipinas. El 29 de septiembre, el secretario de Asuntos Exteriores filipino, Teodoro Locsin Jr., dijo que quería que se presentaran protestas diplomáticas “por los desafíos radiales de China contra las patrullas marítimas filipinas, la restricción ilegal de los pescadores filipinos del Bajo de Masinloc (Scarborough Shoal) y la presencia continua de barcos chinos en las cercanías del Arrecife Iroquois”.

Además, la recién revisada Ley de Seguridad del Tráfico Marítimo (MTSL por sus siglas en inglés) de China, que entró en vigor el 1 de septiembre, exige que determinados buques extranjeros que navegan por las “aguas territoriales” chinas lo notifiquen previamente a Pekín. Los buques extranjeros, como los submarinos extranjeros, los buques de propulsión nuclear, los buques que transportan materiales radiactivos, tóxicos o peligrosos y cualquier otro buque que “pueda poner en peligro la seguridad del tráfico marítimo” de China, deben proporcionar información que incluya el nombre y el número de sus buques, su ubicación reciente, los números de teléfono de los satélites y las mercancías peligrosas. “El artículo 2 de la MTSL amplía la aplicación de la ley de las “aguas costeras” a las “zonas marítimas bajo la jurisdicción de la República Popular China”.

“El término ‘zonas marítimas bajo la jurisdicción de la República Popular China’ no está definido en la ley y es intencionadamente vago”, escribió el capitán Raúl Pedrozo, profesor de Derecho Internacional en la Escuela de Guerra Naval de Estados Unidos.

“La promulgación de leyes ambiguas e imprecisas permite a China modificar su posición sobre la aplicabilidad de la ley en función de las circunstancias del momento. No obstante, dadas las excesivas reclamaciones marítimas de China y sus anteriores actividades de aplicación, es probable que el MTSL se aplique a todas las aguas y zonas del fondo marino (1) comprendidas por la línea de nueve rayas en el Mar del Sur de China, (2) que se extienden hasta la depresión de Okinawa en el Mar de China Oriental, y (3) más allá de Ieodo (roca de Socotra) en el Mar Amarillo… China vuelve a poner a prueba a la comunidad internacional para saber cómo reaccionará ante la promulgación de otra ley marítima que sobrepasa los límites jurisdiccionales permisibles del derecho internacional, tal y como se refleja en la CNUDM [Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar]. China utilizará sin duda la nueva ley para llevar a cabo operaciones en la zona gris por debajo del umbral del conflicto armado para intimidar a sus vecinos y erosionar aún más el estado de derecho en el mar en la región del Indo-Pacífico”.

El vicealmirante Michael McAllister, comandante de la costa estadounidense en el Pacífico, declaró que la ley revisada era “muy preocupante”, y parecía “ir directamente en contra de los acuerdos y normas internacionales”, al tiempo que sentaba “las bases para la inestabilidad y los posibles conflictos” si se aplicaba.

Esto parece parte de la estrategia de China de tender redes legales sobre las zonas que reclama… para “normalizar” estas reclamaciones”, dijo Robert Ward, investigador principal de estudios de seguridad japonesa en el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos de Londres. “La aplicación será difícil, pero esto puede importar menos a Pekín que la lenta acumulación de lo que considera un apuntalamiento legal”. El secretario de Defensa filipino, Delfin Lorenzana, ya ha dicho que su país ignorará la ley marítima revisada. “Nuestra postura al respecto es que no respetamos esas leyes de los chinos dentro del Mar de Filipinas Occidental porque consideramos que tenemos el derecho soberano dentro de estas aguas. Por lo tanto, no reconoceremos esta ley de los chinos”, dijo Lorenzana durante un acto de conmemoración del Tratado de Defensa Mutua (MDT) de Filipinas con Estados Unidos.

La ley marítima revisada entró en vigor sólo siete meses después de que entrara en funcionamiento la nueva ley de guardacostas de China, el 1 de febrero. La ley de guardacostas china otorga a los guardacostas chinos autoridad para utilizar la fuerza letal contra los barcos extranjeros que operan en aguas chinas, incluidas las zonas en disputa, como el Mar del Sur de China. En enero, Filipinas presentó una protesta diplomática contra la ley de guardacostas china diciendo que es una “amenaza verbal de guerra a cualquier país que desafíe la ley”.

Tierra Pura


Comparte este artículo: