La Administración Biden introdujo el mayor aumento permanente de cupones alimentarios en la historia. ¿Esto es bueno o malo?

Comparte este artículo:

Image Credit: Gage Skidmore CC BY-SA 2.0 (Via Wiki Commons)

Durante décadas, los cupones alimenticios han sido promovidos sistemáticamente, reiterando múltiples afirmaciones falsas y engañosas sobre sus efectos.

El gobierno de Biden acaba de introducir el mayor aumento en la historia del programa de cupones alimentarios (ahora SNAP, por Supplemental Nutritional Assistance Program). Aumentará los beneficios en un promedio del 25%, añadiendo unos $20.000 millones de dólares al año al costo presupuestario.

Unos 42 millones de beneficiarios actuales recibirán asistencia adicional y 6 millones más tendrán derecho a ella.

La administración se congratuló por la ayuda a los pobres a través de la mayor expansión de la historia del SNAP.

“Garantizar que las familias de bajos ingresos tengan acceso a una dieta saludable ayuda a prevenir enfermedades, apoya a los niños en las aulas, reduce los costos de atención médica y mucho más”, dijo el Secretario de Agricultura, Tom Vilsack. “Y el dinero adicional que las familias gastarán en comestibles ayuda a crecer la economía alimentaria, creando miles de nuevos puestos de trabajo en el camino”.

Los aliados de Biden también han intervenido. Jamie Bussel, de la Fundación Robert Wood Johnson, dijo que “este es un momento totalmente cambiante”, con “un enorme potencial para reducir, y potencialmente eliminar, el hambre y la pobreza infantil en este país”.

Lo que me llama la atención, como alguien que ha estudiado y escrito sobre los cupones  alimentarios durante décadas, es cómo estas declaraciones son repeticiones de afirmaciones similares que se han hecho en las últimas seis décadas, desde el inicio del programa en 1961. Y muchas de esas afirmaciones son engañosas o están mal aplicadas hasta el punto de que se califican de fraude.

Hace nueve años, en Los Angeles Times, las profesoras de historia Lisa Levenstein y Jennifer Mittelstadt publicaron “La lucha de los cupones de alimentos”. Afirmaban que “los cupones de alimentos son esenciales” porque son necesarios para aliviar el hambre, aumentando la productividad. Afirmaban que “en 2009, [los cupones de alimentos] inyectaron 50.000 millones de dólares en la economía”; y citaban las afirmaciones de una publicación del USDA de que “cada 5 dólares en nuevos beneficios de cupones de alimentos genera un total de $9.20 dólares en gasto comunitario”, y que cada “$1.000 millones de dólares de demanda de alimentos al por menor por parte de los beneficiarios de los cupones de alimentos genera 3.300 empleos agrícolas”.

Hace cuarenta y seis años, en una audiencia sobre cupones de alimentos en 1975, el senador Hubert Humphrey afirmó que:

El programa de cupones para alimentos desempeña un papel muy importante al permitirlr a millones de familias de bajos ingresos [tener] una mejor dieta. Desempeña un papel muy importante en el apoyo a la agricultura estadounidense. También desempeña un papel muy importante para evitar que la economía caiga en una recesión más profunda.

Humphrey apoyó sus afirmaciones citando un estudio del Departamento de Agricultura sobre el impacto de los cupones de alimentos en Texas, que describió así:

El estudio descubrió que los $63.9 millones de dólares en cupones de alimentos adicionales proporcionados en Texas ese año generaron $232 [millones] de dólares en nuevos negocios en Texas y parecían generar al menos $89 millones de dólares en negocios en otros lugares de Estados Unidos. Además, los $63.9 millones de dólares proporcionados en bonos de alimentación crearon 5031 puestos de trabajo. Traducido a nivel nacional, esto podría significar que el programa de cupones a

limenticios es ahora responsable de 27.000 millones de dólares en negocios en Estados Unidos al año y de 425.000 puestos de trabajo… Además, considere cuánto dinero tendríamos que gastar para mantener a esos 425.000 trabajadores y sus dependientes si no tuvieran los puestos de trabajo que el programa de cupones de alimentos ha generado aparentemente.

Es difícil negar el largo pedigrí de repeticiones que llevan tales defensas del programa de cupones alimentarios. Sin embargo, reiteran en gran medida los malentendidos y las tergiversaciones en lo que respecta al consumo de alimentos, la nutrición, la agricultura y sus efectos sobre los ingresos y la creación de empleo.

Los promotores de los cupones alimenticios suelen utilizar la magnitud de los beneficios de los cupones  para exagerar el aumento resultante del consumo de alimentos. La clave está en que los cupones de alimentos son equivalentes al dinero en efectivo para casi todos los beneficiarios, ya que prácticamente todos comprarían más alimentos que sus asignaciones de cupones de alimentos, incluso si se les diera dinero en efectivo. Así que, para la gran mayoría, los cupones de alimentos simplemente sustituyen el dinero que se habría gastado en comida de todos modos, liberando ese dinero para gastarlo como quieran. En consecuencia, el aumento de las prestaciones de los cupones de alimentos no aumentaría el consumo de alimentos en la misma medida que el subsidio, sino sólo en la misma medida que causaría darles dinero.

Incluso en el caso de las familias para las que los cupones de alimentos podrían aumentar el gasto en alimentos en comparación con la ayuda monetaria, sus efectos nutricionales están mal representados. Gastar más dinero en alimentos no garantiza una mejor nutrición. Los estudios encuentran poca diferencia entre la adecuación nutricional de las dietas de las familias de bajos y altos ingresos. El gasto adicional en alimentos tampoco suele mejorar la nutrición, ya que los alimentos preparados menos nutritivos pero más cómodos se sustituyen por otros más saludables preparados en casa y se destinan cantidades considerables a alimentos y bebidas que ponen en peligro la salud.

Y la obesidad es un problema más común entre las familias de bajos ingresos hoy en día que la falta de alimentos (en una entrevista del Washington Post, Vilsack citó las estadísticas de que más del 70% de los estadounidenses tienen sobrepeso u obesidad). Por lo tanto, tratar de obligar a los beneficiarios a consumir más alimentos de los que consumirían de otro modo dando la ayuda alimentaria en lugar de dinero en efectivo haría, en la medida en que fuese un éxito, poco para mejorar la nutrición, pero podría muy bien empeorar los problemas de obesidad. Eso no parece muy “esencial” para el bienestar de los estadounidenses.

Los efectos en la agricultura son igualmente exagerados. Los defensores de los cupones de alimentos consideran que los miles de millones de beneficios de los cupones de alimentos equivalen al aumento de la demanda de productos agrícolas. Pero como los cupones de alimentos son como dinero en efectivo para casi todos los beneficiarios, no añaden más a las compras de alimentos que las prestaciones en efectivo. Dado que los estudios demuestran que menos del 20% de un aumento de los ingresos se destina a un mayor gasto en alimentos, el efecto sería menos de una quinta parte de lo que se afirma. Además, se ignora el hecho de que las personas gravadas para pagar las prestaciones consumirán menos alimentos como consecuencia de la reducción de sus ingresos después de impuestos, lo que reduce aún más el efecto sobre el sector agrícola. Además, después de la venta al por menor, la transformación y el transporte, menos de la mitad del gasto en alimentos llega a los agricultores, y la mayor parte se destina a cubrir los costes de producción de los cultivos. Bien entendido, los efectos en la agricultura son menores.

Además, en la medida en que los cupones alimenticios aumentan la producción agrícola, lo hacen sólo a costa de reducir la demanda en otras industrias. El resultado es la redistribución de la producción y los ingresos de otras áreas, una transferencia de unos a otros en lugar de un beneficio para la sociedad. Y en la medida en que los cupones alimenticios aumentan el consumo de alimentos en comparación con la entrega de dinero a los receptores, lo hacen a expensas de otros bienes que los receptores juzgan aún más importantes, o de todos modos utilizarían el dinero en efectivo para comprar más alimentos.

Las solicitudes de estímulo económico también reflejan este problema. Lo que se cuenta como aumento de la demanda agregada son en realidad sólo transferencias de los contribuyentes a los receptores (y en menor medida, de otros sectores a la agricultura). Los impuestos que otros deben pagar reducen su demanda de bienes y servicios, del mismo modo que los beneficios los aumentan. Pero los promotores simplemente ignoran esos efectos negativos, convirtiendo un beneficio esencialmente inexistente en uno aparentemente considerable.

La tergiversación de los efectos del estímulo económico se exagera aún más al utilizar los efectos multiplicadores. Es cierto que cuando una persona recibe más dinero, gasta más, aumentando la demanda y los ingresos en otros lugares. Pero el mismo proceso ocurre en la dirección opuesta, ya que los que tienen ingresos reducidos después de impuestos por la financiación de los beneficios gastan menos, disminuyendo las demandas y los ingresos en otros lugares. El efecto neto es escaso, pero al ignorar las consecuencias adversas, los efectos insignificantes pueden presentarse como beneficios importantes.

Incluso si se argumenta que el gobierno está pidiendo dinero prestado en lugar de tributar para recaudarlo, el argumento no cambia. Los déficits representan impuestos futuros, con efectos negativos futuros, pero si se mira sólo el presente se ocultan esos efectos adversos.

Por si la afirmación de que se estimulan los ingresos no estuviera suficientemente tergiversada, se produce un mayor apilamiento cuando los promotores afirman que también aumenta el empleo. Al igual que el estímulo y los efectos multiplicadores se contabilizan erróneamente sólo en el lado positivo, lo mismo ocurre con el empleo. El efecto neto es esencialmente cero. Además, los puestos de trabajo y los ingresos no son beneficios separados; son dos formas de contar la misma cosa. Los ingresos de un empleo son el beneficio, no el empleo, pero contarlos como si fueran beneficios separados es una doble contabilidad. Y lo que es peor, los puestos de trabajo, que en realidad son los costos o cargas que soportan las personas para obtener sus ingresos, se cuentan como si fueran realmente prestaciones.

Además de estas exageraciones masivas sobre los beneficios de los cupones alimenticios, hay un efecto negativo sustancial que los partidarios suprimen. Después de un ajuste administrativo, los beneficios de los cupones se reducen en 24 centavos por cada dólar de ingresos que gana un beneficiario. Como resultado, el programa actúa como una tasa de impuesto sobre la renta añadida a la que se enfrentan los beneficiarios (pagada en forma de beneficios reducidos, en lugar de un aumento de los impuestos sobre la renta). Esto, a su vez, reduce sus incentivos para ganar y sus ingresos caen como resultado, compensando en parte el aumento de los subsidios.

Durante años, los cupones alimentarios se han promovido sistemáticamente reiterando múltiples afirmaciones falsas y engañosas sobre sus efectos en el consumo de alimentos, la nutrición, la agricultura, los ingresos y la creación de empleo. La retórica de sus promotores supera con creces la realidad y la repetición en serie no cambia eso.

Y esa tergiversación sistemática ante el público es el mayor fraude de los cupones de alimentarios.

Gary M. Gales – Fundación para la Educación Económica


Comparte este artículo: