China sigue torpedeando las investigaciones para encontrar el origen del Covid-19

Comparte este artículo:

Xi Jinping, Secretario General del Partido Comunista Chino.

De acuerdo con un reportaje del Washington Post, la OMS solicitó permiso para investigar cuevas de murciélagos en la provincia china de Hubei, pero las autoridades no aceptaron la petición.

Mientras los científicos del mundo analizan y estudian cómo pudo nacer el virus SARS-CoV-2 —que generó la pandemia del coronavirus de Wuhan— China sigue entorpeciendo y torpedeando las investigaciones con relación al origen del Covid-19.

De acuerdo con un reportaje del Washington Post, publicado el lunes 10 de octubre, la Organización Mundial de la Salud (OMS) solicitó permiso al gigante asiático para investigar cuevas de murciélagos en la provincia de china de Hubei, pero las autoridades se negaron a aceptar la petición.

«Cientos de cuevas se extienden por las montañas de la prefectura de Enshi, un rincón agrícola de la provincia china de Hubei. La más majestuosa, Tenglong, o “dragón volador”, es uno de los mayores sistemas de cuevas kársticas de China, con 37 millas de pasajes que contienen numerosos murciélagos», se lee en el reportaje del WaPo.

«Cerca de allí hay pequeñas granjas que albergaban colectivamente cientos de miles de mamíferos salvajes como civetas, tejones hurones y perros mapaches antes de la pandemia, según muestran las licencias de las granjas, animales que, según los científicos, pueden ser huéspedes intermedios para que los virus pasen de los murciélagos a los humanos», detalla.

La OMS cree que investigar «las zonas de cría de animales salvajes de China, como Enshi» es un paso importante en la búsqueda del origen de la pandemia; sin embargo, el Partido Comunista chino está socavando los esfuerzos de la agencia de la ONU.

¿Por qué es importante investigar estas cuevas en Hubei?

De acuerdo con The Washington Post, «Pekín no se ha mostrado muy dispuesto a encontrar respuestas en Hubei, ya que defiende su propia teoría de que el virus puede haberse originado en el extranjero».

Esto es grave porque, según indica el reportaje, los científicos han pedido que se intensifiquen las investigaciones sobre especies animales que pueden ser «huéspedes intermedios» del virus. De encontrarse un animal huésped del Covid-19 que albergue los coronavirus de murciélagos y potencialmente pueda infectar a los humanos, la transmisión natural podría comprobarse.

«Otros coronavirus, como el SARS y el MERS, fueron transportados por huéspedes intermedios: civetas y camellos, respectivamente. En los mercados de Wuhan con los primeros brotes se vendían animales salvajes vivos», se explica en el WaPo.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus en una imagen de archivo. (EFE)

Michael Worobey, biólogo evolutivo de la Universidad de Arizona, dijo al periódico que es importante «averiguar más sobre los virus que circulan en esos murciélagos [en las cuevas de Enshi)» porque ese es el «tipo de proximidad de animales de granja y murciélagos que podrían ser portadores de coronavirus es exactamente el tipo de cosa que nos preocupa».

Además, una fuente anónima del WaPo «con conocimiento de las cadenas de suministro de los mercados de Wuhan», dijo que «los animales vivos vendidos en los mercados de Wuhan procedían de Hubei, en particular de las prefecturas de Enshi y Xianning, así como de las provincias de Hunan y Jiangxi».

El reportaje señala que China, además, intensificó sus esfuerzos para prohibir la cría y venta ilegal de animales salvajes luego de que detectaran un caso de «neumonía rara» en diciembre de 2019 en un mercado húmedo de Wuhan.

«El 23 de diciembre de 2019 (…) comenzó una represión del comercio de fauna silvestre de Enshi en los mercados húmedos, ocho días antes de que China reconociera públicamente el nuevo virus. El adelanto en Enshi no significa que los funcionarios hayan encontrado algo raro: Podría haber sido preventivo, ya que surgieron rumores de vendedores del mercado que cayeron misteriosamente enfermos en Wuhan. Pero significa que las pruebas sobre el comercio de animales salvajes de Enshi se borraron antes de que el mundo conociera la existencia de un nuevo coronavirus».

Dos teorías fuertes, pero pocas certezas sobre el origen del Covid-19

A pesar de que ya pasaron 19 meses desde que la OMS decretó la pandemia por el brote de Covid-19 en todo el mundo, aún no hay certezas de cómo se pudo originar el coronavirus, cuyos primeros casos fueron detectados en Wuhan.

Existen dos teorías principales en torno al origen del virus, la primera —que es apoyada fuertemente por buena parte de la comunidad científica— pasa por la transmisión natural, donde se tiene la idea probable que el virus pasó de los murciélagos a los humanos; la segunda, que viene tomando fuerza a raíz de la imposibilidad de comprobar la teoría de la transmisión natural y las revelaciones de los peligrosos experimentos realizados en el Instituto de Virología de Wuhan (WIV), está relacionada al posible accidente de laboratorio como punto de origen de la pandemia.

 China sigue torpedeando las investigaciones para encontrar el origen del COVID-19

Investigadores trabajan en un laboratorio del Instituto de Virología de Wuhan (WIV) en Wuhan, provincia de Hubei. (EFE)

Ninguna de las teorías está comprobada, sin embargo, la teoría de la fuga de laboratorio está ganando popularidad por diferentes motivos: los medios dejaron de llamarla “conspiración”, China ha estado especialmente reacia para dejar que instituciones independientes investiguen al WIV y los experimentos con murciélagos que se realizaron en este instituto, como la ganancia de función, donde alteraban genéticamente virus que potencialmente podían afectar a los humanos.

Los experimentos con murciélagos que se realizaban en el Instituto de Virología de Wuhan eran apoyados y financiados, parcialmente, por el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID) a través de la organización sin ánimo de lucro EcoHealth Alliance. El propio Anthony Fauci admitió el financiamiento a una subcomisión de Asignaciones de la Cámara de Representantes.

Emmanuel Alejandro Rondón – El American


Comparte este artículo: