Alcaldesa de Chicago y sindicatos policiales emprenden batalla legal por orden de vacunación

Comparte este artículo:

Agentes de policía de Chicago asisten a una ceremonia de graduación y promoción en el Grand Ballroom del Navy Pier en Chicago (Illinois) el 15 de junio de 2017. (Scott Olson/Getty Images)

La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, recurrió a los tribunales el 14 de octubre para imponer su orden de vacunación a los policías con sede en Chicago.

La medida de Lightfoot se produjo después de que ella diera por terminadas las negociaciones de un mes con los sindicatos de la policía. En respuesta, cuatro sindicatos de la policía de Chicago demandaron a Lightfoot para obligarla a volver a la mesa de negociación.

De acuerdo con la orden de vacunación de la ciudad, todos los trabajadores de la ciudad tienen que informar de su estado de vacunación antes del 15 de octubre y vacunarse completamente antes del 31 de diciembre, excepto aquellos que obtengan exenciones médicas, o religiosas.

Cualquier empleado de la ciudad que no cumpla con esos dos plazos será puesto en un estatus de no disciplina y sin paga.

La demanda de la ciudad alega que el mayor sindicato de la policía de Chicago animó a sus miembros a ignorar el plazo del 15 de octubre y amenazó con una huelga ilegal en un momento en que los habitantes de Chicago necesitan a todos los agentes de policía en servicio para combatir el aumento de la delincuencia. La ley de Illinois no permite a la policía de Chicago hacer huelga.

La organización Logia de la Orden Fraternal 7 de la Policía refutó la acusación de la alcaldesa en Twitter.

“El presidente John Catanzara nunca ha participado, apoyado o alentado un paro laboral. Lori Lightfoot es la única que ha dicho que enviará a nuestros dedicados oficiales a casa sin paga si deciden rechazar sus órdenes ilegales”.

Días antes de la fecha límite del 15 de octubre, Catanzara animó a sus miembros a desobedecer la orden en sus vídeos semanales en YouTube. El presidente de la Logia de la Orden Fraternal 7 de la Policía (FOP) afirmó que la mitad de la fuerza policial seguiría su consejo y sería enviada a casa sin paga ese día.

La FOP representa a unos 11,000 policías en las filas activos, de los cuales 9000 son patrulleros. Los miembros representan un tercio del total de empleados de la ciudad.

“Puedo garantizarles que el estatus de no pago nunca durará 30 días. No hay manera de que puedan mantener una plantilla del departamento de policía al 50 por ciento de su capacidad, o menos, durante más de siete días sin ceder”, dijo Catanzara a los miembros en un vídeo.

Lightfoot cedió en el último momento, permitiendo que los policías desobedientes se presentaran al trabajo remunerado el 15 de octubre. A las pocas horas llevó la lucha a los tribunales.

La demanda de la ciudad pide al tribunal que ordene a los miembros de la FOP a que obedezcan plenamente la orden de vacunación. Esta también pide que se prohíba a Catanzara fomentar cualquier otra desobediencia.

El 25 de agosto, Lightfoot anunció su orden de vacunación para los trabajadores de la ciudad. Era simple y clara: todos los empleados deben vacunarse completamente contra la COVID-19 antes del 15 de octubre.

Desde entonces, la FOP ha liderado las negociaciones sobre la vacunación con la ciudad, a la que se unieron otros tres sindicatos de las fuerzas del orden de Chicago: el de los sargentos, tenientes y capitanes de la policía de Chicago. El sindicato de bomberos de Chicago y otros se negaron a unirse.

La FOP puso sobre la mesa una serie de opciones: consideración de la inmunidad natural, incentivos para la vacunación voluntaria, respeto a las solicitudes de exención basadas en la conciencia y opciones de pruebas de detección de COVD-19 semanales para los que rechazan la vacunación.

La ciudad solo tomó la última opción y la convirtió en una prueba cada dos semanas, pero le añadió una cláusula de caducidad. Por lo tanto, la orden oficial final de vacunación dice que los trabajadores de la ciudad pueden optar por las pruebas quincenales hasta el 31 de diciembre. La orden se publicó el 8 de octubre.

Lightfoot entonces cerró unilateralmente la puerta a la negociación, según los discursos semanales en vídeo de Catanzara.

El 11 de octubre, cuatro sindicatos de policía amenazaron con presentar una demanda para proteger sus derechos de negociación colectiva. Ellos lo hicieron el 15 de octubre, un día después de la acción legal de la ciudad contra la FOP.

La alcaldesa Lightfoot ha tenido una relación áspera con la FOP desde que asumió el cargo en mayo de 2019. Lightfoot y Catanzara a menudo se señalan públicamente el uno al otro sobre las negociaciones del contrato o el tratamiento de los oficiales de policía. En mayo de 2021, la FOP emitió un voto de desconfianza para Lightfoot.

Cara Ding – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: