Admin. Biden propondrá “exclusión arancelaria selectiva” para los productos chinos

Comparte este artículo:

La representante comercial Katherine Tai testifica ante el Comité de Finanzas del Senado en el Capitolio en Washington el 12 de mayo de 2021. (Susan Walsh/Pool/AFP a través de Getty Images)

WASHINGTON—La Administración Biden anunciará el lunes su “nueva estrategia” para las relaciones comerciales con China, que incluirá la ampliación de la exclusión arancelaria de ciertos productos chinos, según altos funcionarios de la administración.

La representante comercial de EE. UU., Katherine Tai, tiene previsto revelar el lunes, en un discurso en un centro de estudios de Washington, la política comercial hacia China de la Administración Biden. Su anuncio se centrará en el acuerdo comercial bilateral y en los aranceles sobre cientos de miles de millones de dólares de importaciones chinas impuestos por la anterior administración.

“En primer lugar, nuestro objetivo es no aumentar las tensiones comerciales con China ni redoblar la estrategia errónea de la administración anterior”, dijo un alto funcionario de la administración a varios periodistas el domingo durante una conferencia telefónica antes del anuncio.

Como parte de la nueva estrategia comercial, la Oficina del Representante Comercial de EE. UU. (USTR) revisará el acuerdo comercial de fase uno firmado entre EE. UU. y China en enero del año pasado y pedirá a Beijing que cumpla con los compromisos adquiridos.

El acuerdo comercial de fase uno firmado durante la Administración Trump requiere que China compre bienes y servicios estadounidenses adicionales por valor de 200,000 millones de dólares durante el periodo de dos años de 2020 y 2021. El análisis de los datos comerciales chinos realizado por el Instituto Peterson de Economía Internacional mostró que China ha cumplido alrededor del 58 por ciento de sus compromisos de compra en 2020 y el 69 por ciento hasta agosto de 2021.

Según la Administración Biden, los resultados del acuerdo son mixtos, siendo el sector agrícola el más beneficiado por el acuerdo. Beijing ha cumplido alrededor del 92 por ciento de su objetivo de importación en agricultura, pero se ha quedado corto en el cumplimiento de sus compromisos en productos manufacturados y energía.

Tras una revisión completa, la administración tiene previsto utilizar el mecanismo de aplicación del acuerdo para garantizar que China cumpla esos compromisos.

“En segundo lugar, iniciaremos un proceso de exclusión arancelaria selectiva. También mantendremos abierto el potencial para procesos de exclusión adicionales en el futuro”, dijo el funcionario.

El presidente Joe Biden ha mantenido los aranceles sobre bienes chinos por valor de casi 360,000 millones de dólares promulgados por la anterior administración.

Pero los funcionarios de Biden creen que la campaña de aranceles de la administración anterior no abordó las prácticas comerciales desleales de China y, en cambio, perjudicó a determinados sectores de la economía.

Aunque no está claro qué bienes o sectores se beneficiarán del proceso de exclusión arancelaria, la administración dice que “alineará los aranceles existentes” con sus prioridades, que es proteger a los trabajadores y productores estadounidenses.

“Veremos cómo responde China a lo que la embajadora Tai detallará mañana, y nos ajustaremos en consecuencia”, dijo el funcionario. “Pero no queremos quitar ninguna opción de la mesa ni encajonarnos preventivamente en un curso de acción establecido”.

La administración también dijo que reconocía el hecho de que “China simplemente puede no cambiar” y que “tenemos que tener una estrategia que trate con China tal y como es, en lugar de tratarla como desearíamos que fuera”.

La Administración Trump indicó previamente que los aranceles a los productos chinos estaban justificados para hacer frente a las políticas comerciales injustas de Beijing, como el robo de propiedad intelectual, las transferencias forzadas de tecnología y las enormes subvenciones gubernamentales a sus empresas.

Durante la firma del acuerdo de la primera fase, el entonces presidente Donald Trump dijo que mantendría los aranceles sobre los productos chinos como palanca para la siguiente ronda de conversaciones.

La Administración Biden dice que no tiene previsto buscar un acuerdo de segunda fase con Beijing.

“Nos centraremos en el compromiso de la primera fase”, dijo el alto funcionario de la administración. “Plantearemos preocupaciones sobre las políticas industriales, pero no buscamos una negociación de segunda fase”.

Biden ha indicado en repetidas ocasiones que su estrategia consistirá en abordar a China “desde una posición de fuerza”, invirtiendo en el ámbito nacional y estrechando lazos con los aliados como forma de hacer frente a las prácticas desleales de China.

Se espera que la embajadora Tai se reúna “pronto” con sus homólogos chinos para hablar de los progresos realizados en el acuerdo comercial y para conocer las políticas industriales de China.

Algunas empresas y asociaciones comerciales han presionado mucho contra los aranceles impuestos a los productos chinos. Más de 6000 empresas de EE. UU. —incluidas Ford, Tesla y Home Depot— presentaron demandas ante el Tribunal de Comercio Internacional de EE. UU. para tratar de anular estos aranceles.

Varias empresas también han enviado una carta a Biden pidiéndole que resuelva el litigio. Afirmaron que los gravámenes “no son duros para China”, sino que “son duros para las empresas de EE. UU., los trabajadores de EE. UU. y los consumidores que han pagado estos aranceles como un impuesto de sus propios bolsillos”.

Emel Akan – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: