Veinte años después del 11-S, Al Qaeda y el Talibán siguen siendo inseparables

Comparte este artículo:

La relación entre el Talibán y Al Qaeda sigue siendo tan estrecha como lo era el 11 de septiembre de 2001. El Talibán procuró refugios seguros a Al Qaeda mientras ésta planeaba y preparaba los ataques del 11-S. A día de hoy, Al Qaeda sigue en Afganistán, con pleno respaldo del Talibán. Proclamar que Al Qaeda se ha “ido” del país es, sencillamente, falso.

Estos diez hechos dan cuenta de la intensidad del vínculo entre el Talibán y Al Qaeda.

1. Aymán al Zawahiri, líder máximo de Al Qaeda, juró fidelidad al actual emir del Talibán, Haibatulá Ajundzada. Osama ben Laden hizo lo propio con el fundador del Talibán, el mulá Omar, antes del 11-S. El Talibán jamás ha renunciado a ese compromiso sagrado con Al Qaeda.

2. Al Qaeda tiene una presencia activa en al menos 15 de las 34 provincias de Afganistán, según un informe publicado por el Consejo de Seguridad de la ONU el pasado junio. Informe consistente con los propios reportes de Al Qaeda y con otras fuentes oficiales. Así, el Departamento del Tesoro de EEUU advirtió en enero de que Al Qaeda estaba “cobrando fuerza en Afganistán, [donde] sigue operando con el Talibán y bajo protección del Talibán”. Al Qaeda, añadía, tiene “una red de mentores y consejeros empotrados en el Talibán, que le procuran consejo, guía y apoyo financiero”.

3. La Red Haqani, considerada por EEUU Organización Terrorista Foránea, es parte integral del Talibán y ha sido el más estrecho aliado de Al Qaeda desde los años 80. Su líder, Sirayudín Haqani, es el nuevo ministro del Interior del Talibán, del que además es vice-emir desde 2015. Sirayudín ha trabajado estrechamente con Al Qaeda durante años. Un informe reciente de Naciones Unidas lo identificaba como miembro de la “plana mayor de Al Qaeda”.

4. Muchos de los yihadistas que el Talibán ha nombrado ministros han sido sancionados por Naciones Unidas por sus lazos con el terrorismo. Otros son considerados terroristas por EEUU. Numerosos miembros del flamante régimen talibán han trabajado con Al Qaeda.

5. Entre 1996 y 2001, el Talibán rechazó más de 30 peticiones de EEUU y la ONU para que entregara a Osama ben Laden. Tras los atentados contra las embajadas norteamericanas en Kenia y Tanzania (1998), los ataques más mortíferos de Al Qaeda antes del 11-S, el entonces ministro de Asuntos Exteriores del Talibán, Hasán Ajund, rechazó un ultimátum de la ONU. “Jamás entregaremos a Osama, a ningún precio”, dijo. Hoy, Ajund es el jefe del Estado talibán. Por lo que hace al mulá Omar, se negó a entregar a Ben Laden aun después de los atentados del 11-S.

6. El Talibán sigue culpando a EEUU del 11-S y nunca ha admitido la culpabilidad de Al Qaeda. En un vídeo emitido por la televisión nacional afgana a principios de este mes, el Talibán homenajeó a sus escuadrones suicidas y proclamó que el peor ataque terrorista jamás registrado tuvo por causa la “política” norteamericana.

7. En 2014 Aymán al Zawahiri anunció la formación de una nueva rama de su red global, Al Qaeda en el Subcontinente Indio (AQSI). AQSI se fundó para ayudar al Talibán a resucitar su Emirato Islámico y para la exportación del terrorismo a toda la región. Cientos de combatientes de AQSI ayudaron al Talibán a ganar la guerra. En 2015, fuerzas norteamericanas y afganas asaltaron dos enormes campos de entrenamiento de AQSI en el sur de Afganistán. Uno de ellos tenía unos 50 kilómetros cuadrados, lo que probablemente lo convierta en el mayor complejo de Al Qaeda descubierto durante el conflicto.

8. Durante el conflicto, hubo presencia de la cúpula de Al Qaeda en territorio talibán. En octubre del año pasado, uno de los líderes más destacados de la organización, Husam Abdal Rauf, fue abatido durante un raid antiterrorista en una aldea de la provincia de Ghazni controlada por el Talibán. En septiembre de 2019, Asim Umar, primer emir de AQSI, fue eliminado en un bastión talibán de la provincia de Helmand. Según un informe publicado por el Consejo de Seguridad de la ONU, una “parte significativa” de la cúpula de Al Qaeda “sigue radicada en la región fronteriza entre Afganistán y Pakistán”. Y Afganistán se ha seguido considerando un “refugio seguro”.

9. Otros grupos afiliados a Al Qaeda, como Tehrik e Talibán Pakistán (TTP), ayudaron a los talibanes a derrocar al Gobierno de Kabul. El TTP es una organización designada terrorista por EEUU, tiene una amplia base de operaciones en Afganistán y es abiertamente leal al Talibán afgano. El TTP estuvo detrás del intento de atentado en Times Square del 1 de mayo de 2020, y ha perpetrado ataques letales en Pakistán.

10. La cúpula de Al Qaeda saludó la vuelta al poder del Talibán como una “victoria histórica”, y afirmó que los musulmanes de todo el mundo deberían respaldar al Emirato Islámico de Afganistán. Decenas de grupos vinculados a Al Qaeda y de individuos de ideas semejantes han visto en la victoria talibán una bendición para el movimiento yihadista global.

Thomas Joscelyn – Revista El Medio


Comparte este artículo: