Uno de los mayores expertos en virus emergentes del mundo acusa a China de causar la pandemia

Comparte este artículo:

El epidemiólogo Ian Lipki.

Ian Lipkin, uno de los principales epidemiólogos del planeta, ha confesado que escuchó por primera vez sobre el brote de coronavirus más de dos semanas antes de que China informara a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La revelación del académico de la Universidad de Columbia, honrado por China debido a su trabajo en la primera epidemia de SARS a principios de este siglo, socava la narrativa oficial de Beijing sobre los orígenes de la pandemia, en un reciente documental del director Spike Lee.

El científico contó que se enteró del “nuevo brote” el 15 de diciembre de 2019, incluso repitiendo la fecha para aclaraciones. Lo supo porque Lu Jiahai, un amigo chino y socio de investigación de la Universidad Sun Yat-sen en Guangzhou, en el sur de China, le había contado sobre el nuevo virus, según su declaración.

A pesar de su mención, China afirma que solo había cinco pacientes conocidos antes de ese momento en Wuhan, una ciudad de 11 millones de personas; además, el primer caso confirmado de un paciente con coronavirus aparentemente apareció solo una semana antes.

La OMS no fue informada hasta dentro de 16 días después de que Taiwán emitiera la alarma. Este retraso, junto con el encubrimiento de la transmisión humana por parte de China, permitió que el virus se propagara rápidamente, con consecuencias desastrosas.

La intervención de Ian Lipkin erosiona los esfuerzos de China por enmascarar la verdad sobre el surgimiento de la pandemia.

Lipkin mencionó que había estado “rastreando” la enfermedad con “mis amigos” en el Centro para el Control de Enfermedades “y en el gobierno nacional”, antes de visitar el país para investigar el mes siguiente.

Durante ese viaje, se reunió con el primer ministro chino Li Keqiang y destacados científicos para hablar sobre la enfermedad. Predijo que el nuevo virus causaría menos muertes que el SARS, que mató a 774 personas después de surgir en 2002, aunque advirtió sobre el potencial de una pandemia.

Ian Lipkin, quien contrajo la COVID-19 poco después de su regreso a los Estados Unidos, fue una figura clave en el feroz debate sobre los orígenes del virus y los intentos de sofocar la hipótesis de filtración de un laboratorio.

Sin embargo, admitió que su punto de vista cambió después de enterarse de que los científicos de Wuhan llevaron a cabo experimentos de alto riesgo con coronavirus de murciélago en laboratorios de baja bioseguridad.

¿Quién es W. Ian Lipkin?

Walter Ian Lipkin es un profesor de Epidemiología en la Escuela Mailman de Salud Pública en la Universidad de Columbia y profesor de Neurología y Patología en el Colegio de Médicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia.

También es director del Centro de Infección e Inmunidad, un laboratorio académico para la caza de microbios en enfermedades agudas y crónicas. Lipkin es reconocido internacionalmente por su trabajo con el virus del Nilo Occidental, SARS y COVID-19.

Un equipo internacional de científicos ha señalado que se necesita “más investigación” para determinar el origen de la pandemia del coronavirus. Según describen en la revista Science, las teorías de un escape “accidental desde un laboratorio y de la propagación zoonótica siguen siendo viables”.

Jesse Bloom, Alina Chan, Ralph Baric, Akiko Iwasaki, David Relman y sus colegas firman una misiva en la que exigen un examen adecuado, transparente, objetivo y basado en datos sobre el origen de la pandemia.

“Saber cómo surgió la COVID-19 es fundamental para informar sobre las estrategias globales para mitigar el riesgo de futuros brotes”, recalcan los autores.

Los 18 firmantes se refieren a un informe conjunto de China y la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre los orígenes del SARS-CoV-2, algunos de cuyos resultados se publicaron en noviembre de 2020.

Alerta Digital


Comparte este artículo: