Trabajadores federales demandan a gobierno de Biden por exigencia de vacunación contra COVID-19

Comparte este artículo:

El presidente Joe Biden es visto durante una reunión con el primer ministro británico Boris Johnson en la Oficina Oval de la Casa Blanca en Washington el 21 de septiembre de 2021. (Al Drago/Pool/Getty Images)

Un grupo de trabajadores y contratistas federales presentó una demanda contra el gobierno de Estados Unidos por la orden de vacunación contra COVID-19 anunciada a principios de este mes por el presidente Joe Biden.

La demanda, presentada el jueves en un tribunal de distrito de Washington, pide a un tribunal que declare ilegal la orden ejecutiva de Biden y un memorando del Departamento de Defensa de agosto que obliga a todos los miembros del ejército a vacunarse.

Los abogados argumentan que los miembros de la creencia cristiana están obligados a “rechazar una intervención médica, incluida la vacunación, si su conciencia informada llega a este juicio con certeza”, y estipula además que “la inmunidad adquirida de forma natural proporciona mayor protección que las vacunas”.

Uno de los demandantes, el funcionario del Servicio Exterior de EE. UU. Daniel Jackson, tiene una fe que “también le indica que la vacunación no es moralmente obligatoria en principio y que, por tanto, debe ser voluntaria” y que existe “un deber moral general de rechazar el uso de productos médicos, incluidas ciertas vacunas, que se producen utilizando líneas de células humanas derivadas de abortos directos”.

Otro demandante fue identificado como el agente del Servicio Secreto Lionel Klein. La demanda estipula que, dado que Klein ya había contraído el COVID-19 y sobrevivido, tiene suficientes anticuerpos para protegerse de futuras infecciones y no necesita la vacuna.

“El cuerpo humano sabe cómo desarrollar inmunidad frente a nuevos virus. El sistema inmunitario adaptativo está formado por un repertorio enormemente diverso de células B —precursoras de las células plasmáticas secretoras de anticuerpos— y células T con una capacidad casi ilimitada para reconocer y ‘adaptarse’ a patógenos no vistos anteriormente”, dice la demanda.

La demanda también incluye como demandante al contratista federal Zachary Amigone, que trabaja para 3M, y dice que tiene “un historial personal y familiar de reacciones graves a las vacunas y que un médico autorizado ha determinado que está exento de vacunación”.

A principios de este mes, Biden anunció que ahora será obligatorio que todos los trabajadores federales y contratistas se vacunen. Antes, los trabajadores federales y los contratistas podían optar por no recibir la vacuna sometiéndose a pruebas periódicas, llevando una mascarilla y practicando el distanciamiento físico mientras estuvieran en el lugar de trabajo.

Al mismo tiempo, el presidente dio a conocer un plan que ordenaría a la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional, o OSHA por sus siglas en inglés, a posiblemente multar a las empresas privadas con 100 empleados o más para obligar a sus trabajadores a vacunarse o someterse a pruebas semanales. Varios estados liderados por el Partido Republicano han amenazado con presentar demandas sobre la exigencia, mientras que Arizona se convirtió el 14 de septiembre en el primero en demandar a la administración sobre el plan.

El COVID-19 es la enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

El caso es Gregg Costin y otros contra Joseph R. Biden, 1:21-cv-2484, Tribunal del Distrito de Columbia

Jack Phillips – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: