Quizás no se contaron más de 16,000 muertes por COVID-19 en residencias de ancianos, según estudio

Comparte este artículo:

Un médico del Condado de Austin-Travis carga a un paciente con síntomas de COVID-19 en una ambulancia el 5 de agosto de 2020 en Austin, Texas. (Foto de John Moore/Getty Images)

Un retraso en el inicio de los informes requeridos provocó que hasta 16,623 muertes por el virus del PCCh en residencias de ancianos se omitieran del recuento oficial, según un estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Harvard.

El gobierno federal sí exigió que las residencias de ancianos informaran de los casos y las muertes por COVID-19 hasta el 24 de mayo de 2020, más de tres meses después del primer brote en la residencia de ancianos de Kirkland, Washington. Durante el primer periodo de notificación, los centros también tuvieron la opción de informar sobre datos retrospectivos.

El Life Care Center de Kirkland, por ejemplo, no informó de ningún caso de COVID-19 ni de ninguna muerte en su primer envío a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), a pesar de que una investigación de los CDC realizada un mes antes daba cuenta de 81 casos y 23 muertes por el virus del PCCh.

El virus del PCCh (Partido Comunista Chino), conocido comúnmente como el nuevo coronavirus, es el patógeno que causa la COVID-19.

Aunque todavía se desconoce cuántas residencias de ancianos decidieron no informar de los casos y muertes retrospectivas por el virus del PCCh en los primeros meses de la pandemia, el estudio de Harvard llegó a una estimación recopilando los datos de casos y muertes de los estados que los recogían antes que lo hiciera el gobierno federal. A continuación, los investigadores compararon los datos estatales y federales para estimar la probabilidad de que los casos y las muertes quedaran sin notificar. Las estimaciones se utilizaron entonces para obtener un número acumulado de casos y muertes en todas las residencias de ancianos.

“Que sepamos, ningún estudio anterior ha utilizado las fuentes de datos disponibles en combinación con los datos federales para estimar los casos y las muertes en residencias de ancianos a nivel nacional. Este estudio pretende colmar esa laguna”, afirma el estudio, dirigido por Karen Shen, del Departamento de Economía de la Universidad de Harvard.

El estudio estima que casi el 40 por ciento de los casos y muertes por COVID-19 en residencias de ancianos se omitieron a nivel nacional antes del 24 de mayo de 2020. El porcentaje de muertes no notificadas fue especialmente alto en Nueva York, Maryland y Florida, según el estudio, que analizó muestras de notificación de muertes de 19 estados.

El estudio no encontró ninguna característica específica —como su región, propiedad o calificación— entre los centros que no informaron retrospectivamente de los casos y muertes por el virus del PCCh.

“Esto implica que instalaciones de todo tipo omitieron casos y muertes anteriores en la primera presentación de la NHSN [Red Nacional de Seguridad Sanitaria]”, afirma el estudio. “Esto puede demostrar una incapacidad generalizada de las residencias de ancianos para recopilar datos de forma fiable al principio de la pandemia o que las presiones para notificar menos casos y muertes eran comunes a todos los centros”.

Ivan Pentchoukov – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: