La guerra de los demócratas contra los negros sigue creciendo durante la pandemia

Comparte este artículo:

Larry Elder camina con el personal y los residentes de Venice Beach, California, por calles con grandes cantidades de personas sin hogar el 8 de septiembre de 2021. (John Fredricks/The Epoch Times)

Opinión

Una de las razones clave por las que dejé el Partido Demócrata hace años fue la forma atroz en que trataban a los negros.

No me refiero solo a “Jim Crow” o al conocido uso patriarcal y racista de la “palabra n” por parte de LBJ para celebrar que los negros voten por los demócratas para siempre a su, a la postre, inútil “señalización de la virtud” llamada “Guerra contra la pobreza”.

(¿Nota alguna diferencia entre South Central entonces y ahora?)

Desde entonces, solo ha empeorado. Los demócratas que llaman “racistas” a los republicanos, como lo hacen de manera ritual, es literalmente uno de los ejemplos más nauseabundos de proyección en la historia de la humanidad.

Pero antes de entrar en los detalles atroces de los delitos cometidos hoy en día, debería notarse que Larry Elder—el estimable presentador de programas de entrevistas conservador negro que hace videos para The Epoch Times—está casi empatado con Arnold Schwarzenegger por el porcentaje de votos obtenidos en la elección de destitución de gobernador de California. Schwarzenegger obtuvo el 48.5 % y Elder, hasta ahora, el 47 %. Y todavía están contando. (En ambos casos, competían contra docenas de candidatos).

Los lectores—disculpen la redundancia—recordarán que en esas elecciones se hicieron dos votaciones, la primera para decidir si se destituía al gobernador Gavin Newsom y la segunda para elegir quien lo sustituiría en caso de su destitución.

Elder ganó este último de forma aplastante. Pero, ¿Quiénes eran las personas (junto con la predecible corrupción) que le bloquearon el camino a la oficina del gobernador votando para preservar a Newsom?

Afirmo que muchos de ellos eran lo que solíamos llamar “liberales de limusinas” y hoy podrían llamarse “Tesla-cratas”. Son las personas ricas, a menudo mega-ricas, casi siempre blancas, que pasan por la miríada de horribles campamentos de personas sin hogar de California, tratando de no mirar, mientras se dirigen al próximo restaurante de moda o a su magnífica casa.

¿Y cuál es el grupo más grande en porcentaje en esos campamentos para personas sin hogar? Bueno, estoy seguro de que no tengo que decirle que son negros.

¿Cómo no despreciar a los hipócritas (por decir lo mínimo) “Tesla-cratas”? Pero son solo la punta plutocrática de la guerra demócrata contra los negros que estamos viendo en este mismo momento.

Empecemos por la frontera.

En este momento, hay una crisis de crisis en un lugar llamado Del Rio, Texas. El New York Times, de tendencia izquierdista, informa:

“La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos dijo que más de 9000 migrantes, en su mayoría de Haití, estaban detenidos en un área de espera temporal debajo del Puente Internacional Del Rio mientras los agentes trabajaban lo más rápido posible para procesarlos”.

“El campamento temporal ha crecido a una velocidad asombrosa en los últimos días, de apenas unos pocos cientos de personas a inicios de semana. Las autoridades y los funcionarios de la ciudad dijeron que esperaban que miles más cruzaran el río entre México y Del Río que llega hasta los tobillos en los próximos días”.

No sabemos cuántas de estas personas finalmente ingresarán a nuestro país. Probablemente muchas. (Se informa que los números debajo del puente han aumentado a 12,000 hasta ahora). ¿Cuántos tienen COVID-19? Una vez más, no lo sabemos, pero probablemente muchos. Lo que sí sabemos es que, dado que son, en su mayoría, haitianos, es probable que terminen en comunidades negras trayendo consigo sus infecciones.

¿Dónde hay ya la mayor cantidad de contagios de COVID-19 en porcentaje? En comunidades negras.

¿Guerra contra los negros?

De acuerdo, considere el siguiente ejemplo—si es que es más horrible porque es más deliberado.

En su presteza por castigar a los estados rojos del sur, nuestro gobierno federal está restringiendo los tratamientos con anticuerpos monoclonales que se dan en esos estados. ¿Quién sufre más por esto? ¿Quién puede morir por esto?

Una vez más, la comunidad negra—donde estos tratamientos son más necesarios. Joel Pollak lo explica sucintamente en Breitbart.com:

“La decisión del presidente Joe Biden de recortar las entregas de anticuerpos monoclonales a los estados del sureste, en lo que los críticos han llamado un esfuerzo políticamente motivado para castigar a los estados republicanos, podría terminar condenando a muerte a los negros por el coronavirus”.

¿Es esto sadismo o estupidez por parte de nuestro presidente? Se puede argumentar a favor de ambos.

Afortunadamente, Larry Elder no es el único que defiende los derechos de su pueblo.

Últimamente se destaca la rapera Nicki Minaj, quien ha defendido valientemente la verdad en Twitter lanzando entredichos justificables—o debería decir “arrojando sombra”—sobre los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y el Dr. Anthony Fauci.

Naturalmente, recibió mucho rechazo de la multitud habitual que no sabe lo patéticos conformistas que son.

Alguien llamado “hasanabi” escribió después de que la rapera apareció en Tucker Carlson: “Sabes que es un nacionalista blanco, ¿cierto?”

Minaj respondió: “Correcto. No puedo hablar, estar de acuerdo, ni siquiera mirar a alguien de un partido político en particular. [La gente] ya no es humana (…) Si otro partido [que el Partido Demócrata] te dice que tengas cuidado con ese autobús, que te quedes ahí y que te atropellen”.

Hasta ahora nadie lo ha dicho mejor.

Roger Simon – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: