Hospital de NY dejará de atender partos tras renuncias en su área de maternidad por orden de vacunación

Comparte este artículo:

Un bebé recién nacido en una sala de maternidad, en una foto de archivo. (Steve Parsons – Pool/Getty Images)

Un hospital del norte del estado de Nueva York no tendrá capacidad para atender partos después de que seis empleadas de su sala de maternidad renunciaran. Las empleadas rechazaron una orden ejecutiva dictada por el exgobernador Andrew Cuomo, hace varias semanas, que obliga la aplicación de la vacuna anti-COVID.

El Hospital General del Condado de Lewis, en Lowville, dijo que trabajará con los funcionarios estatales para garantizar que la unidad de maternidad no se cierre permanentemente, informó WWNY-TV. Seis empleadas de la unidad de partos renunciaron, mientras que siete más, que aparentemente no están vacunadas, están indecisas, dijo el director ejecutivo del Sistema de Salud del Condado de Lewis, Gerald Cayer.

Debido a la escasez de personal, el hospital no podrá atender partos, dijo Cayer.

“Si podemos pausar el servicio y centrarnos ahora en la contratación de enfermeras vacunadas, podremos volver a atender partos aquí en el condado de Lewis”, dijo Cayer en una conferencia de prensa el 10 de septiembre.

Alrededor de 165 empleados del hospital aún no han sido vacunados contra el COVID-19, la enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), dijo Cayer. Eso es aproximadamente el 27 por ciento de la fuerza laboral, dijo.

“Nuestra esperanza es que a medida que nos acerquemos (a la fecha límite), aumentará el número de personas vacunadas, menos personas se irán y tal vez, con un poco de suerte, algunos de los que han renunciado lo reconsideren”, dijo Cayer. “No estamos solos. Hay miles de puestos vacantes al norte de la Thruway (un sistema de autopistas que atraviesa el norte del estado de Nueva York) y ahora tenemos un reto que superar, ya sabes, con el decreto de vacunación”.

En agosto, Cuomo, un demócrata que renunció por presunta conducta inapropiada con su personal, emitió una orden que obliga a que todos los trabajadores de la salud en el estado de Nueva York reciban su primera inyección anti-COVID, antes del 27 de septiembre. La semana pasada, el presidente Joe Biden emitió un anuncio que dice que los trabajadores de la salud que reciben fondos de Medicaid o Medicare deben vacunarse sin excepciones. Los funcionarios estiman que 50,000 de esos empleados se verían afectados por el decreto.

Los trabajadores de hospitales en California, Tennessee y Texas se han manifestado en contra de los recientes decretos de vacunación. En junio, varios empleados del hospital Metodista de Houston, en Texas, abandonaron sus turnos para protestar por una norma de vacunación de la entidad hospitalaria.

El anuncio de Biden también se dirigió a más de 80 millones de trabajadores que están empleados en empresas con 100 trabajadores o más, diciendo que estos empleados tienen que someterse a las pruebas semanales de detección del virus PCCh o a la vacuna. Aunque se han dado pocos detalles sobre el plan acerca de cómo se aplicaría, algunos funcionarios dijeron que se impondrían duras multas si los trabajadores no se adhieren al decreto.

The Epoch Times se ha puesto en contacto con el Hospital General del Condado de Lewis para obtener comentarios adicionales.

Jack Phillips – La Gran Época (The Epoch Times en español)


Comparte este artículo: